Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Economía escriba una noticia?

Los botes en el Tigris, una tabla de salvación en una zona iraquí sitiada por los yihadistas

23/09/2014 16:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Pequeños y maltrechos botes metálicos echaron amarras junto al río Tigris, donde embarcan pasajeros y productos para conducirlos fuera de una zona de Irak que los yihadistas han sitiado durante meses.

El permanente flujo de estas embarcaciones, pilotadas por iraquíes que desafían los bombardeos y los disparos de los francotiradores, ha tenido una papel fundamental en el aprovisionamiento de la zona de Jubur, en la ciudad de Duluiyá, a través del río, ayudando a mantener viva la resistencia contra los militantes.

Los botes en el embarcadero de la zona de Balad, al norte de Bagdad, están cargados con artículos que van desde tomates y gas para cocinar hasta hielo y los pasajeros suben a bordo cuidadosamente, tratando de no desequilibrarlos.

Pequeños motores fuera borda lanzan humo a través del río verde y marrón, mientras los botes llegan y parten y otros esperan a poca distancia, en una isla de grandes juncos.

Los habitantes de la zona de Jubur tomaron las armas junto con las fuerzas de seguridad para combatir contra los yihadistas del Estado Islámico (EI), que se apoderaron del territorio circundante después de lanzar una arrolladora ofensiva que conquistó gran parte de la región sunita árabe de Irak.

Los botes, que también transportan a personas que parten para recibir tratamiento médico, han sido "una tabla de salvación" sin la cual Duluiyá hubiera caído completamente, dijo Abed Mutlak Mohamed, un importante líder de la tribu de Jubur, que da su nombre al área.

Los hombres que ahora pasan sus días conduciendo los botes tienen diversas profesiones, como Nadhim Isa Obaid, quien era un empleado del ministerio de Educación cuando estalló el conflicto.

- "Muchos peligros" -

El precio del pasaje es bajo, sobre todo considerando los riesgos que deben afrontar las embarcaciones. Menos de un dólar por pasajero y apenas cuatro por los productos, dijo. "Hay muchos peligros", agregó Obaid.

Los botes están expuestos a los disparos de mortero en los lugares donde echan amarras, a ambas orillas del río, así como mientras lo atraviesan, y están amenazados por los francotiradores.

"Lo más importante es conducir a los pasajeros a salvo", señaló Arkan Abdulá, un policía que pilota otro bote. En un viaje, "yo llevaba a cinco pasajeros. Una andanada de mortero cayó a 20 metros de distancia", explicó. Ese disparo no causó víctimas, pero en otros casos no tuvieron tanta suerte. Mohamed recordó que un obús de mortero mató a un niño e hirió a cuatro personas la semana pasada.

Cuando los botes están cargados con bienes o pasajeros van río abajo desde el embarcadero, rodean la isla vecina y luego remontan la corriente y se dirigen a través del río hacia Duluiyá. Los hombres conocen bien la ruta, avanzan lentamente cerca de la ribera y en otras ocasiones aceleran para tratar de evitar a los francotiradores que vigilan el río.

Cuando llegan al lado de Duluiyá, hay numerosos lugares donde pueden anclar entre los juncos, dejando su carga y a los pasajeros.

Después, regresan al Tigris para otro recorrido de la zona sitiada por los militantes. "Si Dios lo quiere, la victoria será nuestra", afirma Abdulá.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Economía (12813 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
3688
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.