Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Criticic escriba una noticia?

Se busca rival digno para derbi decente

16/08/2018 14:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Han tenido que pasar 13 finales, 17 años, 8 meses y 16 días para que el Real Madrid, una máquina de ganar, dejase de hacerlo. Y eso ha sido así gracias a Simeone, líder espiritual indiscutible de atléticos y enemigo público número uno para madridistas. Cuando llegó al Atleti, el equipo estaba merodeando el descenso, había sido eliminado de la Copa por un Segunda B y no tenía patrocinador en la camiseta. Siete años después, el Atleti ha levantado siete trofeos, uno por año, mejorando la media de la entidad, el club ocupa el segundo lugar del ranking FIFA y ha multiplicado su presupuesto en casi un 150%. Antes de Simeone, el Atleti llevaba 14 años sin ganar un solo partido oficial al Madrid. Catorce. En el Bernabéu colgaron una pancarta que decía: "Se busca rival digno para derbi decente". Dicho y hecho.

El Cholo es el único entrenador que puede decir, bien alto, que cortó una racha del Madrid en Europa que parecía eterna

El Cholo se ha enfrentado al Madrid en 27 ocasiones, y lo que antes era un paseo militar para los blancos, ahora es una moneda al aire. Más igualdad, imposible: 9 victorias rojiblancas, 9 empates y 9 derrotas. Sí, Lisboa y Milán fueron merengues, pero de las 5 finales contra los merengues, Simeone ha ganado tres (Copa, Supercopa de España y Supercopa de Europa). Sí, Lisboa y Milán todavía duelen a los atléticos, pero nadie salvo Simeone puede presumir de no haber perdido en el Bernabéu en Liga en las últimas cinco temporadas, donde el Madrid, con uno de los mejores equipos de su historia, ha sido incapaz de ganarle en su campo. Simeone ya es el entrenador más laureado del Atleti, superando al mítico Luis Aragonés. Es el único que puede presumir de haber ganado la Liga en los últimos años en la época de Messi y Cristiano y, además, es el único entrenador que puede decir, bien alto, que cortó una racha del Madrid en Europa que parecía eterna. Por cierto, es el único entrenador del Atleti que ha sido capaz de ganarle una final al Madrid en tres competiciones diferentes (Copa, Supercopa de Europa y Supercopa de España).

De Simeone se ha dicho de todo. Nada más llegar, los profetas dijeron que descendería al Atleti a Segunda porque de fútbol tenía poquita idea. Cuando armó un equipo sólido, se dijo que era una moda pasajera. Cuando ganó la Liga, se pasaron meses diciendo aquello de 'ya caerá el Atleti'. Cuando llevó al límite al Madrid en Lisboa, la gran victoria del Cholo consistió en que de miles de gargantas madridistas saliera el grito de "Sí, se puede" (sic). Cuando cayó en los penaltis de Milán, con una herida casi de muerte, muchos se frotaron las manos pensando que, por fin, renunciaría. No ha habido verano que no se haya dicho, escrito o publicado que el Cholo se iba del Atleti y no ha habido temporada en la que no haya seguido trabajando, ambicionando mejorar, queriendo superarse, explorando sus límites, si es que los tiene.

Más sobre

Y ahora, después de su séptimo título en el Atlético de Madrid, al Cholo le tiran pellizcos de monja teledirigidos: que si tiene que salir del partido a partido, que si tiene que decir que es favorito, que si la humildad, que si el equipo del pueblo, que si el presupuesto y que si la abuela fuma. Excusas de mal pagador para quien, lejos de admirar todo lo que está haciendo, lo detesta, porque sabe que es la mayor amenaza que haya existido jamás para sus intereses. No hay día, mes o año que no le lluevan reproches, palos y críticas, con base o sin ella, bien desde la parte de la prensa que lava más blanco que Ariel, o bien desde esos perfiles sin nombre y apellidos que juegan a ser francotiradores y bufones de red social.

Los únicos legitimados para decirle al Cholo qué discurso tiene que tener, qué debe decir, qué debe gastar o qué debe exigir son los propios aficionados del Atleti

La relación entre Simeone y sus críticos, que ya son legión, es inversamente proporcional: cuanto más le atacan, mejor le va. Después del revolcón de Tallin, la campaña se va a recrudecer y las críticas van a ser aún mayores. Hay gente que lleva siete años esperando con la recortada al Cholo, a la vuelta de la esquina, y están ansiosos de poder dispararle con impunidad porque, hasta ahora, sigue sin caer. Irán con todo lo que tengan. Bulos, insidias, pamplinas, frases sacadas de contexto o hasta hojas de Excel para echarle en cara que está molestando a los dos de siempre. Ahora sólo falta que los atléticos, consuman o no consuman la ración diaria de demagogia, tengan claro que los únicos legitimados para decirle al Cholo qué discurso tiene que tener, qué debe decir, qué debe gastar o qué debe exigir son los propios aficionados del Atlético de Madrid. Muchos querían "un rival digno para un derbi decente". Ya lo tienen. Se llama Simeone. Y no se detiene a escuchar lo que otros opinan de él, ni se dedica a hablar para contentar oídos. El tipo trabaja, insiste y quiere más, porque su motor de vida, su ambición, es la gasolina de los atléticos.


Sobre esta noticia

Autor:
Criticic (2156 noticias)
Fuente:
ctxt.es
Visitas:
1629
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.