Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Adriana Pérez Hernández escriba una noticia?

El Budismo más que una religión estática, es un encuentro con el interior

09/02/2011 10:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Costa Rica cuenta con un gran índice de comunidad Budista, distribuidas en las escuelas de Budismo Tibetano, Zen y Nichiren, conoce estas escuelas y en que consiste la práctica del budismo

Cuenta la historia, que un príncipe de la India, llamado Shakyamuni, empezó a preocuparse por el sufrimiento de las demás personas, su inquietud era ayudarlas a sentirse mejor. Así, fue como Shakyamuni, conocido como Buda; empezó a descubrir lo que había en su interior, aprendió a meditar y dejó escritas sus enseñanzas para que las personas del mundo entero aprendieran su estilo de vida y formas de meditación, para eliminar el sufrimiento. Dichas escrituras, lograron extenderse alrededor del mundo, estableciendo comunidades budistas en todos los países.

En Costa Rica se practican tres tipos de budismo, cada uno cuenta con sus propios centros y comunidades debidamente definidas. La primera escuela budista se fundó en Costa Rica en el año 1974, y es la Casa Zen, la cual se localiza en Santo Domingo de Heredia. Al llegar a este centro, sobresale la naturaleza, sus hermosos bosques, que transportan a sus visitantes a un ambiente lleno de tranquilidad y un sentimiento de paz. La Casa Zen se dedica a la práctica del Budismo Zen, el cual pertenece al Gran Camino o “Mahayana”, y consiste en concentrarse en un solo punto de la vida, es decir, estar conscientes de cada momento de la vida diaria, a través de la meditación, y práctica de la respiración adecuada, las personas se centran en tiempos de un estado de no distracción, además de la lectura constante de libros acerca del budismo y meditación.

La Casa Zen ofrece servicios de estadía, para que cada persona llegue a meditar los fines de semana, charlas de estudio, servicios de cantos, seminarios y ceremonias. Tal y como lo comenta Nelly López, un voluntario de la administración del lugar, cada persona es bienvenida a visitar la Casa Zen, ya sea para hacer uso de la biblioteca del lugar, o simplemente para dedicarse un tiempo a sí mismos y practicar la meditación.

Tibetano en el Camino Del Diamante.

Otro de los tipos de Budismo practicados actualmente en Costa Rica, es el Budismo Tibetano, que fomenta la enseñanza y práctica del budismo Mahayanasegún el método tibetano. El centro de Dharma: Tierra del Buda Compasivo de los Mil Ojos, es el encargado de promover la cultura tibetana en Costa Rica, fue fundado en 1989, y contó con la presencia del Dalai Lama en el 2004, este centro fue el encargado de auspiciar su llegada y coordinar los encuentros y conferencias que realizó. El principal objetivo de este centro es impartir lecciones con maestros calificados, y promover la participación de budistas de todas las tradiciones.

Actualmente, cuentan con la visita de Khensur Rinpoche, quien es un destacado maestro de yoga y fundador de varios centros tibetanos, los miembros del centro se encuentran en una meditación con el maestro, en un momento de silencio y alejados del exterior, lo que dificultó la posibilidad de hablar con alguno de ellos.

Dentro del Budismo Tibetano, se encuentra el Camino Del Diamante, es una escuela que se encuentra en varios países, y llegó a Costa Rica tan solo hace un mes atrás, Eduardo Goode, encargado del grupo comenta: “Yo vengo de México, vengo a trabajar, yo estoy acá por un período de 7 meses. Yo contacté a la gente de El Salvador, y Guatemala, y les pregunté si había gente en Costa Rica que meditara, y me dijeron que de nuestra escuela no, pero hay dos personas que están interesadas, y pues nada los contacté, y al día de hoy ya somos seis, hay gente, bueno yo soy de México, una pareja y su hija que son de Alajuela, una chica de Venezuela y un tico de Escazú.Eduardo, practica el budismo desde hace once meses, después de abandonar el catolicismo empezó una búsqueda espiritual que lo llevó a la práctica del yoga y al Hinduismo (tradición religiosa de la India), pero no se sentía cómodo, algo no encajaba: “Dejé de creer en Dios, en Jesucristo. Estaba abierto a nuevas opciones; fue por un amigo, que de hecho fue mi maestro de yoga, me dijo que era budista, lo empecé a practicar, y cuando empecé a meditar y todo encajó, entendí que esté era mi camino y no hubo más dudas.

Luis, Ileana y Paola son una familia de Alajuela, practicantes del Budismo Camino del Diamante; a pesar de tener tan solo 9 años, Paola disfruta la práctica del Budismo, sobre todo la meditación. Su madre Ileana asegura: “Nosotros tenemos además tres hijos más, pero ella es la que decidió seguir esto con nosotros. No se obliga, es la más pequeña, pero ella por sí sola vine.” – “El miércoles tuvo una fiesta de las amigas, pero prefirió venir acá que ir a la fiesta, entonces son cosas que salen de ella, no es impuesto por nosotros. Meditamos, sí ella quiere meditar, lo hace, y sino pues sigue haciendo sus cosas.”

Los miembros de Camino Del Diamante, se reúnen dos veces por semana para meditar, su sesión dura aproximadamente 25 minutos, primero comentan sobre las enseñanzas del buda, leen un libro escrito por su Lama (Fundador de Camino Del Diamante) y terminan con un canto, al finalizar su sesión, entre todos los miembros se aclaran las dudas que tengan sobre el budismo. Quizá lo que muchos no practicantes del budismo se preguntan, es sobre el proceso y sentimiento de meditar, al cuestionarle a una practicante venezolana, así lo explicó: “Con la meditación, ciertamente vi que todo empezó a encajar, e igual con las prácticas es un goce, no sé, es algo que te entra y ¡ wow ! Es súper divino.” Además, asegura que el linaje de su budismo lo hace único y diferente; “El linaje de nosotros que es el “Karma Kagyu” es una raíz, que viene del Tíbet y llega a nosotros como un budismo que hace, aparte de seguir las enseñanzas del Buda, hace hacia los demás, nos brinda la oportunidad de que la persona, interactúe, la oportunidad de hacer el bien por los demás, de desarrollar la compasión y la sabiduría, eso es lo más importante.”

La vecina alajuelense Ileana, recuerda como antes de practicar el budismo, le daba pereza practicar su religión, ir a la iglesia, prefería quedarse viendo televisión antes de hacer cualquier otra cosa; “Esto me ha dado vida, me hace sentir mejor, quiero ser mejor. Es algo que puedo estar cansada, pero sé que tengo que ir a meditar, es algo que me llena, es como una medicina.”

La primera escuela budista se fundó en Costa Rica en el año 1974, y es la Casa Zen, la cual se localiza en Santo Domingo de Heredia

A pesar de que, el Camino Del Diamante tiene poco tiempo de estar en el país, Eduardo comenta que ya cuentan con varios planes, entre ellos está realizar un retiro, el próximo mes, a El Salvador, y para el próximo año, maestros de Guatemala y Venezuela tienen planeado visitar Costa Rica, para realizar retiros.

Además, su propósito primordial es promover la comunidad para que más gente se una; “Yo personalmente lo que quería hacer es poner la mayor cantidad de condiciones para que la gente se pueda acercar, hay un lugar, hay página en

Facebook, ya tenemos una página normal en internet, es establecer condiciones y que la gente se una.” afirmó Goode.

Proclamando la Paz.

El budismo es mucho más que sentarse a meditar, y tratar de buscar el Buda, que aseguran, todas las personas llevan dentro; y eso es lo que piensan los miembros de la organización Soka Gakkai Internacional (SGI), quienes llevan como lema la lucha en pos de la paz, cultura y educación a nivel mundial. La SGI cuenta con una sucursal en Costa Rica desde 1983, y llevan a cabo la práctica del Budismo

Nichiren, y tiene una diferencia clave con los demás budismos practicados en

Costa Rica; “Nosotros no necesitamos hacer meditación, no necesitamos alejarnos del mundo en que estamos para poder alcanzar la budeidad, sino que este budismo enseña que esa budeidad, esa fuerza vital, y sabiduría es evidente en cada persona, está dentro de cada persona.”, explica Coralia, encargada de la

SGI Costa Rica. Para ellos, es muy importante manifestar buenas acciones y actos misericordiosos, son capaces de resolver todo lo que parezca no tener solución en la vida cotidiana, esto es lo que se conoce como budeidad; “Es un estado en el que sientes misericordia por las personas, no lastima sino misericordia, puedes tener coraje, sabiduría y a pesar de que muchas dificultades vengan, tú puedes enfrentar esos problemas con mucha sabiduría sin afectarnos, sino que tienes esa sabiduría y coraje para enfrentarlos”, amplia Coralia.

La Soka Gakkai Costa Rica, cuenta con 200 personas como miembros, divididos entre las 7 provincias del país. Se realizan actividades semanales, tales como la meta por la paz mundial, reuniones de diálogo y estudio, algo que los caracteriza en toda reunión que hagan es la recitación de “Nam-Myo-Renge-Kyo”, que hace referencia a todas las leyes, todas las materias y todas las formas de vida existentes en el universo. “La repetimos constantemente, lo hacemos frente a un

“Gohonzon” que es un objeto de devoción, pero no es en forma de alavación a un ser exterior o espiritual, sino esta recitación permite que podamos sacar ese estado de budeidad.”

Actualmente, la Organización Sokka Gakkai se encuentra en una campaña, para anular las armas nucleares, su meta es recolectar 1 millón de firmas, para posteriormente enviar su petición a la Organización de las Naciones Unidas

(ONU), dicho proyecto inició en el 2009, hasta el momento falta más de la mitad de la cantidad requerida, según comenta Coralia, estuvieron realizando la recolección de firmas en las calles de San José, además de charlas en diferentes lugares; bastante gente accedió a participar, sin embargo, otros piensan que una recolección de firmas no tendrá ninguna validez, pero esto no impedirá que continúen con su campaña hasta cumplir con su objetivo.

En Costa Rica, el 2% de la población corresponde a budistas, esto según datos proporcionados a la comunidad tibetana. La mayoría de los costarricenses, o extranjeros radicados en el país, llegan a la práctica del budismo, tras una búsqueda espiritual, ocasionada por un vacío o descontento con su religión. Creen haber encontrado en el budismo una nueva forma de vida, que les brinda paz, tranquilidad y armonía.

En Costa Rica, el 2% de la población corresponde a budistas, esto según datos proporcionados a la comunidad tibetana


Sobre esta noticia

Autor:
Adriana Pérez Hernández (12 noticias)
Visitas:
9126
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.