Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

El capitalismo convierte los lujos en necesidades

26/04/2019 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El ataque a los ricos está de moda en estos días. En un claro llamado a la envidia, los líderes Demócratas están tratando de superarse unos a otros con ofertas crecientes sobre cuánto de la riqueza de los ricos debería ser robada por el Estado.

En un tweet , Elizabeth Warren denunció a un multimillonario propietario de la NFL por pagar $ 100 millones por un «superyate», insistiendo en que en su lugar debería pagar el «Impuesto Ultra Millonario» propuesto por Warren a los menos ricos.

La compra de artículos de lujo por parte de la riqueza invita al desprecio de los estatistas que buscan gravar su riqueza, así como a aquellos que creen que es un consumismo grosero permitirse una extravagancia tan innecesaria.

Cómo los bienes de lujo benefician a todos

Pero la compra de «bienes de lujo» por parte de la riqueza tiene un propósito social.

Para empezar, como escribió Ludwig von Mises, los lujos de hoy se convierten en las necesidades del mañana.

De hecho, hace años, la gente diría que «nadie necesita tantos lujos» sobre cosas como el aire acondicionado, los viajes en avión, los teléfonos, la televisión en color, los refrigeradores y otros artículos que son artículos comunes del hogar que ahora son propiedad de las masas. No importa los elementos modernos como Internet, las computadoras portátiles y los teléfonos inteligentes que los escritores de ciencia ficción de una generación no pudieron haber evocado en su imaginación más salvaje que ahora se dan por sentadas y se consideran virtualmente necesarias para el hombre común.

Como lo relata Mises en un pasaje de su libro de 1962 Economic Freedom and Interventionism :

Hace unos 60 años, Gabriel Tarde (1843?1904), el gran sociólogo francés, abordó el problema de la popularización de los lujos. Señaló que una innovación industrial ingresa al mercado como la extravagancia de una élite antes de que finalmente se convierta, paso a paso, en una necesidad de todos y se considere indispensable. Lo que una vez fue un lujo se convierte con el tiempo en una necesidad.

Con el progreso permitido por el capitalismo, el proceso por el cual los lujos se convierten en necesidades se reduce drásticamente. «Hubo en el pasado un considerable lapso de tiempo entre el surgimiento de algo inaudito y el hecho de que se convirtiera en un artículo de uso de todos», escribió Mises. «A veces pasaron muchos siglos hasta que una innovación fue generalmente aceptada, al menos dentro de la órbita de la civilización occidental», continuó, y agregó que «Pasaron siglos antes de que el tenedor se convirtiera de un implemento de débiles afeminados en un utensilio de todas las personas».

Compare esto con los tiempos más modernos, cuando la «evolución del automóvil desde un juguete de personas adineradas a un medio de transporte universalmente utilizado llevó más de veinte años», señaló Mises.

La demanda de estos «bienes de lujo» creados por los ricos atrae la inversión adicional en su producción, lo que hace que estén mucho más disponibles para el hombre común.

Además, gran parte de las críticas a los artículos de lujo provienen de la falacia de la torta fija, que establece que la riqueza es una torta fija. Como tal, de acuerdo con esta falacia, cuanto más dinero gastan los ricos en lujos, menos dinero tienen otros para sus necesidades básicas.

Sin embargo, sabemos que la riqueza no está fijada porque existen muchos más artículos de valor disponibles para satisfacer nuestros deseos hoy que hace 100, 50 o incluso 25 años.

Por ejemplo, hace 50 años, los artículos de uso doméstico comunes como los lavaplatos, el aire acondicionado y los televisores eran muy raros: se encontraban en alrededor del 10% al 20% de los hogares. Estos se consideraron artículos de lujo ya que solo los hogares de altos ingresos podían pagarlos.

La democratización del lujo

Hoy en día, no solo virtualmente todos los hogares tienen estos artículos, sino que el hogar promedio también tiene mucho más, como teléfonos celulares y computadoras personales.

image

Estos artículos son tan abundantes que incluso los hogares de bajos ingresos los poseen en altos porcentajes.Claramente, con el tiempo, los aumentos de productividad permitieron la producción de más artículos de valor, haciéndolos accesibles a más hogares. Los ricos no acumularon estos artículos del hogar, sin dejar ninguno para los pobres. Más bien, a lo largo del tiempo, la riqueza de la sociedad (es decir, bienes de valor económico) se incrementó de modo que tanto los ricos como los pobres pudieran permitirse un número creciente de artículos para el hogar.

Finalmente, los críticos de los gastos de lujo permiten que su odio a los ricos les ciegue al hecho de que muchos de sus vecinos de la clase trabajadora están empleados para hacer artículos de lujo.

¿Recuerda el «impuesto a los yates» de 1990? En un esfuerzo por hundir a los ricos que deciden comprar un barco caro, el gobierno federal creó un impuesto del 10% a la compra de barcos valorados en más de $ 100.000. Como era de esperar, la venta de tales barcos se desplomó , y se eliminó un exceso de 100.000 empleos de cuello azul. Los ricos seguían siendo ricos, pero muchas personas de la clase trabajadora fueron conducidas a la línea de desempleo.

Las personas impulsadas por la envidia se dejan indignar por el «consumismo grosero» de la compra de artículos de lujo. Pero los lujos de hoy se convierten en las necesidades del mañana, si el progreso no es sofocado por la interferencia del Estado. La obstaculización de las compras de lujo por parte de los ricos servirá para obstaculizar el proceso por el cual estos artículos de lujo se convierten en bienes que disfrutan la mayoría de las personas en todos los niveles de ingresos.

¿Por qué deberíamos permitir que la envidia le niegue al hombre común el acceso a una mayor abundancia de bienes que mejoran sus vidas?

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1809 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1956
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.