Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Zeptem escriba una noticia?

Bridgestone en la F1: Más torpes que un serrano

05/08/2010 23:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Y que me perdonen lo serranos por usar el dicho en el que quedan mal parados. Los japoneses de la ruedera están demostrando que no saben muy bien lo que quieren, que están pensando ya en otra cosa o, simplemente, que son incapaces de llevar a cabo lo que han pensado para la F1. Me inclino por esto último.

image

Pero antes de entrar en el asunto de mi entrada, me gustaría recordar una cosilla a cierto comentarista de televisión. Dicho profesional se refirió a la ganancia de seis posiciones de Kobayashi en la primera vuelta de Hungría 2010, y restó importancia a dicha remontada por ser los pilotos adelantados los de los tres equipos nuevos. ¿Se acuerda, querido comentarista las posiciones que realmente ganó en pista Fernando Alonso en Mónaco 2010? Ni yo le dí demasiada importancia en su día a lo de Alonso ni se la doy hoy a la remontada de Kobayashi, pero tengamos un poco de uniformidad en el criterio que usamos. 

Hablando de japoneses ¿recuerdan quiénes fueron los vencedores morales del pasado GP de Canadá 2010, en el Guilles Villeneuve? Pues terminando la carrera canadiense, Hirohide Hamashima, director de desarrollo del departamento de competición de Bridgestone, sacaba pecho atribuyéndose buena parte del espectáculo vivido por haber elegido unos compuestos superblandos de rápida degradación. De ello ya hablé en una anterior entrada, pero desde Japón nos prometieron hacerle la vida más difícil a pilotos y escuderías aportando neumáticos de rápida degradación. 

Con tanta puñetera polémica, el asunto ha quedado medio olvidado por mí, hasta estos días. Hace pocas fechas, en el previo del GP de Hungría, leí que en el país magiar nos obsequiarían los nipones con compuestos medios y superblandos, y me pregunté si no serían de una vez estos compuestos parecidos a los que se usaron en el Guilles Villeneuve. Cierto es que uno tiene muchas cosas que hacer y, durante la carrera pasaron tantas cosas que no se le presta demasiada atención o recuerdo a determinadas cosas, pero cuando descubrimos todos la alocada estrategia de Mark Webber, el recuerdo de los neumáticos superblandos de Canadá llegó a mí. 

Recuerdo que en Canadá había pilotos que en siete vueltas tenían ya graves problemas de degradación, pero en Hungría nadie tuvo el menor problema hasta que el Safety Car apareció en la pista en la vuelta quince. Casi todos entraron a cambiar ruedas durante la estancia del Safety Car en la pista, excepto Barrichello, que salía con el compuesto medio, y Webber, piloto éste que alargó de forma increible su parada en boxes. Según pasaban las vueltas, mi admiración por lo que estaba haciendo Webber se iba transformando en incredulidad, pues el magnífico rendimiento que le estaba sacando a los neumáticos blandos era difícil de concebir. Llegó un momento en que la pregunta me rondaba ¿sería capaz Webber de hacer toda la carrera con superblandos si no existiese la obligación de usar los dos compuestos? 

El señor Webber se detuvo cuando le vino en gana, es decir, cuando la distancia que le separaba de Alonso era más que suficiente para asegurarse la primera posición una vez que realizase su cambio de neumáticos. Hasta aquí nada nuevo. Pero a mí no me cuadra que Bridgestone suministre neumáticos, ya no blandos, sino superblandos, y que un piloto aguante con ellos sin degradarse cuarenta y tres de las setenta vueltas de la carrera: eso no es un neumático superblando, sino un duro, de los que se han usado toda la vida en la F1, incluso más duro que éstos, porque la media de paradas en boxes, desde que yo recuerdo la F1, es de dos, y ahora terminan los monoplazas con una sola parada. Recuerden lo que hizo Fernando Alonso en Mónaco, aguantar toda la carrera con las misma gomas. ¿Qué nos están vendiendo en Bridgestone? 

Arriba he expuesto varias opciones, pero lo errático de sus resultados, apunta a que se están centrando ya en otros frentes, y se están manteniendo en modo "hibernación", esperando que termine la temporada 2010 de F1, y con ella, su periplo en dicha categoría. Después del anuncio de repetir lo de Canadá 2010 en las sucesivas carreras, se ha comprobado que han sido incapaces de obtener el mismo resultado con sus compuestos que en la carrera norteamericana, hecho que me hace reafirmarme en lo expuesto en la entrada a la que hago referencia más arriba, y es que tuvieron un error estrepitoso en la fabricación/elección del compuesto en Canadá. Error eso sí, que nos dio unos momentos espectaculares en el Belle Isle. 

De hecho, revisando mi texto, me doy cuenta de que lo que sucede con Bridgestone podría ser una mezcla concatenada de las tres opciones de mi primer párrafo, pues su asumida muerte metafórica en la F1, desencadena la falta de interés en el desarrollo de su propio material, dejando de lado la categoría y abandonando sus investigaciones para quedarse y ofrecer a los equipos solamente el material que ya poseen, brindando al público un via crucis divagante que solo puede terminar de la forma ya predefinida: en la cruz.

"No se debe juzgar a un hombre por sus cualidades, sino por el uso que hace de ellas"François de la Rochefoucauld

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Zeptem (399 noticias)
Fuente:
zeptem.com
Visitas:
5295
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.