Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jorbasmar escriba una noticia?

Calçots en papillote

27/03/2015 17:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Comiendo unos ricos calçots, con cuchillo y tenedor

En Cataluña, los calçots, cocinados al fuego y mojados en salsa Romesco, son ingrediente imprescindible en cualquier barbacoa, generalmente acompañados de carne.

Para quien no conozca el calçot (calsots en castellano), con mi lenguaje os definiría su sabor a medio camino entre el ajo y la cebolla cocida, aunque realmente lo que denominamos calçots, consiste en una variedad de cebolla, una cebolla conocida como cebolla tardía de Lérida.

Los calçots, se suelen cocinar al fuego de leña, con llama viva y envolviéndolos una vez cocinados, en papel de periódico, para que guarden el calor, mientras cocinamos más, o se hace la carne con las brasas.

Eso sí, los comensales de los calçots, acaban con las manos completamente negras y necesitan un babero para no mancharse con la salsa.

Aunque soy de los que opinan, que la gracia de comer calçots, está en mancharse las manos, en esta ocasión he querido intentar experimentar unos calçots que no manchen.

 

Ingredientes (50 calçots):

 

1 manojo de calçots

1 bote de salsa Romesco

Preparación:

 

Para realizar estos calçots, el cocinero se ha de armar de paciencia, pillar una cervecita bien fresca y sentarse al sol, para ir limpiando uno a uno de raíces y las hojas más superficiales, uno a uno, los calçots.

Una vez limpios los calçots, los colocamos sobre una hoja de papel aluminio, los regamos bien de sal y aceite, los envolvemos concienzudamente con papel de aluminio, para hacerlos en papillote.

Los colocamos en una parrilla de las que tienen dos caras, para que no trasteemos mucho el papel aluminio y lo rompamos.

Colocamos con el fuego encendido con llama viva.

Les vamos dando vueltas a la parrilla, hasta que estén tiernos al tacto.

Que aproveche, solo falta la carne para acompañar (en nuestro caso churrasco) y la salsa Romesco de bote.

Realmente, la salsa de bote no me convence mucho, pero como tenía el día vago esa es la utilice, para quien tenga gamas de trabajar (merece la pena), aquí le dejo una receta de “Salsa Romesco de Valls.”


Sobre esta noticia

Autor:
Jorbasmar (2449 noticias)
Visitas:
1378
Tipo:
Tutorial
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.