Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Kanalla escriba una noticia?

LA BREVE HISTORIA DE UN AUTENTICO HIJO DE PUTA : Capitulo 8

29/12/2020 00:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Unos ungüentos o algo parecido durante ese mes y medio que estuve encerrado paliaron el brote y lo redujeron bastante. Y como ya sabían que no era una enfermedad contagiosa me dieron el alta. Vino a recogerme Pilar y lo único que recuerdo mientras íbamos de regreso a casa, es que en la radio del taxi estaban hablando de que el festival de Eurovisión había ganado una española, una tal Massiel. Corría el año 1968 . Tenia 10 años Pero mi cuerpo todavía no estaba muy bonito de ver. De ahí que al volver a casa, mis primos al principio estaban reacios a tocarme o se apartaban. En esos momentos me sentía un apestado. En unas semanas y con unas pastillas que me dieron, aquello desapareció como por arte de magia. Lo que no sabia es que a lo largo de la vida tendría recaídas. Pero de momento la cosa se calmo. No se cuanto tiempo estuve viviendo con mis tíos. Tampoco se, si fui al colegio en ese nuevo barrio. No me gustaba estudiar ni tampoco me gustaban los colegios. Por eso un día Azucena me llamo y me dijo que estudiara algo de estar sentado por aquello de mi pierna. Me sugirió que hiciera delineante, joyero y no se que oficios mas de esos de estar con el culo pegado a la silla. Y todo quedo en eso.

image

Puntualizo que respecto a la edades que voy publicando, pueden variar entre dos y tres años porque todo iba muy deprisa. Y por supuesto es muy difícil encajar a veces las piezas después de tanto años y siendo el protagonista directo. Opino

image
Más sobre

En una ocasión me mire al espejo al levantarme y vi algo debajo de mi nariz parecido al pelo. Y también debajo de mis axilas. Tenia 12 años y estaba comenzando a entrar en la adolescencia. Un día y después de mucho tiempo viendo siempre las diferencias de trato - o eso me parecía a mi - entre mis primos y yo, discutí con mi tía reprochándole que mi madre le enviaba mucho dinero para que me cuidara igual que a ellos. Ella se hecho a llorar cuando me contesto airadamente ¡ Pues vete con ella que es con quien tienes que estar !. Después el que lloro fui yo, lo recuerdo perfectamente. Mas adelante vinieron mas broncas y cada vez mas frecuentes. Como me sentía mayor y capaz de todo me puse a buscar trabajo con un amigo del barrio. El primero que tuvimos fue en las entradas del metro los Domingos. Nos pagaban no se cuanto por repartir gratuitamente una hoja a cada persona que entraba y salía, al grito de ¡ La quiniela deportiva de hoy ! continuamente. Que no era otra cosa que los resultados de los partidos. Luego encontré otro como ayudante de una tienda de señoras que vendían batas, fajas bragas etc. Me pasaba el día en la trastienda colocando y limpiando cajas y mas cajas. No dure mucho. Después de repartidor en una tienda donde hacían los mejores pestiños ( masa frita ) de Madrid. Mas tarde, de pinche en una zapatería que había en la Puerta del Sol que se llamaba los guerrilleros. Pero me pillaba lejos de casa y me marche. Eso si, lo poco o mucho que ganaba se lo entrega todo a mi tía. Intuyo que eso me hacia sentir bien. Por cierto, nunca pensé a esas edades, que me gustaría ser de mayor. No tenia ninguna referencia en especial. Lo que saliera

image

Y ahora llega lo mejor, un lechero que repartía su blanco liquido en aquellas botellas pequeñas y gorditas tirando de un carro, necesitaba un ayudante. Cuando le pregunte donde eran las entregas y me dijo el sitio me sentí super feliz : El barrio, la plazoleta en la que viví. Me encontré con algunos amigos, otros ya estaban trabajando, se notaba que ya nada era igual pero me sentía de nuevo en casa. Aunque no dure mucho, había que subir y bajar muchas escaleras y mi pata chula no respondía, me cansaba me agotaba. A veces me caía con botellas llenas o vacías y por supuesto no era plan. El día que fui a decirle que me marchaba me fije en un cartel que había en una casa de planta baja. Rezaba lo siguiente : Rafael Armenta ( Joyero ) y en ese momento me acorde de mi madre, me acorde de Azucena y aquellos consejos que me dio. Ni corto ni perezoso, llame a la puerta ...


Sobre esta noticia

Autor:
Kanalla (391 noticias)
Visitas:
282
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.