Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

La Cafeína contra el Parkinson: un factor promisor de prevención de la enfermdad

11/09/2012 20:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las recientes conclusiones de estudios de una Universidad de Canadá ayudan a confirmar y abren ventanas a la esperanza del futuro tanto de la cura del Parkinson como del Alzheimer

La enfermedad de Parkinson es uno de los trastornos neurológicos más estudiados. Por desgracia se encuentra en todas las partes del mundo y se calcula que la sufren unos cuatro millones de personas. Los síntomas se presentan, por regla general, después de los 50 años de edad, y la probabilidad de contraer esa dolencia aumenta con la edad pero eso lamentablemente no es hoy la regla general.

Los principales síntomas, la rigidez muscular, la lentitud de movimientos y los temblores, también han variado. Porque cada vez se encuentran más pacientes que sufren asimismo de dificultades de equilibrio y problemas de comunicación en lo que se refiere, por ejemplo, a la escritura, el habla o la expresión facial.

Esos síntomas se cree que empiezan a presentarse cuando el cerebro no puede producir suficiente dopamina, que es un vehículo químico transmisor de señales en el cerebro. Eso ocurre cuando mueren las células nerviosas, las neuronas, que producen la dopamina en la parte del cerebro que se denomina substantia nigra, y no se produce ya dopamina en cantidad suficiente para controlar los nervios y músculos que participan en el equilibrio, la marcha y otros movimientos. Lamentablemente los síntomas sólo se sienten cuando se ha perdido ya del 60% al 80% de esas neuronas especializadas.

Los científicos han venido ocupándose desde hace más de un siglo de cuál es la causa y los posibles remedios de la enfermedad de Parkinson, y del misterio de por qué mueren esas células nerviosas precisamente. La mayoría está de acuerdo en que lo que desencadena la enfermedad es una combinación de factores genéticos, estilo de vida y degeneración global del medio ambiente.

Los investigadores comenzaron por encontrar en estudios con animales, monos y ratones, que la cafeína podía contribuir a evitar la rigidez y la dificultad de movimiento. En estudios con personas se sugirió que el consumo de café y cafeína era bueno para el Parkinson y el Alzheimer. Y ya en 1968 un estudio epidemiológico dio a conocer un porcentaje elevado de personas que tomaban café en control que en grupos de control aquejados por la enfermedad.

En ulteriores estudios en España, Suecia y Alemania y en Hawai (1968 al 2.000) se confirmó que el consumo de café antes de contraer la enfermedad era considerablemente más bajo en las personas afectadas por ésta que en las no afectadas.

Los científicos canadienses abrieron miles de ventanas a la esperanza y a ulteriores investigaciones

El resultado de un reciente estudio del Instituto de Investigación del Centro de Salud dependiente de la Universidad McGill en Canadá inicia una nueva etapa de nuevas opciones y experimentos en profundidad sobre posibles tratamientos contra la enfermedad de Parkinson, de la cual sufren no solo ancianos. Nada más en Canadá la cifra de afectados asciende a unas 100.000 personas desde los 45 años. Este estudio se ha hecho en una universidad canadiense pero sus implicaciones son universales.

La cafeína, consumida ampliamente en todo el mundo a través del café, el té y diversas infusiones naturales, puede ayudar a controlar el movimiento en las personas que sufren de la enfermedad de Parkinson.

Uno piensa, que la cafeína es una droga y lo es. Convivimos diariamente con ella sin darnos cuenta, ya que está tanto en el café matutino que nos tomamos hasta el antiácido que luego usaremos para combatir la acidez que nos trajo ese café. La cafeína es un tipo de droga de la familia de los alcaloides. Hay numerosos compuestos dentro de este grupo, pero distinguiremos a la cafeína, a la teofilina y a la teobromina. Se encuentran, entre otros lugares en las nueces de cola, granos de café, té, habas de cacao, mate, guaraná.

También se encuentra en la cola, el chocolate, la cafeaspirina y hasta el descafeinado. Pero la adicción es otra cosa. Uno puede volverse adicto si toma mucho más de los 300 mg diarios y eso sería difícil en un parkinsoniano, ni en una persona normal. Claro que hay cafeinómanos, pero no es el tema ni la preocupación de DIASPORA hoy.

"Es la de la Universidad de McGill una de las primeras investigaciones que demuestran sin lugar a dudas los beneficios de la cafeína sobre la alteraciones motoras de personas que tienen la enfermedad de Parkinson", comenta el Dr. Ronald Postuma, coautor del estudio, especialista en neurociencias del citado instituto adscrito a la universidad canadiense, y profesor de medicina en el Departamento de Neurología y Neurocirugía de dicho centro. Algunas tesis previas sugirieron que las personas que toman café tienen un menor riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson, pero el repetido estudio ha analizado las implicaciones clínicas inmediatas de ese hallazgo.

La cafeína, uno de los estimulantes psicomotores más ingeridos en el mundo, actúa sobre el sistema nervioso central y el sistema cardiovascular, disminuyendo el cansancio y aumentando la agilidad mental, temporalmente.

En un estudio que se prolongó a lo largo de 27 años, desde 1968, hasta el 2000 con 47.351 hombres y 88.565 mujeres japoneses voluntarios llevado a cabo por el Honolulu Heart Program en Hawai, se calculó la relación de la enfermedad de Parkinson y la cafeína, a través de bebedores de café. La probabilidad de contraer la enfermedad era cinco veces menor entre quienes tomaban más de cuatro tazas de café al día que entre quienes no tomaban ninguna. El estudio muy meticuloso confirmaba la disminución del riesgo en las personas que toman dos tazas de café diarias. Cuatro tazas parece excesivo. Desde 1968 es obvio que la cafeína era el factor más probable de esos efectos.

La dopamina es la clave de cualquier progreso en la cura del Parkinson. Ya hay en el mundo cuatro millones de parkinsonianos y los científicos hacen grandes esfuerzos

Según los antropólogos la cafeína se tomaba ya en la edad de piedra pero fue en Etiopía donde le ponen fecha de nacimiento los historiadores

La cafeína es una de las drogas más ampliamente usadas en el mundo. Algunos antropólogos piensan que su uso se remonta a la edad de piedra. Fue inicialmente extraída del café en 1821. El café se originó en Etiopía en el siglo IV a.C. y luego fue introducido a Arabia y al este.

Se cree que los nómadas etíopes descubrieron el café gracias a sus animales. Se dieron cuenta que después de comer los frutos de los árboles los camellos mostraban más energía, entones probaron comerlas ellos mismos para lograr también más energía. El café se usaba entonces en ceremonias religiosas en las que la gente se involucraba en rituales y podían rezar toda la noche con la ayuda del café. En 1573 el café se introdujo en Europa.

En la Escala Unificada de Evaluación de la Enfermedad de Parkinson (que se emplea para medir la severidad de la enfermedad), las personas que recibieron suplementos de cafeína experimentaron en sus síntomas motores una mejoría mínima de cinco puntos. Se necesitan aún experimentos a mayor escala durante períodos más largos para corroborar debidamente que la cafeína que un consumo adecuado de ésta puede ser considerado como tratamiento. Y la Escala Unificada de Evaluación tiene un papel importante ante sí.

Investigadores norteamericanos en un artículo de la revista Journal of Neuroscience, avalan los resultados de sus colegas canadienses. Los resultados de experiencias con ratones llevados a cabo por científicos del Massachusetts General Hospital (MGH) muestran también claramente que la cafeína ayuda a impedir la desaparición en el cerebro de dopamina, el neurotransmisor que las células cerebrales (neuronas) necesitan para comunicarse entre ellas.

Los efectos de la cafeína a nivel fisiológico, si las expectativas se cumplen serían los siguientes:

- Relajación de los músculos lisos, especialmente el de los bronquios.

- Estimulación poderosa del sistema nervioso central.

- Incremento de la presión sanguínea, debida a un incremento en la resistencia vascular, sin que se afecte el gasto cardíaco.

- Aumento de la capacidad de trabajo muscular en el músculo esquelético, lo cual es vital para el paciente.

Los efectos ya comprobados de las anfetaminas y la cocaína en el mantenimiento de la vigilia, sugieren que el efecto de la cafeína podría ser equivalente. Los niveles de dopamina son altos durante la vigilia y el paciente aparecería alerta, despierto, y quizás se lograra la desaparición de rigidez muscular, lentitud de los movimientos y temblor, que caracterizan a la EP.

Aunque no está claro del todo cuál es el mecanismo de ese efecto protector, las investigaciones han puesto de manifiesto que lo que hace la cafeína es bloquear los receptores cerebrales del tipo llamado adenosina A2A, lo que posibilita el que se estimulen los receptores D2, con lo cual aumentaría la actividad motora y el movimiento.

La dopamina no cruza la barrera hematoencefálica (BHE), lo que hace imposible o difícil su uso oral para el tratamiento de la EP. Pero la cafeína, como inhibidor de estos receptores, bloquea un "punto de anclaje" que permite a una molécula, la andenosina, instalarse.

"Los resultados en animales demuestran la naturaleza neuroprotectora de la cafeína", afirma el doctor Michael Schwarzschild, profesor de neurología en el MGH y principal autor del estudio.

Es muy pronto para decir si estas conclusiones se pueden trasladar al humano, aunque los análisis de los científicos canadienses -como hemos dicho- se han hecho en base a pacientes voluntarios aquejados del mal de Parkinson.

Pero "si la cafeína actúa como protector vía el receptor A2A, entonces una dosis más específica de este receptor podría convertirse en un buen tratamiento", señaló Schwarzschild, al tiempo que precisó que varios inhibidores de los receptores A2A han sido probados en humanos de ambos sexos".

Por otro lado, los resultados de un estudio epidemiológico realizado por investigadores de la Universidad de Harvard, recién publicado en la revista Annals of Neurology, están de acuerdo con los primeros realizados en una universidad canadiense…

En las mujeres, los mismos resultados fueron constatados pero en cantidades menores (una a tres tazas por día), opción clínicamente válida para mitigar los síntomas de la enfermedad de Parkinson.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1617 noticias)
Visitas:
4567
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.