Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Golondrinas escriba una noticia?

Camaná: vulgaridad y grosería

08/01/2010 22:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los camanejos tienen una monstruosa deuda moral para con la madre naturaleza y para con el género humano

Analice usted las páginas web que publican los camanejos (Perú), para advertir cuáles son sus centros de interés: playas, hoteles, turismo, gastronomía, erotismo, rentabilidad del suelo.., en suma, el confort material, el placer hedónico, vulgar. Cuando quieren mostrar otros valores que no sean la vulgaridad y los placeres hedónicos, recurren a inmerecidas glorias ajenas: Piérola, Barranca, Morante, Samuel Pastor, los huachanacos...Esos aportes culturales, los hicieron otros; ellos, los del presente, qué aporte cultural están legando para la posteridad. Cuando quieren divulgar las bondades de su pueblo, exponen pasajes contenidos en una monografía escrita por José María Morante hace casi medio siglo. Desde entonces ningún camanejo la ha continuado. Eso, pese a que el valle es tan rico en problemas; no existe vida intelectual, y lo peor, no existe espiritualidad.

Los propios camanejos durante el último medio siglo, han devastado todas las áreas naturales del valle de Camaná (Perú), y la biodiversidad del mismo; y estos son crímenes de lesa ecología, que atentan contra patrimonios de la humanidad. Llevados por su ambición, destruyeron cerca de cinco mil hectáreas de humedales en Pucchún, invalorable eco-sistema constituido por humedales que albergaban una rica bio-diversidad, lugar de descanso de las aves migratorias en su viaje desde el ártico hasta el hemisferio sur....; albergaban una rica biodiversidad ni siquiera estudiada a cabalidad por la ciencia. Este es un crimen asestado contra la moral universal, debido al carácter irreparable del deterioro ocasionado al medio ambiente, medio ambiente que no es propiedad de estos bárbaros. Su grosería llega al extremo de irrogarse el derecho de decidir sobre qué hacer con su medio ambiente, como si fuera su propiedad, como si ellos lo hubieran producido.

Pero efectuaron aun otra proeza: llevados por su ambición utilitaria de proteger sus terrenos de cultivo, canalizaron el río (obra faraónica, porque desde la irrigación de Majes, quedó insulsa su canalización). Esta canalización conllevó la consecuente erradicación de los bosques ribereños de la margen izquierda del rio Camaná: unos bosques de ensueño y de misterio poblados de el pájaro bobo, el huacán, las chilcas, los cuculíes y decenas de otras especies, hoy desaparecidas del valle.

Los camanejos han convertido la campiña del valle, desde hace medio siglo, en un cementerio ecológico: silente y muerta, sin arboledas ni pastizales...da la impresión de que uno estuviera en el cementerio "Los jardines de la paz" de Huachipa. Anteriormente habían martín pescador ( chloroceryle americana), gallinetas (rallus sanguinolentus), gallinacillos (crotophaga sulcirostris), bandurrias (theristicus melanopis), patos marruecos, garza blanca gigante (egretta alba) sapos, chuchulentos, charchasugas, altamisa, tembladera, lechuguilla, lengua de buey, sauce chileno, sauce llorón, camacho, retama...y muchísimas especies más, hoy extintas del valle por los malos agricultores camanejos: ignorantes y/o ambiciosos: han aplicado el monocultivo a ultranza, insecticidas y fertilizantes sintéticos, se han mostrado renuentes a la aplicación del control biológico...Así, han degradado los suelos, las aguas, los humedales.

La ambición y la ignorancia de estas gentes, es increible: me explico: años atrás, los bordes que servían de límite a los fundos, eran amplios, y en ellos habían cañaverales, higueras, pacaes, guayabos, hualpachos, ciruelos...Hoy, los campesinos, con el único afán de extender el área cultivable, han reducido esos bordes a su mínima expresión: dejándoles solamente el ancho indispensable para que quepa un pie humano; con esta ambición desmedida, han destruido cañaverales, higueras, guayabos, sauceras, y otros árboles.

Anteriormente uno podía recrear su espíritu en la campiña; recostado en los arenales, a la sombra de las frondosas higueras, uno podía dormitar debajo del aroma de sus hojas; sentado a la sombra de los sauces, uno podía escuchar el cadencioso crujir de sus ramas acariciadas por el viento; ...y a la distancia, de vez en cuando, surcaba el azul del cielo una pareja de patos marruecos que con sus graznidos rasgaban los aires., viendo el rey del agua pasar raudo sobre las cristalinas aguas de las acequias...los gallinacillos saltaban presurosos sobre el surco recién abierto por el arado, o de un sauce a otro, emitiendo sus alegres cánticos. En tiempos de avenida, se escuchaba el murmurar de las aguas de las acequias debajo de las misteriosas sauceras . Al caer la tarde, las bandadas de bandurrias surcaban los cielos de regreso a sus nidos y anunciaban su paso con sus metálicos cánticos en comparsa. Durante el cultivo del frejol, los chirotes de rojo pecho daban su cuota de alegría, elevándose hasta lo alto afirmando su soberanía, y luego lanzándose en picada. Cuando los arrozales estaban maduros, los chihuanquitos y jilgueros posados sobre una rama o saltando persistentemente sobre las espigas de cebadilla, rivalizaban sus soberanías con sus cánticos. Por las noches, los sapos y las lechuzas hacían sentir su incógnita presencia.

El campesino camanejo siempre se mostró indiferente, apático, impermeable para estos valores: apático, y cegado por el materialismo de la rentabilidad del suelo, cegado por el materialismo del practicismo vulgar. Si alguna vez escucha de estas cosas, el camanejo lo toma como romanticismo o írritas excentricidades, porque sencillamente no está preparado para entenderlas; es como si a un cerdo que está disfrutando comiendo el excremento humano, usted le ofreciera "La divina comedia" de Dante. La estrechez estimativa del camanejo, unida a su ignorancia, lo ha conducido a este estado de barbarie; por eso es que se dejó quitar el agua de su río por Condoroma, para irrigar Majes. Por eso es que cuando Rubén Terán Adriazola drenó los humedales de Pucchún y secó los bosques ribereños, canalizando el río Camaná, ninguno de estos campesinos protestó. Muy por el contrario, las tomaron con agrado estas medidas.

Los camanejos debieran ser lo suficientemente honestos en reconocer sus propias flaquezas: dejarse de ser vulgares, groseros, dejar de regir su vida por ese presentismo hedónico, por ese practicismo vulgar y grosero; pero además, egoísta!!! Sí, sí: egoísta: el camanejo, al devastar esos espacios naturales con su bio-diversidad, ha destruido algo que no lo ha producido, sino que ya lo ha encontrado; eso ya es inmoral. pero es inmoral además, porque quebranta su responsabilidad que tiene para con las generaciones venideras, del futuro : las están privando de disfrutar de un medio natural al que esas generaciones tienen derecho: por unos kilos más de arroz o de frejol, los han privado a los que vendrán, de que disfruten de un medio natural al que tienen derecho. Esta barbarie, muestra la degradación moral a la que ha llegado este pueblo Camaná. Y no solamente es de los campesinos, sino principalmente de sus élites dirigentes: sus profesionales, los funcionarios y dirigentes, por ejemplo, del Comité de Productores de Arroz, de la Junta de Usuarios, del Ministerio de Agricultura, de las municipalidades, de las Comisiones de Regantes...y tantos otros miserables, como Samalvidez Dongo, Zubizarreta, Salazar Zamudio...verdaderos estigmas de ese pueblo.

Es bueno que se conozca la indigencia moral y espiritual de los pueblos: su mugre y barbarie. Solamente partiendo de este reconocimiento, será posible recuperar algo de lo poco que aún queda. No puedo culpar a estas pobres gentes de barbarie en que viven, ni aun del daño moral que han ocasionado: es que el ser humano no nace envilecido: no nace ni bueno ni malo; es el sistema social el que lo educa o lo envilece.El único responsable de esta barbarie es, el estado peruano: éste jamás se preocuó por la educación y capacitación del pueblo. Jamás se preocupó realmente por la educación ambiental de estas pobres gentes, ni aun por respetar la biodiversidad del valle. Muy por el contrario, promovió el uso de agroquímicos y aplicó el PLAN REHATIC.


Sobre esta noticia

Autor:
Golondrinas (5 noticias)
Visitas:
8636
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.