Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jlrobles escriba una noticia?

Camino de Sarria

16/08/2010 14:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un recorrido por el valle de San Xil con destino, Sarria, desde donde me quedaran por recorrer los 100 últimos kilómetros hasta Santiago de Compostela

11-07-04

Hoy la etapa tiene un recorrido fácil y relativamente corto, 18, 5 km . La niebla lo envuelve todo. El día nace fresco, una manga larga y el chubasquero no estorban. Todavía es noche cerrada.

Dos son las opciones, diferentes caminos con un mismo destino, Sarria. El de la izquierda, con cinco kilómetros mas, por el Monasterio de Samos, que transcurre por andaderos paralelos a la carretera y por corredoiras de gran belleza, el monasterio benedictino uno de los más antiguos de España y símbolo de la cultura en Galicia, fundado en el siglo VI, todavia mantiene algunos restos del primitivo edificio mozárabe. El actual, mezcla del renacimiento y el barroco, se articula en torno a dos claustros, el de las Nereidas, donde está el refectorio y la que fue rica biblioteca ( la Desamortización y un incendio acabaron con ella ), y el de Feijoo, dedicado al ilustre escritor y humanista gallego Benito Feijoo, que ingresó en Samos en 1690. En la parte posterior del monasterio, está el refugio.

Por la derecha transcurre por la ruta histórica y la más directa por el solitario y desconocido valle de San Xil, siendo un agradable paseo por aldeas perdidas y corredoiras hundidas en un túnel de pizarra y carvallos. Un caserío con una ermita a cuya puerta asoma un cepillo lleno de telarañas, nos indica que estamos en A Balsa, en el interior, escoltando a la Virgen e iluminados por unas velas, cuatro santos . Un fuerte pendiente por una corredoira me lleva de nuevo a la carretera asfaltada, frente a una fuente de piedra. En pleno ascenso por este asfalto algo irregular, un grupo de casas desparramadas, estoy en San Xil, el paisaje se abre y se hace si cabe un mas grandioso .

Sigo por asfalto hacia el Alto de Riocabo, en la cima, las señales me confunden : una indica por la carretera y otra por una pista de tierra a la derecha; ambas acaban en Montán, pero la de la derecha parece mucho más agradable. La niebla sigue acompañando el camino, el día empieza a despuntar . Comienzo un suave descenso hacia Sarria, por aldeas minúsculas, de piedra, vacas y bostas, pero en las que es dificil ver a sus gentes por las calles. He pasado Montán y ahora le toca el turno a Fontearcuda, pronto llegaré a Furela, tras cruzar la carretera que va serpenteando por este valle.

Por la derecha transcurre por la ruta histórica y la más directa por el solitario y desconocido valle de San Xil,

Furela, una unica calle empedrada cruza esta aldea ganadera y silenciosa, ejemplo de la más genuina y rural Galicia.

El camino se entrecruza con la carretera en numerosas ocasiones. Dejo atrás Pintín con dirección hacia Calvor ,algo menos de cinco kilómetros para llegar a Sarria, ya se ve al fondo, una gran urbe después de tanta soledad .

Tras dejar a la derecha el hotel Alfonso IX, cruzo por el puente sobre el río Sarria, unas escalinatas me llevan a la parte alta del otero sobre el que se amontona la vieja urbe, estoy en Sarria.

El refugio municipal está en un edificio rehabilitado detrás de la iglesia del Salvador, en la parte alta del pueblo. En la calle Mayor de la ciudad nueva es donde están todos los comercios, vale la pena una visita a Casa Pintos, con mas de cien años vendiendo recuerdos del camino.

Sarria, repoblada por el rey leonés Alfonso IX, acogía a los caminantes en el convento de la Magdalena, muy célebre entre los viajeros del medievo, cuya fachada plateresca aún puede verse en la parte alta, cerca del castillo feudal de los condes de Sarria. El camino pasa tambien junto a la iglesia del Salvador, cuya base románica fue levantada hacia 1094. La ciudad es hoy un centro de servicios para todo su Concello, donde se celebran importantes ferias de ganado. A destacar las tabernas y pulperias del malecón, paseo peatonal a la vera del río.

Dos son las opciones, diferentes caminos con un mismo destino, Sarria. El de la izquierda, con cinco kilómetros mas, por el Monasterio de Samos


Sobre esta noticia

Autor:
Jlrobles (11 noticias)
Visitas:
3692
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.