Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

El cambio climático y el calentamiento global, otro problema grave para los niños del mundo

09/06/2019 10:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El cambio climático está afectando muy seriamente a los niños y sus derechos.UNICEF y las NACIONES UNIDAS hacen un llamamiento inmediato para que los niños sean una prioridad en la agenda sobre el tema del cambio climático

 

 

Son los que menos han contribuido a crear el problema, pero resultan ser los más perjudicados

 El informe titulado “Nuestro clima, nuestros niños, nuestra responsabilidad: las consedos.cuencias del cambio climático para la infancia del mundo”, llama la atención sobre el hecho de que el cambio climático está afectando muy seriamente a los niños y sus derechos. Al mismo tiempo hace un llamamiento inmediato para que los niños sean una prioridad en la agenda sobre el tema y pide a Reino Unido y a las empresas reducir sustancialmente las emisiones de gases de invernaderos y contribuir a los costes de mitigación y adaptación al calentamiento planetario. 

Este estudio fue elaborado por Emma Volver, una experta en política global de salud; conjuntamente con Catherine Cameron, una de las autoras del Informe Stern sobre el cambio climático. El informe de UNICEF del Reino Unido pone de manifiesto que los niños, especialmente en África y Asia, se enfrentan a un futuro en el que los desastres, la violencia y las enfermedades serán más frecuentes e intensas; el agua potable y los suministros de alimentos se reducirán, y los ingresos y la productividad se reducirán. 

El documento pone de relieve que el cambio climático ya está teniendo, y seguirá teniendo, un impacto negativo sobre la vida de los niños, así como en todos los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) relacionados con los niños, incluida la salud, la supervivencia, la educación y la igualdad de género.

 

Los mas pobres del mundo y los niños los que más sufren 

Según David Bull, director Ejecutivo de UNICEF en el Reino Unido, “los que menos han contribuido al cambio climático -los más pobres del mundo y los niños- son la mayoría de los que están sufriendo. Si la comunidad internacional no actúa ahora para mitigar y adaptarse a las realidades y los riesgos del cambio climático, vamos a obstaculizar gravemente los esfuerzos para alcanzar las Metas de Desarrollo del Milenio (ODM) para 2015. Muchos niños podrían morir. Está claro que el fracaso para hacer frente al cambio climático es el fracaso en la protección de los niños”

El informe define las consecuencias del cambio climático para los niños, en el contexto de los ODM y los derechos del niño, destacando que el aumento de la pobreza infantil debido a las pérdidas económicas podría causar entre 40.000 y 160.000 muertes infantiles al año en Asia meridional y el África subsahariana debido a la reducción del Producto Interno Bruto (PIB) en esas naciones. 

Asimismo, señala que el aumento de la temperatura en unos 2 grados centígrados afectará a la producción mundial de alimentos, por lo cual 200 millones de personas se verán castigadas por el hambre a nivel mundial. La cifra ascenderá a 550 millones de personas si el calentamiento de la Tierra aumenta en tres grados centígrados. 

Por otra parte se indica que menos niños asistirán a la escuela, especialmente las niñas, ya que el impacto negativo en los medios de vida puede hacer más probable que los padres retiren a sus hijos de la escuela -en la mayoría de las culturas esto significa casi con toda seguridad la eliminación de las niñas del sistema escolar- a fin de que puedan recoger agua y combustible y complementar los ingresos de los hogares. 

También se vaticina el aumento de las enfermedades infantiles, ya que los cambios en los factores ambientales están haciendo que enfermedades como la Malaria –que ya que mata a 800.000 niños cada año- se presenten ahora en zonas que anteriormente estaban fuera del alcance de los mosquitos del paludismo, como las tierras altas de Kenia y Jamaica. 

El cambio climático aumentará igualmente la carga de las enfermedades diarreicas en los países de bajos ingresos, entre un 2 y un 5 por ciento para el año 2020, al acentuarse la escasez de agua potable. 

Incluir a los niños en la agenda del clima 

A juicio de David Bull, “el Departamento británico de Desarrollo Internacional debe garantizar que se incluya a los niños, y sus derechos, cuando se desarrollen políticas para hacer frente al cambio climático. Los problemas de los niños no se encontraban en el orden del día en el Protocolo de Kyoto hace 10 años, ni se escuchó tampoco su voz”. 

“Es fundamental que la reunión de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que se celebrará en Copenhague (Dinamarca) en diciembre de 2009, coloque a los niños en el centro de los debates e incluya sus voces en la agenda de la cumbre”, añadió el Director Ejecutivo de UNICEF en el Reino Unido. 

El prólogo de este informe de UNICEF fue escrito por Lord Nicholas Stern, reconocido economista británico y autor a su vez del prestigioso Informe Stern sobre el cambio climático encargado por el Gobierno de Tony Blair. 

Para Stern, que también fue Jefe de Economistas del Banco Mundial, los niños en las comunidades más pobres del mundo son los más vulnerables a este fenómeno. Ellos ya están viendo los efectos del cambio climático a través de la malnutrición, las enfermedades, la pobreza, la desigualdad y el aumento de riesgo de conflictos bélicos y, en definitiva, un aumento en las tasas de mortalidad infantil. 

“Los principales efectos del calentamiento terrestre que estamos viendo ahora son el producto de un aumento de la temperatura, desde 1850, de menos del 1 grado centígrado. La evolución de las emisiones de gases de efecto invernadero en los próximos años implica que 1 ó 2 grados centígrados más serán difíciles de evitar, incluso con medidas responsables. La adaptación será difícil pero inevitable, y será particularmente costosa para los países en desarrollo”, afirmó el experto británico.

 

 

Nicholas Stern subrayó que este informe llama la atención sobre los impactos del cambio climático en los niños. Sosteniendo con firmeza que tanto la mitigación y la adaptación son necesarios, según lo han resaltado anteriormente el Informe Stern, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático y el más reciente Informe sobre Desarrollo Humano. Cada vez hay más consenso mundial sobre el camino a seguir, incluida la necesidad de una acción colectiva internacional. 

En el informe “Nuestro clima, nuestros niños, nuestra responsabilidad: las consecuencias del cambio climático para la infancia del mundo” se destacan las formas en que el UNICEF ya trabaja con los niños y sus comunidades para ayudarles a adaptarse al cambio climático, como el apoyo a las personas para estar preparados ante los cada vez más frecuentes desastres naturales, la lucha contra el problema de la contaminación, el suministro de agua potable mediante pozos y bombas o nuevas técnicas, como la recogida del agua de lluvia. 

Sin embargo, hace falta mucho más para proteger a los niños de los efectos negativos del cambio climático. Por ello UNICEF hace un llamado a los gobiernos, las empresas y los particulares para reducir sustancialmente sus emisiones y contribuir a financiar los costes de mitigación y adaptación al cambio climático

En el informe sobre las consecuencias del cambio climático para la infancia del mundo, llama la atención sobre el hecho de que el cambio climático está afectando muy seriamente a los niños y sus derechos. Al mismo tiempo hace un llamamiento inmediato para que los niños sean una prioridad en la agenda sobre el tema y pide a Reino Unido y a las empresas reducir sustancialmente las emisiones de gases de invernaderos y contribuir a los costes de mitigación y adaptación al calentamiento planetario. 

Este estudio fue elaborado por Emma Volver, una experta en política global de salud; conjuntamente con Catherine Cameron, una de las autoras del Informe Stern sobre el cambio climático. El informe de UNICEF del Reino Unido pone de manifiesto que los niños, especialmente en África y Asia, se enfrentan a un futuro en el que los desastres, la violencia y las enfermedades serán más frecuentes e intensas;el trabajo obligados de menores, sin retribución, falta de agua potable y los suministros de alimentos cada vez más reducidos, y los ingresos y la productividad según crea el patrono que es un esclavista.

 El documento pone de relieve que el cambio climático ya está teniendo, y seguirá teniendo, un impacto negativo sobre la vida de los niños, así como en todos los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) relacionados con los niños, incluida la salud, la supervivencia, la educación y la igualdad de género.

 Son los menos culpables y los más perjudicados

 Según David Bull, director Ejecutivo de UNICEF en el Reino Unido, “los que menos han contribuido al cambio climático -los más pobres del mundo y los niños- son la mayoría de los que están sufriendo. Si la comunidad internacional no actúa ahora para mitigar y adaptarse a las realidades y los riesgos del cambio climático, vamos a obstaculizar gravemente los esfuerzos para alcanzar las Metas de Desarrollo del Milenio (ODM) para 2015. Muchos niños podrían morir. Está claro que el fracaso para hacer frente al cambio climático es el fracaso en la protección de los niños”. 

Con el aumento de temperaturas, los menores sufren un aumento de las alergias y las enfermedades respiratorias, lo que obligará a los servicios médicos a multiplicarse

El informe define las consecuencias del cambio climático para los niños, en el contexto de los ODM y los derechos del niño, destacando que el aumento de la pobreza infantil debido a las pérdidas económicas podría causar entre 40.000 y 160.000 muertes infantiles al año en Asia meridional y el África subsahariana debido a la reducción del Producto Interno Bruto (PIB) en esas naciones 

Asimismo, señala que el aumento de la temperatura en unos 2 grados centígrados afectará a la producción mundial de alimentos, por lo cual 200 millones de personas se verán castigadas por el hambre a nivel mundial. La cifra ascenderá a 550 millones de personas si el calentamiento de la Tierra aumenta en tres grados centígrados 

Por otra parte se indica que menos niños asistirán a la escuela, especialmente las niñas, ya que el impacto negativo en los medios de vida puede hacer más probable que los padres retiren a sus hijos de la escuela -en la mayoría de las culturas esto significa casi con toda seguridad la eliminación de las niñas del sistema escolar- a fin de que puedan recoger agua y combustible y complementar los ingresos de los hogares 

También se vaticina el aumento de las enfermedades infantiles, ya que los cambios en los factores ambientales están haciendo que enfermedades como la Malaria –que ya que mata a 800.000 niños cada año- se presenten ahora en zonas que anteriormente estaban fuera del alcance de los mosquitos del paludismo, como las tierras altas de Kenia y Jamaica. 

El cambio climático aumentará igualmente la carga de las enfermedades diarreicas en los países de bajos ingresos, entre un 2 y un 5 por ciento para el año 2020, al acentuarse la escasez de agua potable. 

Incluir a los niños en la agenda del clima: que tengan voz 

A juicio de David Bull, “el Departamento británico de Desarrollo Internacional debe garantizar que se incluya a los niños, y sus derechos, cuando se desarrollen políticas para hacer frente al cambio climático. Los problemas de los niños no se encontraban en el orden del día en el Protocolo de Kyoto hace 10 años, ni se escuchó tampoco su voz”. 

“Es fundamental que la reunión de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que se celebrará en Copenhague (Dinamarca) en diciembre de 2009, coloque a los niños en el centro de los debates e incluya sus voces en la agenda de la cumbre”, añadió el Director Ejecutivo de UNICEF en el Reino Unido. 

El prólogo de este informe de UNICEF fue escrito por Lord Nicholas Stern, reconocido economista británico y autor a su vez del prestigioso Informe Stern sobre el cambio climático encargado por el Gobierno de Tony Blair.

 Para Stern, que también fue Jefe de Economistas del Banco Mundial, los niños en las comunidades más pobres del mundo son los más vulnerables a este fenómeno. Ellos ya están viendo los efectos del cambio climático a través de la malnutrición, las enfermedades, la pobreza, la desigualdad y el aumento de riesgo de conflictos bélicos y, en definitiva, un aumento en las tasas de mortalidad infantil 

“Los principales efectos del calentamiento terrestre que estamos viendo ahora son el producto de un aumento de la temperatura, desde 1850, de menos del 1 grado centígrado. La evolución de las emisiones de gases de efecto invernadero en los próximos años implica que 1 ó 2 grados centígrados más serán difíciles de evitar, incluso con medidas responsables. La adaptación será difícil pero inevitable, y será particularmente costosa para los países en desarrollo”, afirmó el experto británico. 

Nicholas Stern subrayó que este informe llama la atención sobre los impactos del cambio climático en los niños. Sosteniendo con firmeza que tanto la mitigación y la adaptación son necesarios, según lo han resaltado anteriormente el Informe Stern, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático y el más reciente Informe sobre Desarrollo Humano. Cada vez hay más consenso mundial sobre el camino a seguir, incluida la necesidad de una acción colectiva internacional 

En el informe “Nuestro clima, nuestros niños, nuestra responsabilidad: las consecuencias del cambio climático para la infancia del mundo” se destacan las formas en que el UNICEF ya trabaja con los niños y sus comunidades para ayudarles a adaptarse al cambio climático, como el apoyo a las personas para estar preparados ante los cada vez más frecuentes desastres naturales, la lucha contra el problema de la contaminación, el suministro de agua potable mediante pozos y bombas o nuevas técnicas, como la recogida del agua de lluvia 

Sin embargo, hace falta mucho más para proteger a los niños de los efectos negativos del cambio climático. Por ello UNICEF hace un llamado a los gobiernos, las empresas y los particulares para reducir sustancialmente sus emisiones y contribuir a financiar los costes de mitigación y adaptación al cambio climático 

España es uno de los países europeos más afectados por el cambio climático. Sus efectos tienen el poder de transformar la economía y fisonomía del país, y someter a la población a olas de calor y frío, temperaturas extremas, falta de agua y mayor contaminación del aire, según el informe El impacto del  cembio climatico en la Infancia en España, lanzado por Unicef Comité Español en colaboración con la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes).

El cambio climático es una amenaza creciente y sin precedentes en el contexto mundial. Sus consecuencias afectan la gestión de riesgos como el hambre, las epidemias, los desastres naturales, las migraciones o los recursos naturales como el agua. “Consumimos más recursos de los que necesitamos y muchos más de los que la Tierra es capaz de generar o de reciclar de manera natural. A este ritmo, necesitamos 1, 6 planetas para satisfacer nuestro modelo actual de consumo, y eso debe cambiar”, asegura Cristina Monge, directora de Conversaciones de Ecodes.

Los niños se verán afectados de manera desproporcionada, especialmente en las zonas donde la pobreza es más aguda, explica la organización. Se estima que en la próxima década el cambio climático afectará a unos 175 millones de niños al año. La reducción de la producción agrícola, que se estima entre el 10 y el 25% a nivel mundial en las próximas décadas, dejará para 2030 casi 95.000 muertes adicionales de niños menores de cinco años cada año debido a la desnutrición.

“El cambio climático tiene el potencial de minar los avances que se han conseguido en materia de supervivencia infantil a nivel mundial y también impacta en el bienestar de niños y niñas en España. Las altas temperaturas, las olas de calor y frío, y calidad del agua y el aire impactan de forma especial en los niños porque son los más vulnerables a estos efectos”, ha comentado Maite Pacheco, directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de Unicef Comité Español.

En España, al ritmo de crecimiento de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), podríamos llegar a sufrir aumentos de temperatura de 5ºC para el año 2050.

Los niños son especialmente vulnerables a la subida de las temperaturas, explica la ONG. «Cuanto más pequeño es el niño, más vulnerable. Los bebés prematuros pueden sufrir secuelas en su desarrollo neurológico, problemas en su función respiratoria y su crecimiento. Las temperaturas extremas son también responsables de las hospitalizaciones de niños menores de 14 años por causas gastrointestinales».

En el Mediterráneo, el nivel del mar ha subido entre 2, 4 y 8, 7 milímetros cada año desde la década de los 90. En España, las zonas costeras han sufrido un aumento de las regiones amenazadas por la subida de la cota de mar en las provincias de Barcelona, Valencia, Guipúzcoa, Málaga y Cádiz. Esta subida del nivel del mar pondrá en riesgo a más de 2 millones de niñas, niños y adolescentes entre los cero y los diecisiete años de edad que residen en estas provincias.

Además, con el aumento de temperaturas, los niños y niñas sufrirán un aumento de las alergias y las enfermedades respiratorias,  lo que obligará a los servicios médicos y a las familias a adaptarse y tomar medidas adicionales. Estos efectos se ven agravados por la presencia de otros elementos perjudiciales para la salud respiratoria de la infancia, como la contaminación urbana, desprende el informe.

“A día de hoy, tenemos una coyuntura de oportunidades. España debe abordar el cumplimiento del Acuerdo de París y promover una nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética”, señaló Pacheco. En este sentido, el informe propone una serie de recomendaciones para reducir los riesgos del cambio climático en España que incluyen:

  • Poner en marcha medidas ambiciosas para reducir los Gases de Efecto Invernadero (GEI) para asegurar que no se sobrepase el umbral de los 2ºC -punto sin retorno-, a partir del cual, no será posible la adaptación a los impactos del cambio climático.
  • Promover el enfoque de derechos de infancia en las políticas, normativas y los presupuestos sobre medio ambiente, salud y lucha contra la pobreza.
  • Promover la adecuada inversión pública y los recursos necesarios para garantizar la implantación de las políticas de adaptación y mitigación del cambio climático, desde un enfoque de derechos de infancia.

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1592 noticias)
Visitas:
2385
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.