Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elplural.com - Política escriba una noticia?

La caída del profeta o como los sumisos se alejan de Zapatero

28/02/2011 00:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Zumbido

La caída del profeta o como los sumisos se alejan de Zapatero

Empiezo a sentir una corriente de simpatía hacia el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE en la medida que sus súbditos le abandonan en silencio y todavía discretamente. Mientras Zapatero, con sus decisiones personalísimas y su forma de entender la política como un asunto propio sumaba, nadie osó nunca plantarle cara directamente en una reunión del Comité Federal o de la Comisión Ejecutiva. Es un lugar común, repetido hasta la saciedad por quienes pretenden haber sido excepciones en esa incondicionalidad.

Ahora le están haciendo una cama que él no ha sabido arreglar de manera adecuada. Sólo Felipe González, que va por libre porque se cree que ya está por encima de la historia, se atrevió a puntualizar las capacidades de Zapatero: el presidente, dijo Felipe, es dueño de su decisión de no presentarse a la reelección, porque nadie le puede obligar a que lo haga; pero para ser candidato tiene que contar con el partido…

Y ahí empiezan las confusiones. Para muchos el partido termina en los barones territoriales, y en los profesionales de Ferraz. El resto, el modesto militante de base que normalmente lucha por poder llegar a fin de mes o está ya en el paro, no sabe y no contesta, sólo porque no existen siquiera mecanismos para participar en un partido dominado por los tecnócratas, profesionales de la política.

Tomás Gómez ha manejado las listas de Madrid con técnicas leninistas o si se prefiere con un Stalinismo moderno que no requiere de eliminación física de sus adversarios. El ostracismo, en política, es no ser admitido en el club de los candidatos cuyas reglas de acogimiento las tiene cada cacique local o regional de los que Tomás Gómez ha terminado en constituirse en paradigma.

Para que las cosas queden claros, soy tan testarudo en estas denuncias del PSOE porque doy por hecho que las derechas siempre han actuado de esta manera. Y la designación de Francisco Camps como candidato a la vez que imputado, es el prototipo de esta forma de operar en la que el propio Mariano Rajoy fue ungido en su día por José María Aznar. Lo que ocurre es para las personas que nos consideramos de izquierdas, no nos es fácil comulgar con quienes han adquirido las tecnologías, el terreno de juego y algunos de los principios básicos de los proyectos económicos de las derechas. Y por eso produce escándalo que quienes están obligados por la historia, por el compromiso ideológico que debieran tener ejemplaridad, sobre todo, por la responsabilidad ante unos militantes que están cada día más huérfanos de referencias, hayan abandonado los principios del partido que fundó Pablo Iglesias para convertir la política en un terreno de juego personal.

Zapatero está siendo repudiado por sus sumisos dirigentes del PSOE. Muchos de ellos no quieren que el presidente del Gobierno vaya a hacer campaña a las autonómicas y municipales, porque creen que la marca “ ZP” se ha convertido en un lastre. Pero al mismo tiempo no tienen el coraje de hablar en un Comité Federal para exigir un Congreso Extraordinario que dilucide un nuevo liderazgo o convalide el de Zapatero.

Siento tanta repugnancia por los traidores que se convierte en simpatía hacia quien creo que ha llevado al PSOE a la catástrofe. Hace mucho tiempo, prácticamente cuando el presidente llevaba un año y medio en el poder, que empecé a darme cuenta de la fragilidad de su proyecto político, de su falta de capacidad intelectual y de su ejercicio autoritario del poder. Y mi posición de crítica desde la izquierda democrática ha sido azotada por los hooligans de La Moncloa que ahora empiezan a enmudecer. No diré “ ya lo decía yo” porque es una frase que debiera estar proscrita en la vida personal y en la vida profesional, porque la luz la ve cada uno cuando le señala el foco. Pero lo que está claro que la mayor parte de quienes no vieron mácula alguna en la gestión de Zapatero hasta verse al borde del abismo, callaron por sumisión e interés personal. Y también, por qué no decirlo, por cobardía, porque se vive mejor acomodado al jefe que cuestionando sus errores.

Pero ahora la lealtad la voy a exigir yo con quienes quieren salir corriendo. Carme Chacón, la hija bien amada de José Luis Rodríguez Zapatero quiere primarias. Y, ¿qué son las primarias en el sistema del socialismo español? Sencillamente, la forma, aparentemente democrática, de hurtar la voz y la decisión de los militantes que donde se tiene que expresar es en un congreso. El experimento de las primarias de Barcelona rozó el ridículo o lo traspasó. Se incorporó la figura del “ simpatizante” para darle el mismo derecho de voto que al militante. Y al final no llegaron a ocho mil los participantes en esa parodia en un universo de una ciudad de un millón setecientos mil habitantes. Pero no hubo oportunidad de que los militantes, constituidos en asamblea, tuvieran un voz directa: se les remitió a depositar una papeleta en la urna como expresión supuestamente sublime de la democracia interna.

Las primarias, en donde lo son, en Estados Unidos, están abiertas a la población que quiere inscribirse como electora, sin ningún otro requisito de vinculación al partido en cuyas elecciones quiere participar. Aquí, las primarias, es la forma de evitar que las bases puedan tener candidaturas alternativas a las que se manejan en las esferas del aparato o los aparatos del poder.

Si hay primarias para elegir candidato a la presidencia del Gobierno será la culminación de un proceso de marginación de la militancia, que tiene derecho a celebrar asambleas en cada agrupación, proponer todos los candidatos que desee a la secretaria general y, en consecuencia, a la presidencia del Gobierno. Los experimentos con gaseosa siempre salieron mal. Y no parece que la bicefalia de laboratorio de la época de Joaquín Almunia y José Borrell sea recomendable para el futuro.

Los colocados en esta carrera quieren primarias porque es la forma de limitar el número de los legibles y la renovación que precisa el PSOE es desde las bases.

O resulta que los que se alejan de Zapatero porque consideran que contamina, no lo están ya, usando su propia dialéctica, por haber apoyado incondicionalmente al líder del que ahora se alejan, sólo para poderle suceder. ¿Alguien puede sostener que Carme Chacón no es coresponsable de la política de Zapatero, aunque quiera pasar de ser una de sus hijas políticas preferidas a su sucesora por la vía de la adjuración de quien era su dios incontestable?

Carlos Carnicero es periodista y analista político

Blog de Carlos Carnicero


Sobre esta noticia

Autor:
Elplural.com - Política (4516 noticias)
Fuente:
elplural.com
Visitas:
1979
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.