Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dr. Pedro Galo Aguilar escriba una noticia?

Cancer y nutrición

28/09/2009 17:55 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

El estilo de vida poco saludable y la alimentación actual carente de nutrientes y llena de toxinas, ha elevado terriblemente los casos de cáncer. Prevenir su aparición mediante la nutrición es esencial para lograr una vida larga y sana

Un cáncer se caracteriza por la proliferación descontrolada de una célula o grupo de células -parece que a causa de una mutación genética por causas que pueden ser variadas- y la adquisición por éstas de "capacidad invasiva" lo que permite su diseminación -metástasis- por todo el organismo. De ahí que el equilibrio entre la división y la muerte celular sea indispensable para que no aparezca el cáncer, algo de lo que al parecer se encargan los denominados "genes supresores de tumor" codificando unas proteínas que impiden la proliferación descontrolada. Una de ellas es la conocida proteína "P53" que cuando no logra frenar el crecimiento anormal provoca además la apoptosis o "suicidio" de la célula. Y existen también otros genes llamados "reparadores de ADN" que codifican otras proteínas cuya función es corregir los errores que surgen cuando las células duplican su ADN antes de la división.

Dentro de los carcinógenos más conocidos tenemos:

-Las radiaciones ionizantes. Penetran en los tejidos y pueden dañar el ADN.

-Los medicamentos. Algunas de las medicinas que se han estado comercializando durante años provocaban cáncer ya que -hoy lo sabemos- interferían en el ADN. La mayor parte fueron retiradas por ello del mercado pero otras se siguen utilizando como es el caso de los estrógenos y los anticonceptivos esteroideos. Los primeros han sido recetados en muchos países de forma sistemática para tratar los síntomas posmenopáusicos y prevenir la osteoporosis provocando un notable aumento de cánceres endometriales. En algún momento, llegándose a duplicar la incidencia normal.

-Los rayos del sol. El cáncer de piel causado por la exposición a los rayos del sol es el más frecuente. Los melanomas son los cánceres potencialmente más letales.

-El tabaco. El hábito de fumar mata a más de 1.000.000 de personas cada año por cáncer de pulmón y otras neoplasias. Las mutaciones del gen P53 son frecuentes en los cánceres relacionados con el tabaco. Está probado que determinadas sustancias presentes en los cigarrillos están directamente relacionadas con el cáncer como son los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) y las nitrosaminas derivadas de la nicotina. Piénsese que sólo en el humo del tabaco se encuentran más de 4.000 agentes químicos, muchos de los cuales son carcinogénicos.

-Algunos virus. El VPH o virus humano del papiloma es uno de ellos y está íntimamente relacionado con el cáncer de cuello de útero. Se transmite por contacto sexual.

-Las nitrosaminas. Esta sustancia la podemos encontrar en el tocino frito, las carnes curadas, algunas hortalizas frescas, la cerveza, la leche seca sin materia grasa, los productos del tabaco, algunos productos de goma, los pesticidas, ciertos cosméticos y productos de la industria del metal. Las nitrosaminas se forman a partir de los nitratos añadidos a algunos alimentos que, bien por las bacterias que hay en las carnes que los contienen o por las propias de nuestro organismo, se oxidan convirtiéndose en nitritos así como de las aminas biógenas generadas a partir de la degradación de las proteínas. Además, hay determinados alimentos a los que se les añaden nitratos como el beicon, el jamón cocido, el salami, el salchichón, el chorizo, etc., con el fin de inhibir el crecimiento de la bacteria Clostridium botullinum, causante del botulismo. También hay nitratos en los conservantes E249, E250, E251 y E252.

-El amoniaco. Los productos nitrogenados generan NH3 por acción de las bacterias lo que aumenta la proliferación celular y altera la síntesis de ADN.

-Los fenoles. Producidos por el metabolismo de la fenilalanina y la tirosina se relacionan con el cáncer de piel y colon.

-Las aflotoxinas. El más tóxico de esta familia es la aflotoxina B1, sustancia tóxica (hongo), mutagénica e intensamente cancerígena. Está presente en algunas semillas.

-Los compuestos químicos agrícolas. Nos referimos a aquellos encaminados tanto a incrementar la productividad de las cosechas como a favorecer su conservación. Muchos son potencialmente cancerígenos. Hablamos de los acaricidas, nematicidas, fungicidas, rodenticidas y herbicidas (compuestos químicos como DDT, dieldrin, lindano, metoxiclor, malation, aldrín, etc.).

-Las grasas saturadas. Una alimentación rica en grasas saturadas favorece el desarrollo del cáncer. Está especialmente demostrado en el caso del cáncer de mama. Al parecer, podría deberse a que su consumo eleva las cifras de estrógenos en sangre según las investigaciones desarrolladas en las universidades de Harvard y Minnesota.

-La leche de vaca. Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Bergen (Noruega) con leche de vaca fresca constató que el consumo de 2 vasos diarios implica un riesgo 3, 4 veces mayor de padecer linfomas que quienes beben menos de esa cantidad. Y un grupo de investigadores holandeses demostró en 1989 que las personas que toman tres o más vasos de leche de vaca diaria tienen dos veces más probabilidad de desarrollar cáncer de pulmón que los que no beben leche. Cabe añadir que también investigadores de la Universidad de Harvard encontraron una relación positiva y fuerte entre el cáncer del páncreas y el consumo de leche, huevos y carne.

-El café torrefacto. El café torrefacto contiene hidrocarburos tostados liberadores de benzopirenos, productos altamente cancerígenos. Además contiene metil glioxal, un poderoso mutágeno en las bacterias. Una simple taza de café recién hecho contiene 0.5 mg de ese compuesto que ha demostrado ser cancerígeno en ratas.

-El alcohol. El alcohol también podría actuar como un carcinógeno, no de forma directa sino a través de su metabolito, el acetaldehído. Además tiene una reconocida acción inmunodepresora. Por otra parte, un estudio presentado por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer en Lyon indica que la mezcla de alcohol y tabaco aumenta 43 veces la probabilidad de contraer cáncer de garganta.

-Mecanismos indirectos. La ingesta exagerada de alimentos también puede influir en la aparición del cáncer. Así lo demostró ya Tannenbaum en ratones durante la II Guerra Mundial constatando que la aparición de tumores espontáneos de pulmón y mama así como los de una variedad de tumores producidos experimentalmente con cancerígenos conocidos podía reducirse a la mitad restringiendo la ingesta de alimentos sin modificar las proporciones de los constituyentes individuales. Esto último sería luego contrastado en reiteradas ocasiones. En el caso de la fibra y su influencia sobre el cáncer -y otras enfermedades degenerativas del intestino- Burkitt ya lo sugirió en sus observaciones: el cáncer era más común en los países donde se procesaban los cereales para eliminar la fibra que en aquellos en donde eso no se hacía. Hay que recordar, finalmente, que los métodos utilizados para la preparación industrial de alimentos pueden ser potencialmente peligrosos debido a la intervención de carcinógenos como los hidrocarburos aromáticos policíclicos y las aminas aromáticas heterocíclicas. Y ambas se forman durante la combustión del carbón y la lisis de proteínas durante el asado de la carne con carbón vegetal, en la fritura y en el ahumado.

RECOMENDACIONES GENERALES

-Deje de fumar.

-Evite el exceso de peso.

-Haga ejercicio

-Reduzca el nivel de estrés

-Tome entre 20 y 35 gramos de fibra al día.

-Consuma diariamente frutas y vegetales frescos.

-Elimine o reduzca al mínimo la ingesta de alcohol.

-Evite la exposición prolongada al sol.

-Reduzca la ingesta de proteínas animales.

-No consuma alimentos fritos ni ahumados.

-No consuma más de un 10% de grasas saturadas en su comida diaria.

-Reduzca el consumo total de grasas a menos del 30% del aporte calórico total.

-Realice diariamente ejercicio físico según sus características y posibilidades.

-Respete las instrucciones de seguridad en los lugares de trabajo, sobre todo si en él se manipulan sustancias cancerígenas.

PRODUCTOS CON ACTIVIDAD ANTICANCERÍGENA

Además de seguir las recomendaciones anteriores conviene que sepa que hay determinados alimentos y sustancias que tienen un especial interés tanto por su acción preventiva como por su actividad anticancerígena.

-El ajo y la cebolla. En ambos alimentos se han encontrado multitud de sustancias con reconocida acción anticancerígena, entre ellas el sulfuro de dialilo o la alinasa, con capacidad para bloquear -por ejemplo- sustancias tan agresivas como las nitrosaminas y la aflotoxina, ambas relacionadas con los cánceres de estómago, pulmón e hígado.

-El tomate. El mismo pigmento que proporciona al tomate su color rojo, el licopeno, es la sustancia responsable de su poder anticancerígeno. El licopeno es hasta dos veces más potente que el betacaroteno y actúa como destructor del oxígeno libre. Además, está demostrado que esta misma sustancia reduce el daño causado en el ADN y ayuda a prevenir el cáncer de próstata.

Una vez diagosticado el cáncer debemos establecer un plan integral que incluya el estilo de vida, la nutricion, suplementacion y terapias especificas

-El té verde. Estudios realizados en China, Japón y EEUU confirman que el té verde bloquea en gran medida el desarrollo de diversos tipos de cáncer en los animales, lo que se debe principalmente a su concentración en catequinas, de las que una de ellas es especialmente potente: la epigalocatequina (EGCG).

-La col, el brécol y las coles de Bruselas. Estas hortalizas contienen una sustancia -el indol-3-carbinol- que tiene la propiedad de acelerar el metabolismo de los estrógenos impidiendo así que pueda ser utilizado por las células cancerígenas.

-El cartílago de tiburón. El cartílago de tiburón posee un compuesto que -al menos, en laboratorio- tiene efectos anticancerígenos. Exactamente son sus compuestos de glucoproteínas las que tienen un efecto sobre la angiogénesis. El crecimiento de un tumor requiere su vascularización. Sin la cercanía de vasos sanguíneos las células tumorales no sólo no pueden diseminarse sino que mueren por deficiencia de nutrientes y oxígeno así como por falta de eliminación de anhídrido carbónico, ácido láctico y otras sustancias de desecho. La angiogénesis o formación de nuevos vasos sanguíneos a partir de otros preexistentes es fundamental en el proceso de carcinogénesis.

-El extracto de aceite de hígado de tiburón. Esta sustancia contiene ácidos grasos poliinsaturados así como vitaminas A, D y E además de escualeno y alcoxigliceroles. La vitamina A tiene un destacado papel preventivo en el cáncer y, en particular, frente al cáncer bronquial y el de vejiga, además de tener una acción antioxidante global como las vitaminas D y la E. La vitamina D2 por su parte, es precursora de la tumosterona, sustancia utilizada por las células asesinas para destruir las células cancerosas. En cuanto al escualeno que contiene es un triterpenoide precursor de la DHEA (deshidroepiandrosterona), una sustancia que tiene el poder de ralentizar el envejecimiento celular y cuya presencia es indispensable en los glóbulos rojos para combatir las células cancerosas. Por último -como ya hemos señalado-, contiene alcoxigliceroles, que son derivados lipídicos presentes sobre todo en los tejidos portadores de células inmunitarias. Los alcoxigliceroles han demostrado en ratas un claro efecto inhibidor del crecimiento tumoral bloqueando en ratas diversos tumores experimentales: linfoma LAA, carcinoma mamario C3H, melanoma B12, etc.

-El ácido alfa lipoico. Se trata de un compuesto antioxidante que en su forma libre tiene la capacidad de proteger el material genético del ADN. Además impide la liberación excesiva de FN-kappa-B, una sustancia con capacidad para fijarse al ADN en los genes y causar cambios en la información génica.

-La vitamina A. La vitamina A regula de una manera casi hormonal el crecimiento y el desarrollo celular, da protección antioxidante contra los radicales libres y aumenta la comunicación intercelular de tal forma que las células mutantes no pueden provocar que otras células, también mutantes, crezcan (influye en la síntesis de la proteína conocida como conexina).

-La vitamina B17. La vitamina B17 es un agente quimioterapéutico completamente natural que se encuentra en más de 1.200 plantas, particularmente en las semillas de frutas comunes como el albaricoque, el durazno, las manzanas y las cerezas. El uso del laetril es legal en 24 estados americanos y en otros 17 países como México, Alemania, Gran Bretaña, Italia, Bélgica y Filipinas.

-La vitamina C. Existen numerosas evidencias de que la vitamina C es esencial para el buen funcionamiento del sistema inmunitario.También la vitamina C, unida a la quercetina y otros polifenoles, pueden combatir el cáncer. La aparición del cáncer de esófago, páncreas, colon, recto, cuello de útero, vejiga, piel, mama y laringe aparece mucho más raramente en quienes siguen una dieta rica en frutas y vegetales con alto contenido en vitamina C.

-La vitamina E. Esta vitamina es un poderoso antioxidante pero posiblemente necesite de la sinergia de otros nutrientes para poder ser además protectora contra el cáncer. Es importante tener en cuenta la sinergia entre esta vitamina y el selenio, conocida desde 1983. Según el Dr. Horvart, "la vitamina E facilita la acción anticarcinogénica del selenio sólo cuando se encuentra presente durante las fases de promoción o proliferación". Cabe señalar que la vitamina E tiene una acción directa sobre algunas sustancias químicas cancerígenas inactivándolas (nitritos y nitratos). Por otra parte, la vitamina E también desempeña un papel importante como terapia adjunta a la quimioterapia. Así, prácticamente todos los pacientes que reciben adriamicina pierden el cabello mientras que el 70% de los que reciben 1.600 UI de vitamina E desde varios días antes de la quimioterapia no sufrieron una pérdida de cabello digna de mención.

-La coenzima Q10. Además de su papel en la producción de energía, la coenzima Q10 es un elemento muy a tener en cuenta en los pacientes con cáncer pues ayuda a reducir los radicales libres; se trata, pues, de una sustancia antioxidante.

-El calcio. Según un estudio publicado en el New England Journal of Medicine -enero de 1999- el papel del calcio en la prevención de pólipos en el colon es evidente. Los autores del trabajo son tajantes en sus conclusiones: los suplementos de calcio se asocian con una reducción significativa del riesgo de padecer adenoma colorrectal recurrente.

-El germanio. El Dr. Otto Warburg -investigador del cáncer y premio Nobel- descubrió que las células cancerosas no pueden metabolizar adecuadamente el oxígeno. Y el germanio 132 actúa como transportador facilitando el movimiento del oxígeno a través de las membranas celulares para introducirlo en la célula. Refuerza además muchas funciones del sistema inmunitario. Varios estudios han informado de la capacidad del germanio 132 administrado por vía oral de aumentar la actividad de las células asesinas naturales.

-El selenio. El déficit de selenio disminuye la eficacia del sistema inmune. Varios trabajos han comprobado que un aporte adicional de este antioxidante estimula la producción de linfocitos T y mejora la respuesta de las células asesinas. Desde hace tres décadas se conoce el papel preventivo del selenio frente a ciertos tumores. De hecho, en los países en los que la dieta es rica en este mineral las cifras de mortandad por cáncer son inferiores a las de otros lugares donde no se consume tanto. En la mayoría del continente europeo se consumen cantidades insuficientes de selenio.

-El NADH. El NADH es una sustancia natural presente en todos los organismos vivos que se conoce también como coenzima I. Se le han atribuido más de un millar de funciones bioquímicas y está considerado el antioxidante más eficaz conocido. Sus acciones principales son: -Aumenta la producción de energía celular -Interviene en la regulación celular y reparación del ADN. -Potencia el sistema inmune -Es un potentísimo antioxidante. Actúa regenerando los antioxidantes naturales de nuestro organismo.

-La chlorella pyrenoidosa. La chlorella está cargada de nutrientes y otros compuestos únicos incluyendo las vitaminas del grupo B (contiene más ácido pantoténico que cualquier otra fuente natural), magnesio y otros minerales menores. Su alta concentración de clorofila -un pigmento verde con cualidades limpiadoras notables- es necesaria en cualquier programa de desintoxicación del cuerpo y como fuente de hierro orgánica. También ayuda al cuerpo a eliminar cadmio y uranio, dos metales tóxicos. El amplio espectro de carotenoides del alga es superior al betacaroteno para defender las células contra la oxidación. Otro de sus constituyentes químicos, el clorelano, fortalece nuestro sistema inmune al contribuir a la producción de interferón.

-El extracto de arabinogalactano. El extracto de arabinogalactano es una sustancia extraída del salvado de arroz que ha sido modificado enzimáticamente para aumentar su función inmunomoduladora. Se ha demostrado en pruebas in vivo que esta sustancia es capaz de modificar la respuesta biológica con posibles efectos anticancerígenos. Así, fue capaz -en pruebas de laboratorio- de aumentar la actividad de las células asesinas naturales, primera línea de defensa contra el desarrollo de tumores.

-La Uncaria Tomentosa o uña de gato. La Uncaria Tomentosa o Uña de Gato es una planta que crece de forma salvaje en las zonas altas del amazonas peruano. Está compuesta fundamentalmente por alcaloides indólicos y pentacíclicos además de por flavonoides, taninos catéquicos, triterpenos y esteroides. Tiene acción inmunoestimulante, antivírica, antiinflamatoria, antimutagénica, antioxidante, citostática, antileucémica, antiagregante plaquetaria, hipotensora y diurética. En resumen, hay muchos agentes anticancerígenos que, combinados adecuadamente, permiten tratar cualquier patología cancerosa. Obviamente, el tratamiento -qué productos, en qué dosis, durante cuánto tiempo...- debe ser individualizado y ser el especialista quien lo determine.

La desintoxicación es el primer paso para lograr una recuperación de la salud y evitar el cáncer

Mayor información en la página del Instituto de Longevidad www.longevidad.com.mx


Sobre esta noticia

Autor:
Dr. Pedro Galo Aguilar (54 noticias)
Visitas:
23385
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

gpastor (29/09/2009)

...tienes razon , la nutricion hace mucho...POR ESO CUIDAMOS ASI LA TIERRA Y EL AIRE ...