Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Francisco Salas Suárez escriba una noticia?

BUGEO COLORADO

12/05/2009 02:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un mito amazónico que crea temor a la gente del rio

Nos cuenta el abuelo Gavitucán, (gavilán-tucán) que cierto día se organizó una fiesta en su aldea. Las mujeres recibieron a los animales cazados en la noche anterior por sus maridos. Puesto en la pasera se humeo y se doró pedazos de cerrillos, venado, puerco de monte, danta y cinco clase de micos: Maicero, churuco, marimba, cotudo y volador.

En un recipiente grande y hondo el payawuarú, bebida fuertemente embriagadora. Cuando se inicio la ceremonia de abundancia, los invitados empezaron a disfrutar de las bendiciones del monte.

Por eso él manguaré, el tambor ti-ti-ti de pecho de venado templado al sol del medio día; las flautas y las rondadoras alegraron las danzas primitivas.

Las hileras humanas compasaban sus voces cobrizas con fuertes pisadas que marcan las tonalidades ligeras y el ritmo que en todo su compendio se escuchaba fantásticamente melodioso e invitaba a danzar.

Sumidos en la pasión del festejo, nadie notaba que en la mitad de la maloca grande, un hombre de aspecto desconocido, se robaba la atención, por su agilidad y destreza para moverse al compás del tamboreo aldeano y del sonidillo penetrante de las flautas; su elegancia corporal y sus vestidos extraños de alerones, corbatines y zapatillas componían una presencia mágica que encantaba a todos; su sombrero fino y su risa limpia alejaban cualquier sospecha de entrometido peligroso.

El bugeo sumidos en la pasión del festejo, por su agilidad y destreza

Daba vuelta y vuelta, se agachaba y se estiraba por un lado y por el otro cual trompo de coco espinoso que gira en plena armonía; las mujeres jóvenes estaban fascinadas y mostraban lo maravillado de la noche como un regalo de abundancia.

El ambiente derrochaba gozo y el tiempo consumía los extintos minutos, por eso de un momento a otro el caballero jaranero se aleja desesperado del lugar y empieza a correr por las trochas serenada, las mujeres se van atrás, gritando e implorándole  a que no se aleje de la ceremonia; él corría en dirección al río mayor, ellas también. Por eso al llegar a la orilla él se lanza al cauce y ellas lo hacen también. Todos se sumergen.

Después de la calma, con el agua en cuello, las perseguidoras de sueños y enigmas se llenaron de sorpresas y miedo al ver a un bugeo que saltaba y saltaba alrededor de ellas, expeliendo un tufo engreído a payawuarú y pescado crudo en putrefacción.

El río se fue encrespando soberbiamente sin darle tiempo a la muchacha ebria, salir a tierra firme. Todos los aldeanos desde el barranco observaban la hazaña del hombre-bugeo, que una vez más falseaba.

El bugeo representa inteligencia, temor y respeto para nuestra cultura amazónica.

El bugeo representa inteligencia, temor y respeto para nuestra cultura amazónica.

 

¿Mito o realidad?


Sobre esta noticia

Autor:
Francisco Salas Suárez (2 noticias)
Visitas:
15419
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.