Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Esther Gómez Solaz escriba una noticia?

Calvin Klein, la marca de la gente vulgar

06/11/2010 00:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿No es curioso cómo una marca se puede vulgarizar?. Esto es lo que le ha sucedido a Calvin Klein, una marca que de por sí ya era vulgar, ha llegado al punto de ser extremadamente vulgar

¿No es curioso cómo una marca se puede vulgarizar?. Esto es lo que le ha sucedido a Calvin Klein, una marca que de por sí ya era vulgar, ha llegado al punto de ser extremadamente vulgar, y por supuesto la culpa no es sólo de las personas que la compran, también lo es sobre todo de la propia marca.

Por un lado CK se ha popularizado porque los adolescentes de clase media-baja y cultura baja-bajísima han ocasionado el efecto "cutremización", que consiste en querer aparentar lo que no eres ni tienes, ¿cómo?, este efecto se da cuando esa apariencia queda más que evidente en la mostración al mundo de la marca en tamaño gigante para que la vean hasta los ciegos, y la demostración a sus iguales de que no tiene donde caerse muerto pero sí que tiene el suficiente dinero para gastarlo en algo que no lo vale, y encima hacer del producto o la marca la cutrez del siglo.

En este caso, ya sabemos todos como se ha dado el efecto, la ropa interior de la marca ha pasado a ser exterior, asomando por arriba de los pantalones.

Por este lado podemos echar la culpa de la cutremización, tanto a los niñatos con aspiración de ricos como a la marca. Pero es que la cosa no se queda ahí, CK ha reconvertido la compañía en un mercadillo, lanzando ofertas y promociones en todas partes para conseguir llegar al máximo de público (a la masa) caracterizada principalmente por ser de clase media-baja (cada día hay menos gente de clase media-media), con una mediocre cultura, ya no sólo por carencia de estudios medios o superiores, si no, peor aún, carencia de cultura general básica y normas sociales de comportamiento, el público al que se están llevando al huerto son personas ostentosas (no tienen ni cinco pero lo son) y aspiracional (no ya sólo es que quieran tener para disfrutar ellos mismos, la ambición es tener más que el resto de su entorno, provocar envidia) con los típicos cebos de "si te inscribes tienes un 70% de descuento", y cosas parecidas.

Está claro que las leyes del mercado aprietan y cuando tienes socios, inversores, accionistas, y otros públicos a los que responder eficientemente, vamos, ganar dinero y más dinero, las marcas empiezan a vulgarizarse porque prefieren llegar a más público y hacer más caja, que velar por el bien de su propia marca y de su identidad.

Una marca es algo más que unos números o datos económicos, hay que cuidarla y mimarla porque el único valor que diferencia un producto de otro, ya no es ni la calidad (en un mundo globalizado como el que hemos creado, la calidad es casi la misma y llega a todos por igual), su valor, y por el que puedes o no pedir un precio más alto al público es la identidad/personalidad que tiene, y la identidad/personalidad que transmite a su consumidor. Si una marca se vulgariza deja de tener sentido hablar de marcas.

En un estudio de The Nielsen Company (tendencias de los consumidores), hecho entre los internautas de 48 países, situaban como marcas de lujo más codiciadas a Gucci, Chanel y Calvin Klein, esto que debería ser positivo por lo de "codiciadas", con la crisis ha provocado que baje el status siete peldaños, la gente ha comprado en masa aprovechando las ofertas de crisis, y los verdaderos consumidores de las marcas han dejado de comprarlas porque ya no les aporta la distinción que buscaban en ellas.

Más sobre

Lo más curioso de esto es que la gente menos pudiente, que sólo aspira a aparentar más que los demás está dejando también de comprar CK porque tampoco les aporta distinción si todo el mundo lleva lo mismo...

Así que, en resumen, o haces unos productos asequibles a todo el mundo sin marca (más que la del proveedor o el distribuidor), o creas un producto exclusivo y por tanto con su sello de identidad, su nombre propio, su personalidad, su cultura, su historia, su marca, y lo vendes sólo a quiénes creas que merecen llevar tu marca, personas que le aporten valor igual que ésta les aporta a ellos.

Esa exclusividad es lo que demanda la clase alta, un vínculo en el que ambas partes dan y reciben valor, y por supuesto sin olvidar el detalle de la customización, los clientes de tu marca deben ser los que decidan cómo ha de ser el producto, hecho especialmente para ellos, porque se aseguran de que ninguna otra persona, ni siquiera de su status social, lo pueda conseguir igual.

Estas personas son las que no desean comprar productos, sino sellos de identidad, sensaciones exclusivas, no desean aparentar lo que no son, desean reflejar lo que son, como símbolo de distinción, tanto a nivel económico, como social y cultural, y están en su derecho de querer distinguirse porque pueden hacerlo y porque de hecho, son diferentes, y esto no es algo que se paga con dinero.

Lo que hace infeliz a la gente que no tiene tanto capital es simplemente el no tomar conciencia de cuál es su status y a qué clase pertenece realmente, no hay que avergonzarse de ser como eres ni de tener menos que otros, hay que avergonzarse de ir haciendo el ridículo queriendo vivir un sueño de rico con sueldo de pobre, porque eso se ve a mil kilómetros y resulta deprimente.

No seamos tan estúpidos de aspirar y ambicionar a un mundo que no nos pertenece porque no hemos nacido en él, no nos hemos criado en él, ni sabemos cómo comportarnos en él. Y centrémonos en la realidad para sacarle el mejor partido a nuestra propia existencia.


Sobre esta noticia

Autor:
Esther Gómez Solaz (12 noticias)
Visitas:
4203
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.