Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

La "Carabela", es una intrusa entre las medusas. Es mucho más peligrosa y a veces mortal

02/08/2010 12:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Aunque se pronosticaba que las lluvias ahuyentarían las medusas como otros años, éstas abundan en nuestras playas. El calentamiento del Cantábrico y más de otros mares hacen que tal fenómeno se haga normal

La "carabela portuguesa..." la familia Physaliidae. Se suele encontrar en mar abierto en todas las aguas cálidas del planeta, en especial en las regiones tropicales y subtropicales de los océanos Pacífico e Índico y actualmente también en el Mediterráneo y hasta en el Cantábrico, así como en la Corriente del Golfo atlántica. Su picadura es peligrosa y muy dolorosa.

Muchos son los mitos que giran en torno al organismo conocido como fragata o carabela portuguesa, aunque en realidad poco se conoce sobre ella. La carabela portuguesa o Physalia physalis no es en realidad una medusa, aunque se le considera dentro del grupo del zooplancton gelatinoso, es decir, aquellos organismos que viven suspendidos en la columna de agua a merced de las corrientes y cuya característica principal es su cuerpo gelatinoso. De hecho, esta especie es en realidad un organismo colonial, perteneciente al grupo de los Hydrozoos (concretamente los sifonóforos) donde cada uno de los hidroides está especializados para realizar una función concreta. Algunos de ellos se encargan de la defensa, otros de la captura de presas y la alimentación y otros de la reproducción de la colonial. Estos hidrozoos se encuentran distribuidos a lo largo de los tentáculos que están sujetos a un flotador que permanece en la superficie del agua y que está lleno de dióxido de carbono (que es el responsable del color violeta azulado de esta estructura).

Las carabelas portuguesas son organismos muy comunes en las aguas cálidas de los trópicos y subtrópicos en todos los océanos del mundo, particularmente en el Atlántico, el Pacífico y el Mar Caribe. A pesar de ser una especie muy común en las costas de gran parte del mundo, muy poco se conoce sobre su biología, ecología y papel en los ecosistemas marinos. De hecho, la mayor parte de la atención que se le presta tiene relación con sus efectos sobre la salud de los bañistas.

La carabela es mucho más peligrosa que la medusa y hay que desenmascararla

Con apariencia de medusa, como si estuviera disfrazada la carabela es en realidad un organismo colonial cuyos individuos se especializan para mantener viva la colonia. Se trata de una agrupación de hidroides que se dividen el trabajo: el neumatóforo (parte que flota o vela), los gastrozoides (digestión), dactilozoides (detección y captura de presas, y defensa) y los gonozoides (se ocupan de la reproducción).

La carabela portuguesa carece de ojos, huesos y ano, excretando directamente por la boca. Está compuesta por una vela gelatinosa de entre 15 y 30 cm que le permite recorrer los océanos impulsada por los vientos, las mareas y las corrientes marinas, mientras que del cuerpo central cuelgan numerosos tentáculos que le sirven para atrapar a sus presas y que extendidos puede llegar a medir hasta 50 metros, aunque normalmente tienen una extensión de unos 10 metros.

Estos tentáculos están provistos de cápsulas urticantes denominadas cnidocitos que pueden paralizar a un pez grande y afectar seriamente al ser humano. Estas cápsulas, ante el estímulo apropiado, liberan un filamento hueco espiralado de un único uso llamado nematocisto, que puede ser de distintos tipos: simples ventosas, prolongaciones largas de los tentáculos que se enrollan alrededor de la presa, y púas o espinas que pueden inyectar una toxina proteínica que paraliza a la presa.

Los tentáculos tienen por objeto envolver a las presas e introducirlas en la boca hasta la cavidad gastrovascular, donde comienza la digestión.

En humanos, el veneno de la carabela portuguesa tiene consecuencias neurotóxicas, citotóxicas y cardiotóxicas, produciendo un dolor muy intenso.

El portal Ecodiario ha insistido siempre en que cuando hay un año de abundantes precipitaciones no hay medusas en las playas españolas. Según sus especialistas la descarga de agua de lluvias mantienen los bancos de medusas lejos de las playas.

Diversos diarios se han hecho eco de la invasión de una medusa llamada la ‘ carabela portuguesa’ que ha causado daños considerables en toda la costa cantábrica. Esta medusa no es propiamente una medusa sino que podríamos llamar una infiltrada. Al margen de las picaduras el Dr. Luis Olaso que es un gran especialista del tema explica que esa ‘ medusa’ no es una medusa propiamente sino un sifonóforo. Se distingue por tener un flotador arriba que se llama pneumatóforo, que se hincha y se deja llevar por la corriente. Debajo dispone de unos tentáculos que pueden llegar a diez metros de longitud.

Por lo general, están en alta mar a ocho o diez millas de la costa. Corrientemente, las medusas se dejan arrastrar por el viento con sus tentáculos abiertos y los pececitos y los pequeños organismos que hay en el plancton quedan paralizados con su veneno y los devoran. El problema surge cuando los vientos las acercan a la costa.

En cuanto a la carabela que repetimos no es simplemente una medusa sino un animal del mediterráneo y de aguas tropicales y calientes, está por aquí en el Cantábrico en parte por el cambio climático que ha subido la temperatura del agua hasta hacerla agua semitropical. Son peligrosísimas porque pueden coger a su presa con un trozo grande de tentáculo que tiene miles de células urticantes que producen un veneno hemolítico, el cual mata los glóbulos rojos, puede provocar parálisis e incluso la muerte si se ha recibido un número elevado de picaduras o son personas alérgicas.

También las carabelas muertas pueden ser peligrosas

Los pedazos de tentáculos de esos bichos que están enredados en la playa son también peligrosos. Si se les pisa o intenta coger sin guantes se disparan las células urticantes y se produce el dolor del latigazo y de la quemadura.

Este año la prensa destaca más que otros la presencia de la "Calabera Portuguesa" entre las medusas. Se trata en realidad de un sifonóforo con apariencia de medusa

En ese caso conviene limpiar con guantes toda la zona afectada y con agua de mar. Jamás con agua dulce, porque provoca que las células urticantes piquen más. Es muy útil el ácido acético al cinco por ciento y hay gente que utiliza el vinagre pero éste pude dañar la piel. Lo mejor si es grave la quemadura es conducir al afectado al hospital.

En caso de picadura, se recomienda acudir al puesto de socorro para la extracción de cualquier resto de tentáculo que permanezca adherido a la piel y controlar cualquier posible reacción al veneno.

En todo caso, no debe rascarse ni frotar la zona afectada. Es aconsejable aplicar frío sobre la zona afectada durante quince minutos usando una bolsa de plástico con hielo, nunca el hielo directamente.

Hay que tener cuidado sobre todo en relación con los niños y personas de edad alérgicas o con problemas cardiovasculares. El simple contacto con la piel produce ya quemaduras e hinchazones.

En los últimos días se han registrado varios casos significativos en el País Vasco, Cantabria y Asturias. De momento los casos más graves se han producido en playas vascas. Ocho personas han estado ingresadas en el Hospital Donostia de San Sebastián, una de ellas, un niño, en la Unidad de Cuidados Intensivos. Otras picaduras, menos graves, no han necesitado hospitalización.

En Vizcaya se contabilizan diez personas atendidas por los sarpullidos. De ellos, sólo uno tuvo que ser trasladado al hospital, pero no por los daños causados sino por el estrés que le había provocado conocer qué le había picado.

Cinco personas han sido atendidas en las últimas horas en playas de Cantabria, algunas de ellas en la de Santander, concretamente, en la Segunda de El Sardinero. Desde que se anunció su presencia en estas aguas, se produjo la primera, un total de 55 personas han sufrido picaduras, frente a las 58 que se registraron en todo el verano de 2008.

Por eso, el Gobierno de Cantabria ha activado un plan para su recogida. Aunque ha destacado que la llegada de los ejemplares es "mucho menor" que la de 2008, la incidencia de las picaduras en la población es "relativamente alta".

La 'carabela portuguesa' ha llegado también a Asturias, donde han aparecido varios ejemplares en la costa oriental. El servicio de Protección Civil del 112-Asturias ha explicado la presencia de esta especie se debe a un banco de 'carabelas portuguesas' detectado la semana pasada en alta mar en el País Vasco. Al parecer, las corrientes están desplazándolas hacia el Cantábrico occidental por la costa asturiana.

Los bañistas pueden confundirla con una medusa corriente pero no es así porque aunque similar a una medusa, la 'carabela portuguesa' (Physalia physalis) es un tipo de hidrozoo de la subclase de los sifonóforos como hemos dicho. Tiene forma de globo de color azulado y violeta iridiscente, con un tamaño máximo que oscila entre diez y quince centímetros. Permanecen siempre en superficie, aunque sus tentáculos, que pueden alcanzar varios metros de longitud, permanecen bajo el agua, según recogemos en nuestras gráficas.

Esto se debe, según indicó, a que tiene una superficie de tentáculos mucho mayor. Con este organismo, como con las medusas, hay grupos de riesgo, entre los que se encuentran los niños. Sin embargo, es más fácil de identificar y retirar.

Los accidentes ocurridos con motivo de la profusión de la Carabela Portuguesa son tantos en tantas playas que no podemos citarlos todos. Pero si una advertencia importante los buceadores que no tengan traje de neopreno corren mayor peligro como se ha informado en varios medios.

En resumen, la Carabela en vez de ir a las Indias ha venido por aquí a hacernos la Pascua pero se ha presentado de una forma insólita porque las pobres medusas quedan como un peligro menor y la Carabela en determinados casos puede ser mortal.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1230 noticias)
Visitas:
21001
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.