Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Delegadof escriba una noticia?

Bombas en Bamba

28/08/2018 16:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuento de Erangel Rivas Parra (surrealismo venezolano)

A la ciudad en Las Llamas y eso, tendría que rebuscarme el botín… un club, un vodka, comprar films baratos en el puesto de Manolo el polaco en Panamá, ¡Y al mayor! y al dejar la aerolínea en avión… Y todo aquel esfuerzo para comprar la primera bomba vendría bien. Entre otras cosas (que no mencionaré)

Culpaba al sistema también de ocasionarle adicción a las drogas, recalcaba muchísimo la parte moral del consumo en cada protesta, y cada vez que terminaba su sermón venía con el nuevo tópico, el mismo mantra de siempre, acerca de su forma de sacar del escaparate bombas en cada fiesta: el llenado, la artesanía del ensamblado, la combustión, el humo… Como todo shaolín se sabía que era diestro acerca de técnicas con bombas de bambú, y también lanzaba patadas que parecían de un autentico dragón sacado de viejas películas chinas, a cada patada propinada se le veían salir trizas por un tubo, subían lejos.

Y los trozos quemados con rabia por fuera cubrían la carne cruda en el fin de semana, cuando ya casi se respira aire fuera del trabajo, y después haría lo planificado: ir a Control C.A para comprar una granada, pero claro, eso seria después, después de financiar el monte, y las papas para la sopa… Pero Ramón Piraña jamás sostuvo un arma en sus manos… pero quería ver la Galería de retratos en Bamba Ciudad Comercial, ¿Desquitarme con otra bomba más?-Dijo-Y otra y otra? Eso, dejar la ciudad como quiero, en Las Llamas. ¡Que la funden de nuevo pero en Las Llamas! Suben lejos, si, como fuegos artificiales chinos, pero no más que el olor de la carne tostada en la parrilla…

Como todo shaolín se sabía que era diestro con bombas, a cada patada propinada se le veían salir llamas como yerbas medicinales al carbón. Ramón Piraña la veía tostada por fuera, ignoraba que dentro estaba ensangrentada, helada. A prenderle fuego rápido, ¡Algo bestial! En un viejo libro leyó que en Las Llamas quedaría más cerca, y que economizaría capital para invertir en La Bolsa de Wall Street, hacer viajes y volar de regreso al futuro en donde la carne ¡Poooooo!


Sobre esta noticia

Autor:
Delegadof (78 noticias)
Visitas:
2730
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.