Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Endora escriba una noticia?

De una boda sale otra boda: se casa Alberto II de Mónaco

23/06/2010 18:23 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Palacio Real de Mónaco anuncia oficialmente el próximo enlace del soberano con la nadadora sudafricana Charlene Wittstock

Al parecer se ha cumplido el viejo dicho de que "de una boda sale otra boda", y Victoria de Suecia ha dado envidia a Alberto II de Mónaco, que se ha decidido a pedir formalmente a la nadadora sudafricana Charlene Wittstock que se case con él. Aunque, claro, a sus 52 años ha ido a más de un enlace para haberle dado envidia antes, o quizás ha sido que, cual pobres, la realeza decide aprovechar los modelitos para la crisis... no, no lo creo, no sé por qué me da que a éstos la crisis no les afecta mucho.

Me voy a poner menos criticona y más romántica: el caso es que el eterno soltero de la realeza europea se ha decicido a dar el paso junto a Charlene, que tiene 32 años, o lo que es lo mismo, dos décadas menos que su prometido. Así que, aunque aún vayamos por los preparativos de la boda, los monegascos empiezan a respirar tranquilos al pensar que aún es posible que la Corona no recaiga en el excedido Andrea Casiragui.

Del novio lo sabemos prácticamente todo, porque la prensa le ha acompañado a él y su familia desde que se inventaron las primeras cámaras fotográficas. Los Grimaldi tienen fama de díscolos, liberales y polémicos, pero lo cierto es que desde inicios del s. XX han acaparado la atención de prensa y curiosos de todo el mundo porque aparte de todo lo anterior también son príncipes, mantienen una relación casi paternalista con sus súbditos (dada la particularidad geográfica y administrativa del principado) y son, con diferencia, la Familia Real más guapa del viejo continente. Por si su casino y su emplazamiento en una zona privilegiada del Mediterráneo no fueran suficiente, en 1956 desembarcó en él una actriz norteamericana llamada Grace Kelly para colocar definitivamente a Mónaco en el "Star system" internacional y mejorar todavía más los genes de los Grimaldi. Junto al príncipe Raniero III, Grace protagonizó la que es, indudablemente, la "boda del siglo XX". Fue en la Catedral de Mónaco, el mismo escenario dónde ahora va a casarse su hijo.

Ahora nos queda por saber el día y hora concretos de la ceremonia, y a ella la difícil tarea de suceder a la recordada y llorada Gracia de Mónaco

Desde aquel lejano 1956 Mónaco ha visto cinco bodas reales, dada la afición de las hermanas de Alberto II al casorío, pero sólo una de ellas fue religiosa y tuvo asistencia de miebros de la realeza. Fue en 1978, los novios entonces eran la princesa Carolina y su primer marido Philippe Junot. El matrimonio duró sólo dos años, aunque ahora no creo que pueda anularse por inmadurez de los contrayentes. Alberto II de Mónaco tiene 52 años, es el segundo hijo, y único varón, de los ya fallecidos príncipes Raniero III y Gracia de Mónaco. Nació en Mónaco el 14 de marzo de 1958. Aunque fue preparado desde su nacimiento para heredar el trono monegasco, Alberto destacó especialmente por su afición al deporte, inculcada por su madre. Alberto ha competido en cinco ocasiones en las Olimpiadas de invierno y es miembro permanente del COI (Comité Olímpico Internacional). Se ha visto desde su juventud constantemente agobiado para contraer matrimonio en medio de una ola de rumores. Se le han conocido varios romances, entre ellos con las modelos Claudia Schiffer y Tasha de Vasconcelos o las actrices Brooke Shields y la española Ana Obregón, ésta última se tuvo que contentar con un conde de segunda en vez de un príncipe. Ante su insistencia en no casarse, comenzaron los rumores sobre una presunta homosexualidad. Dichos rumores se acallaron en 2005, ese año al morir Raniero III, Alberto ascendió al trono bajo el nombre de Alberto II, fue entonces cuando reconoció que tenía dos hijos ilegítimos fruto de dos relaciones distintas. Les concedió el apellido Grimaldi pero carecen de títulos ni derechos sucesorios. De hecho, la mayor es una chica que ya había inspirado la película "Princesa por sorpresa", ya que todo EEUU sabía que era nieta de Grace Kelly.

Al año siguiente fue cuando saltó a los medios de comunicación el nombre de Charlene Wittstock como posible futura princesa de Mónaco, rubia y elegante como supredecesora parecía cumplir los cánones de Alberto, de quién se dice que busca un fiel reflejo de su madre. Charlene nació en la República Sudafricana hace 32 años, es nadadora profesional, con lo que comparte el amor por el deporte del príncipe. Se la ha visto en innumerables ocasiones junto a la familia Real desde 2006, pero fué el otro día en la boda de la princesa heredera Victoria de Suecia cuando llamó la atención el hecho de que acudiera como acompañante del soberano a un acto tan relevante. Ahora nos queda por saber el día y hora concretos de la ceremonia, y a ella la difícil tarea de suceder a la recordada y llorada Gracia de Mónaco. Han pasado 28 años de su muerte, pero en vez de hacer que los monegascos la olviden, lo único que ha hecho el tiempo ha sido convertirla en un mito. Hablando de mitos, cuentan que una jovencísima Diana de Gales allá por 1980 le pidió consejo a Grace sobre cómo ser aceptada por la gente y la prensa, quién sabe si dentro de poco veremos a Kate Middleton pidiendo consejos a Charlene Wittstock sobre cómo suceder a una leyenda.


Sobre esta noticia

Autor:
Endora (35 noticias)
Visitas:
15359
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.