Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Álvar Núñez Cabeza De Vaca escriba una noticia?

Cambia tu alimentación para frenar el cambio climático

23/06/2011 22:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La mala gestión agraria es la causa principal de que unos países tengan excedentes alimentarios mientras otros no lleguen a la supervivencia

Puede parecer que una cosa no tenga una relación directa con la otra, pero en realidad están ligadas de manera muy estrecha. La causa de la obesidad y problemas de salud en los países desarrollados y en sociedades acomodadas, son las mismas que por otro lado causan la miseria de otros y empobrecen sus campos agrícolas.

Las grandes monocultivos son la forma menos eficiente de agricultura: las grandes extensiones de terreno dedicadas al cultivo de una sola especie se hace para facilitar su cosecha, como ocurre con el maíz, la cebada, el trigo o la soja y favorece el ataque de plagas que no encuentran ninguna barrera en su alimentación. Por ejemplo en las plantaciones de fruta en las selvas de América del Sur las altas temperaturas del día secan la tierra y por la noche la lluvia se lleva la capa superficial del suelo que es la más fértil, de esta manera en pocos años los nutrientes desaparecen y la tierra ya no sirve, esto hace que tenga que despejarse otra zona de selva.

En las zonas llanas donde ocurre esto, con la repetición de este sistema, la selva se convierte en sabana, como en Brasil o Venezuela y es utilizada para el pastoreo y la plantación de soja o maíz que a su vez se utilizarán para dar de comer al ganado o para producir biodiesel. Se usan grandes extensiones para estos cultivos que son recolectados con maquinaria especializada y fumigados desde avionetas para combatir plagas que no existirían si estuviesen combinados con otras especies vegetales.

La diversidad de especies da lugar también a que haya animales que vivan entre la vegetación que sirven como depredadores naturales de los insectos que ocasionan las plagas.

Sin embargo los pesticidas usados llegan a los policultivos vecinos de pequeños agricultores que suelen ser anteriores a los monocultivos o afectan a los trabajadores de los mismos causando problemas hormonales o nerviosos. El exceso de fertilizantes que se utilizan para compensar la pobreza creciente del suelo se va a los ríos tras las lluvias o a estos cultivos aledaños. Pero peor aun es el caso de las empresas como la conocida Monsanto que hacen de la diversidad biológica su negocio y modifican genéticamente las semillas para que puedan sobrevivir en un ambiente tan inhóspito para la especie agrícola inicial y las venden al agricultor como una forma de tener cultivos saludables cada año. Estas empresas patentan su creación vegetal y la venden, lo que ocurre después es que el agricultor ya no puede guardar semillas de ese origen y debe comprarlas obligatoriamente a la compañía, de no hacerlo así estaría haciendo un uso indebido de una propiedad ajena al no tener un permiso expreso y esta empresa puede ejecutar acciones legales contra el agricultor. De esta forma se ha arruinado a muchos pequeños agricultores con economías de subsistencia que usaban las semillas de otros años para nuevas cosechas sin saber que su actividad era ilegal. Otro problema es la carestía de los cereales por causa de la especulación de los compradores y las plantaciones masivas de soja, caña de azúcar o maíz también para su transformación en biodiesel, que desplazan otros cultivos como el arroz. Pero al igual que ocurre en Europa, en otros países del mundo, la actividad agrícola es prácticamente de subsistencia y los precios de venta son muy bajos, llevándose la mayor parte de la suma el intermediario que vende al comercio o la gran superficie, esto favorece el abandono de los campos por quienes buscan un mejor futuro en las ciudades.

El consumo masivo de carne por una pequeña parte de la población mundial arrastra los suelos agrícolas y aguas dulces del resto del planeta

Una vaca pesa alrededor de 400 o 600 kilos, cuando pace corta la hierba y al caminar apelmaza el suelo, esto a pequeña escala como se ve en nuestros prados del norte de España no es perjudicial porque el clima es lluvioso, hay cuatro estaciones y esto forma una capa de suelo grande, sin embargo en regiones como el sur de los Estados Unidos, donde antaño había enormes praderas, una ganadería intensiva genera una presión sobre el suelo que impide que se forme más del que se pierde, por otro lado, los deshechos contaminan las aguas cercanas por escorrentía tras las lluvias.

Sumando ambos problemas por una parte tenemos que se destina más cantidad de suelo al ganado vacuno, entre las plantaciones para darlo de comer y de pastoreo, que el destinado al cultivo de especies vegetales para el consumo humano directo y aunque no lo parezca el volumen de cabezas de ganado a nivel mundial genera más CO2 que el del tráfico rodado, y por la otra parte nos encontramos con que para tener un kilo de carne hace falta una cantidad muchísimo mayor de forraje y agua.

Todo esto ocasiona una gran pérdida de biodiversidad de especies aptas para la agricultura y de las silvestres que viven de los insectos que se alimentan de ellas, el empobrecimiento de suelos por culpa de una mala gestión, en zonas donde podrían obtenerse grandísimos beneficios implantando varias especies que ocupen diferentes nichos, así como la huerta de regadío con árboles frutales o el cultivo conjunto de café, cacao, mango y papaya donde aves nidificantes y anfibios mantendrían a raya a los insectos.

Podemos concluir tras lo expuesto que favorecer el consumo de carne de vacuno es una causa directa del empobrecimiento de muchas regiones del planeta, especialmente en los trópicos donde los ecosistemas son muchísimo más sensibles dada la poca variabilidad meteorológica que hay a lo largo del año y la pérdida de variedades vegetales de uso agrícola. Comiendo entonces de manera consecuente se obtiene indirectamente una mejor salud y la conservación de los recursos naturales en beneficio de todos, productores y consumidores. Sin embargo, aunque la ONU ya llamó la atención hace algunos años sobre la reducción del consumo de carne para detener el cambio climático y la pobreza mundial, no es algo que dependa del consumidor, pues compra lo que le ofrecen y tenga mejor precio, sino del vendedor, que favorece con su compra a la producción y mantiene la rueda de la insostenibilidad en movimiento.


Sobre esta noticia

Autor:
Álvar Núñez Cabeza De Vaca (140 noticias)
Visitas:
7470
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.