Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Zeptem escriba una noticia?

¿Car of the day after tomorrow?

01/09/2010 11:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hace un tiempo me hacía eco de los contactos que se estaban estableciendo entre la dirección del DTM y del Campeonato Super GT japonés para homogeneizar las normativas entre ambos y facilitar a las grandes marcas la inversión en uno de estos turismos de alto rendimiento al saber que podrían utilizarlos tanto en el campeonato europeo, algo que potencialmente puede hacer que en algunos años veamos a un Lexus en Noisring o a un BMW M3 en Suzuka.

En más de una ocasión ya he dicho que considero que a Europa le falta un campeonato de turismos potente y lo más unificado posible que, lejos del control de la FIA, (preocupada únicamente por la Fórmula 1), podría atraer a las grandes motoristas y a muchos espectadores tal y como ocurre con la NASCAR en los Estados Unidos. Por tradición, organización e independencia la base de ese campeonato debería ser el DTM.

Si vuelvo a hablar del tema en estos momentos no es porque haya habido grandes novedades si no porque el DTM desde hace unos meses ha decidido dar un paso más y ponerse en contacto con la otra gran organización de turismos a nivel mundial: la NASCAR. El primer síntoma de este acercamiento seguramente fue la presencia de un Toyota Camry del equipo Red Bull de la Sprint Cup en el circuito de Noisring el año pasado, ese coche lógicamente no compitió, pero hizo unas cuantas vueltas de exhibición, este año estos acercamientos siguieron, con la presencia de Mattias Ekstrom en la carrera de la NASCAR en Sonoma.

Sin embargo, más allá de estas visitas de cortesía parece que se está fraguando algo más serio de fondo, desde esta primavera han surgido rumores acerca de una aproximación del DTM al campeonato Grand Am norteamericano. El Grand Am es un campeonato de resistencia norteamericano que tiene como prueba principal las 24 horas de Daytona y que usa prototipos de carreras más sencillos y económicos que los de las Le Mans Series; los contactos del Gran Am con el DTM hacen referencia a un posible traspaso tecnológico del campeonato alemán al norteamericano para unificar en la medida de lo posible el reglamento técnico entre ambas competiciones, lo cual implicaría indirectamente cambiar la estructura del Gran Am de un chasis tubular a un chasis de fibra de carbono.

Lo más interesante de esto es que el Grand Am pertenece a la familia France, la propietaria de la NASCAR, y que no es un campeonato con un peso tan grande como para justificar una "alianza" transoceánica, no han faltado voces que señalen que la innovación técnica en la Grand Am de la mano del DTM puede ser una prueba piloto, una especie de globo sonda para ver cómo funciona de cara a una posible "modernización" de los vehículos de la NASCAR.

Antes de seguir he de dejar claro que esto no son más que especulaciones, pero tienen cierto sentido. La NASCAR ha implantado el denominado Car of Tomorrow desde hace un par de temporadas, mi comañero Mikel ya ha hablado extensamente del tema en este mismo blog. El problema del COT es que, aunque ha demostrado ser tremendamente eficaz en el objetivo final por el que fue creado: la seguridad, no ha acabado de convencer a los aficionados, que ven en él un coche con una estética no demasiado atractiva y al que incluso acusan de generar carreras poro emocionantes, aunque esto último parece haber mejorado bastante desde la eliminación del alerón trasero y el retorno al tradicional spoiler.

¿Qué supondría una modernización de la NASCAR? Para empezar cambiar la estructura del chasis para usar fibra de carbono, lo cual redundaría en una significativa disminución del peso y un aumento de la seguridad. Este cambió no sería pequeño precisamente, al hacer coches más ligeros estos perderían gran parte de la inercia con lo que también serían más fácilmente conducibles, (especialmente en los circuitos ruteros), podrían ser algo más pequeños, y no requerirían de motores tan grandes y potentes, y este es el segundo punto clave. Ya hace un tiempo que se rumorea que la NASCAR podría acabar dejando de lado los motores de carburación por los de inyección, (al parecer la facilidad que ofrecen los carburadores para limitar la velocidad en circuitos como Talladega o Daytona han sido su gran argumento hasta ahora), pero con un coche con chasis de carbono y, por lo tanto, más ligero y pequeño, el cambio en el motor podría ser más radical, estaríamos hablando de motores más ligeros, menos potentes y más eficientes.

Para muchos esto podría suponer una desnaturalización de la NASCAR, pero el problema es que ya hoy en día esta competición empieza a estar desnaturalizada respecto a su espíritu inicial, los coches que corren en los óvalos norteamericanos cada vez se parecen menos a los que circulan por las autopistas de este país, y a medida que pasen los años esta diferencia se va a hacer más grande. A día de hoy ni los Estados Unidos pueden permitirse el lujo de ignorar la necesidad de conducir coches más pequeños, más ligeros y que consuman menos, de hecho la propia ciudad de Nueva York se está viendo forzada a cambiar sus míticos taxis Ford por vehículos más apropiados a los tiempos que corren de ahorro energético.

En la actualidad el interés de las grandes marcas por la NASCAR es básicamente publicitario, pero con unos coches más cercanos a las tendencias que marca el mercado podrían revertir la situación de manera que para Ford, Dodge o Chevrolet correr en la NASCAR no fuera simplemente una forma de lucir su logo delante de millones de espectadores si no que también pudiera tener una cierta utilidad en el desarrollo tecnológico.

Tal vez todo esto pueda explicar la presencia de Ron Dennis no hace mucho en una carrera de la NASCAR visitando a la cúpula directiva del campeonato, dudo mucho que McLaren esté pensando en poner a uno de sus superdeportivos de lujo a competir con los Camry y los Impala, (algo por otro lado imposible dadas las regulaciones del campeonato), si no que más bien podría estar tratando temas referentes a la transmisión tecnológica del mismo modo que hace poco ha saltado la noticia de que Opel podría retornar al DTM pero subcontratando a Williams para el desarrollo tecnológico de sus coches.

Repito que todo esto no son más que especulaciones, pero que existe una lógica detrás de ellas, la industria del automóvil norteamericana ha pagado recientemente el hecho de permanecer al margen de la evolución técnica de los vehículos actuales y eso es algo que la propia NASCAR, en tanto que plasmación en los circuitos de esta, no puede ignorar. A medida que los coches de gran tamaño y alto consumo vayan desapareciendo de las carreteras americanas no tiene mucho sentido que sigan corriendo en los circuitos.

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Zeptem (399 noticias)
Fuente:
zeptem.com
Visitas:
3038
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.