Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

Defección del presidente de Asamblea nacional de Burundi la víspera de elecciones

28/06/2015 19:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

El presidente de la Asamblea nacional burundesa, segunda personalidad del Estado, anunció este domingo que se refugió en Bélgica, desde donde denunció la presión electoral del presidente Pierre Nkurunziza, la víspera de las elecciones legislativas y comunales boicoteadas por la oposición.

En una entrevista con una cadena de televisión francesa, Pie Ntavyohanyuma, miembro del partido en el poder CNDD-FDD aunque notorio opositor a la candidatura de Nkurunziza a las presidenciales que tendrán lugar el 15 de julio, afirmó que "por el momento se ve obligado a permanecer en Bruselas".

Su defección tuvo lugar tras la del segundo vicepresidente del país, Gervais Rufyikiri, también opositor a un tercer mandato del presidente y refugiado en Bélgica, expotencia colonial en Burundi. Rufyiriki había explicado durante esta semana que huyó tras recibir amenazas de muerte.

Este domingo, Ntavyohanyuma reiteró que un tercer mandato sería "ilegal", pero consideró que aún no es tarde para que el jefe del Estado, ya elegido en 2005 y 2010, "renuncie". "La presión (del gobierno) en las elecciones no tiene sentido", afirmó.

El principal consejero de comunicaciones del presidente, Willy Nyamitwe, para quien esta nueva partida "no es una sorpresa", inmediatamente rechazó este llamado, que en su opinión no tiene ningún efecto.

En este contexto, casi 4, 8 millones de burundeses elegirán este lunes a sus diputados y a sus concejales municipales en medio de la peor crisis política de la última década en el país africano, donde en esta jornada murieron tres personas en una nueva noche de enfrentamientos.

Las autoridades decidieron mantener las elecciones a pesar de las protestas y la violencia desatada por la decisión de Nkurunziza, de aspirar a un nuevo mandato en las elecciones de julio.

Durante la noche, tres personas murieron en enfrentamientos en dos barrios de la periferia de la capital, Jabe y Kanyosha, epicentro de las protestas.

Dos de ellas eran civiles y una de ellas murió por disparos de la policía, según sus familiares. La tercera víctima era un soldado que murió accidentalmente por una granada de otro militar, indicó un portavoz del ejército.

- Elecciones en un marco represivo -

La comunidad internacional considera imposible celebrar unas elecciones creíbles en un país donde en las últimas semanas se han reprimido manifestaciones, a veces con disparos, y donde la prensa está completamente silenciada.

Los principales responsables de la intimidación son los Imbonerakure, las juventudes del partido en el poder, calificados de "milicia" por Naciones Unidas.

La ONU, la Unión Europea (UE), la Unión Africana (UA) y la Comunidad Africana Oriental (CAO), entre otras organizaciones, llamaron a suspender los comicios, denunciando sus condiciones nada creíbles.

Entre finales de abril y mediados de junio, la represión sistemática de la policía consiguió detener las manifestaciones casi diarias contra la nueva candidatura de Nkurunziza, que la oposición considera inconstitucional.

Pero la violencia volvió a estallar la semana pasada, con varios ataques con granadas contra civiles o policías, que dejaron cuatro muertos y unos cuarenta heridos.

Los observadores temen nuevos ataques de la parte de los militares sublevados ?que intentaron un golpe de Estado a mediados de mayo y luego se refugiaron? o de los opositores exiliados en países vecinos.

Menos de diez años después del final de la guerra civil que dejó 300.000 muertos entre 1993 y 2006, la crisis actual hace temer un conflicto a gran escala en un país marcado por las masacres entre hutus y tutsis.

Las elecciones del lunes enfrentarán al CNDD-FDD, presente en todo el país y muy bien organizado, con una oposición débil y marginada desde hace cinco años por su boicot a las elecciones generales de 2010.

Los principales partidos de la oposición han casi desaparecido en los últimos años, empezando por el Uprona, el principal partido tutsi, y el FNL de los rebeldes hutus, minados desde dentro por el poder.

Los electores deben elegir 100 diputados en 18 circunscripciones y otros tres de la etnia twa (pigmeos), muy minoritaria.

La Constitución obliga a que el parlamento tenga un 60% de hutus y un 40% de tutsis, por lo que podría añadirse algún diputado más por cooptación para respetar ese equilibrio.

El objetivo del CNDD-FDD del presidente Nkurunziza es obtener 2/3 de los escaños en el parlamento, una mayoría que le permitiría mantener el control de todas las instituciones del país.

Igual que en 2010, el CNDD-FDD espera aprovechar la ausencia de la oposición, que podría boicotear las elecciones, para imponerse.

Los observadores advierten además del riesgo de fraude porque la comisión electoral está formada sólo por personas cercanas al poder.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
3655
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.