Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cineyear escriba una noticia?

Capitán América: Civil War, La penitencia de los Héroes

26/04/2016 00:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Capitán América: Civil War, La penitencia de los Héroes Publicado en Noticias, opinamos / por / el 26 abril, 2016 a las 12:35 am /

"Captain America: Civil War" es una auténtica montaña rusa, diseñada a conciencia para provocar que la cadencia de sus curvas, bajadas y ascensos te sobrevengan en el momento adecuado, de modo compensado, justo y medido.

Fantástico equilibrio entre el melodrama, compuesto íntegramente por los conflictos emocionales de unos personajes ricos y enteros, reales y maduros; las fórmulas autosuficientes del cine del espectáculo y el artificio, de las explosiones y los cuadros superheroicos; y el sentido del humor tonto pero no estúpido, que adereza de modo selectivo y respetuoso sólo aquellos momentos en los que se está permitido rebajar el tono de la tragedia y elevar el del entretenimiento. Una buena mesa de mezclas en manos de un DJ que sabe manejar como pocos el ritmo y los tonos. Bravo por los hermanos Russo, directores de la cinta. Y por sus guionistas, por supuesto.

image

La tragedia, que la hay, es justificada y sensata, nunca forzada sino aplastantemente lógica. Tal vez algo naive en algún caso, pero acorde al tipo de película que estamos viendo. Cuando el mundo ya no es únicamente el campo de juegos de los omnipotentes héroes, ni un decorado falso y deshabitado en el que pueden sucederse las más titánicas batallas sin errores ni consecuencias, el peso inevitable de los daños colaterales ensombrece a todos por igual, pues la línea que separa al héroe del villano no resulta tan evidente a los ojos de quien está a punto de perecer bajo los escombros producidos por una guerra que no entiende.

A la par, se desarrolla una línea argumental que contiene todos los ingredientes del thriller de acción, en que la sospecha y el espionaje se entrelazan para construir una conspiración que ya no gira en torno al habitual cebo o mcguffin estereotípico, aunque pueda parecer que es así.

image

Todo ello acompañado de algunas de las secuencias más divertidas que he visto en mucho tiempo: una escalera vertiginosa que va elevando los niveles de adrenalina con saltos de humor, giros de guión y unas coreografías deliciosas, propias del cine de acción bien cuidado: ése que te permite observar cada puñetazo, cada golpe, sin perder la composición conjunta del espectáculo ni la verosimilitud del esfuerzo físico. Además, el contexto está muy bien justificado para contar con peleas lo suficiente graves como para ser tomadas en serio, pero lo suficiente amistosas como para permitir un lenguaje más desenfadado y liberar tensiones que, de constituir la única apuesta, elevarían toda la película a un clímax permanente, muy difícil de mantener.

image

Un superhéroe que lo puede todo, que ya ha derrotado a enemigos poderosos, no puede ya sino enfrentarse a sus propios pecados, a sus propias decisiones. La diana sentimental queda dibujada en los pechos de los omnipotentes protagonistas, y aquí, como hemos visto recientemente en "Batman V Superman: Dawn of Justice", lo verdaderamente importante es la humanidad de estos pequeños dioses. En la medida en que hayan desarrollado lazos sentimentales con el mundo frágil y perecedero que les rodea, podremos encontrar nuevos retos interesantes.

Un mundo frágil pero inquisitivo: el cuestionamiento del poder sin límites vuelve a ser pilar fundamental del conflicto. Y es que tras esta batalla, también, está el eterno debate sobre la legitimidad del uso de la violencia como forma de justicia, la necesidad o no de controlar a los fuertes, aún bienintencionados, y sobre todo prevalece un básico pero profundo, nunca inagotable, tratamiento del tema de la venganza.

image

¿A nadie, por explicado que estuviera, le extrañó nunca que un grupo de superhéroes idealistas y filántropos se llamase "Los Vengadores"? Un diez, dicho sea de paso, para las nuevas incorporaciones y otro diez para la sinergia entre los clásicos y los recién llegados.

Una película para disfrutar, que sólo te permitirá desconectar en algún minuto de sus alrededor de dos horas de metraje: el resto probablemente te lo estés pasando bien, cambiando de un bando a otro o elucubrando acerca de lo que vaya a pasar después.

Vayas Con el inquebrantable Capitán América o con el carismático Iron Man, lo que es seguro es que no lo tendrás tan claro cuando haya acabado la película.

¿Con cuál dices que vas?


Sobre esta noticia

Autor:
Cineyear (438 noticias)
Fuente:
cineyear.com
Visitas:
4533
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.