Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Cálculos renales: pueden ser hereditarios, se expulsan sin daño pero suelen reaparecer

27/09/2009 07:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Pequeños cristales en riñón o uréter, causas y riesgo, diferentes tipos, síntomas, tratamiento, expectativas, complicaciones, asistencia médica necesaria, prevención, dieta

CALCULOS RENALES: PUEDEN SER HEREDITARIOS, SE EXPULSAN SIN DAÑO PERO SUELEN REAPARECER

Son masas sólidas compuestas de pequeños cristales. Se pueden presentar uno o más cálculos al mismo tiempo en el riñón o en el uréter.

Causas y factores de riesgo

Se forman cuando la orina crea pequeños cristales que se llaman "piedras" o cálculos.

El mayor factor de riesgo es la deshidratación.

Pueden no manifestar síntomas hasta que comienzan a bajar por los conductos (uréteres), a través de los cuales la orina sale de la vejiga. Cuando esto sucede, los cálculos pueden bloquear el flujo de orina fuera de los riñones. Esto ocasiona hinchazón del riñón o los riñones, provocando dolor, generalmente fuerte.

Una persona que haya padecido de cálculos, con frecuencia, los vuelve a presentar en el futuro y a menudo ocurren en bebés prematuros.

Algunos tipos tienden a darse en familias y otros surgen acompañados de enfermedad intestinal, por obesidad o defectos en los túbulos renales.

Diferentes tipos

Los cálculos de calcio son muy comunes. Suceden más en los hombres entre los 20 y 30 años de edad. Es probable su reaparición. El calcio puede combinarse con otras sustancias como el oxalato(el que más abunda), fosfato o carbonato para constituir el cálculo.

El oxalato se halla en ciertos alimentos: vegetales, legumbres, cereales, bebidas, chocolate y asimismo proviene de algunos hongos y del propio cuerpo. Las enfermedades del intestino delgado aumentan el riesgo de formar cálculos de oxalato de calcio.

Los de cistina (excesiva secreción de este aminoácido) pueden crearse en personas a las que se les concentra la cistina en la orina. Es es un trastorno que se da en familias y perjudica tanto a hombres como a mujeres.

Los de estruvita se encuentran principalmente en mujeres que tienen una infección urinaria; llegan a crecer mucho y obstruir el riñón, los uréteres o la vejiga.

Los de ácido úrico se observan más en los hombres y se suscitan con gota y quimioterapia.

Síntomas

El síntoma característico es el dolor intenso que empieza de manera repentina y puede desaparecer súbitamente:

-se siente en el área abdominal o en un costado de la espalda;

-puede irradiarse a la ingle (dolor inguinal) o a los testículos ( dolor testicular).

Otros síntomas:

-color anormal de la orina;

-sangre en la orina;

-escalofríos;

-fiebre;

-náuseas;

-vómitos.

Tratamiento

Los objetivos son aliviar los síntomas y prevenir otros posteriores (los cálculos renales muy pequeños usualmente se van por sí solos). Las personas con síntomas severos requieren hospitalización.

Cuando el cálculo sale, se cuela la orina y se analiza para determinar su tipo.

-Beber de 6 a 8 vasos de agua por día para generar una gran cantidad de orina; algunas personas necesitan la administración de líquidos intravenosos.

-Los analgésicos ayudan a controlar el dolor asociado con el cólico renal; dada la intensidad del dolor se administran narcóticos o antinflamatorios no esteroides (AINES), como ibuprofeno.

-Según el tipo de cálculo, se recetan medicamentos para disminuir su conformación, o descomponerlo, y eliminar el material que lo origina. Estos fármacos pueden ser:

-Alopurinol (para los cálculos de ácido úrico);

-antibióticos (para los cálculos de estruvita);

-diuréticos;

-soluciones de fosfato;

-bicarbonato de sodio y citrato de sodio (los cuales hacen la orina más alcalina).

La cirugía generalmente se necesita si:

-el cálculo es demasiado grande como para salir por sí solo o está creciendo;

-el cálculo bloquea el flujo de orina y produce una infección o daño renal.

En la actualidad, la mayoría de los tratamientos son mucho menos invasivos que en el pasado.

La litotricia extracorporal, por ondas de choque, se utiliza para eliminar cálculos ligeramente más pequeños -a media pulgada- que se localizan cerca al riñón. Este método usa ondas ultrasónicas para romper los cálculos. Luego, los cálculos salen del cuerpo en la orina.

La nefrolitotomía percutánea se aplica para cálculos grandes -en/ o cerca del riñón- o cuando los riñones o áreas circundantes adquieren constituciones incorrectas. El cálculo se quita con un endoscopio que se inserta en el riñón a través de una pequeña abertura.

La ureteroscopia sirve para cálculos en las vías urinarias bajas.

La cirugía abierta estándar (nefrolitotomía) puede ser necesaria si otros métodos no funcionan o no son posibles.

Expectativas

Los cálculos se expelen sin daño permanente, aunque tienden a producirse de nuevo, especialmente si no se hace tratamiento.

Complicaciones

-Disminución o pérdida de función en el riñón afectado.

-Daño renal, cicatrización.

-Obstrucción del uréter, uropatía obstructiva unilateral aguda ( bloqueo repentino en uno o en ambos uréteres).

-Reaparición de los cálculos.

-Infección de las vías urinarias.

Situaciones que requieren asistencia médica

Hay que consultar al médico ante los primeros síntomas; si éstos vuelven a surgir; la micción se torna dolorosa; disminuye la diuresis o surgen síntomas nuevos.

Prevención

Quien tiene antecedentes de cálculos renales, debe beber abundante líquido (entre 6 y 8 vasos de agua al día) para generar suficiente orina. Según el tipo de cálculo, es posible la toma de medicamentos u adopción de medidas para evitar que los cálculos sucedan.

Es factible que haya que cambiar la alimentación.

Dieta

Moderar la ingesta de espinacas, acelgas, tomates, porotos, fresas; no abusar del consumo de productos lácteos -aunque no prescindir de ellos-; tampoco abusar de la sal y de la ingesta de carne, huevos y pescado.

Fuentes: Cameron MA, Sakhaee K. Uric acid nephrolithiasis. Urol Clin North Am. 2007; 34(3):335-346.

Chandhoke PS. Evaluation of the recurrent stone former. Urol Clin North Am. 2007; 34(3):315-322.


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
3656
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.