Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Conecta escriba una noticia?

La biotecnología aplicada a la salud ofrece mejor calidad de vida a los pacientes

12/08/2015 20:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La medicina biológica ha revolucionado el tratamiento de enfermedades que hasta hace pocos años eran consideradas de mal pronóstico

. Con la evolución de la ciencia, los medicamentos biológicos se han convertido en una nueva alternativa de tratamiento para los pacientes, gracias a que ofrecen mejor calidad de vida a personas con enfermedades hematológicas, oncológicas, inmunológicas, reumatológicas, endocrinas, neurológicas, y dermatológicas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha clasificado los medicamentos en dos grupos: los fármacos convencionales y los productos bioterapéuticos. Los convencionales son fármacos pequeños y de estructuras químicas relativamente sencillas; mientras que los productos bioterapéuticos son proteínas que tienen mayor peso molecular y representan una parte integral y valiosa de la medicina moderna para el tratamiento y la prevención de enfermedades graves.

En la biotecnología, se emplean diversos procesos para producir proteínas recombinantes, que consisten en combinar genes de distintas fuentes: humanos, de animal o de bacterias, lo que ha abierto enormes posibilidades en el campo de la medicina.

Avances en la medicina

El Dr. Gilberto Castañeda, investigador titular en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional en México, señaló que: “La biotecnología nos permitió hacer medicamentos que antes no se podían fabricar. Los medicamentos convencionales son moléculas pequeñas de síntesis químicas que para las enfermedades crónico degenerativas como: diabetes, hepatitis, anemia, cáncer, artritis, no eran capaces de proporcionar una cura o por lo menos un control adecuado. Por esta razón, con la biotecnología se comenzaron a hacer medicamentos mucho más complejos, con moléculas mucho más grandes y efectivas para este tipo de enfermedades”.

“Recientemente aparecieron los anticuerpos monoclonales que han representado un avance importante en la medicina, debido a que algunos de estos son capaces de alcanzar importantes tasas de respuesta en ciertos tipos de cáncer. Tal es el caso del trastuzumab, que ofrece beneficios para un tipo específico de cáncer de mama conocido como HER2 positivo; el rituximab, el cual puede controlar ciertas enfermedades oncológicas de la sangre como algunos tipos de linfoma y leucemia, y otros que permiten  controlar la artritis de manera sorprendente”, comentó el Dr. Gilberto Castañeda

Debido a que la biotecnología consiste en la capacidad de modificar organismos vivos (por lo general microorganismos) a través de la tecnología para utilizarlos en beneficio de la humanidad, se trata de piezas únicas, imposibles de copiar. Mientras los químicos convencionales son sencillos de copiar por la estructura simple que poseen.

 

Porque hay que ser cautelosos con el uso de los biosimilares

Fabricar un medicamento biológico es un proceso sumamente complejo: si cambia en lo más mínimo algunos de sus pasos, el resultado final se altera. Por esta razón, no es posible crear copias exactas de medicamentos biológicos, sino que se habla de productos “biosimilares”.

Los anticuerpos biosimilares son copias que se realizan con base en el producto innovador; sin embargo, no se trata de copias exactas, por lo tanto, no tienen una efectividad ni un perfil de seguridad idénticos al original. Es por ello que el desarrollo y fabricación de los anticuerpos biosimilares deben estar sujetos a los mismos estrictos estándares regulatorios a los que fue sometido el producto innovador como: información sobre la calidad del producto, respuesta clínica y fármacovigilancia, así como otros lineamientos impartidos por la OMS y entidades regulatorias.

El reto es que los biosimilares sean lo suficientemente parecidos para que resulte equivalente al producto original. Cuando se habla de un genérico, es muy fácil saber si la efectividad del mismo será igual a la del innovador, lo único que hay que hacer es medir cuanto hay en sangre con un producto y con otro; mientras que para los biosimilares no se puede medir de la misma manera.

“Es importante que todos los actores del sistema de salud, autoridades sanitarias, médicos, farmacéuticos, enfermeras y pacientes estén conscientes de cuáles son los requisitos de calidad que se debe solicitar a este tipo de medicamento, de manera que se pueda garantizar la calidad de vida del paciente”, destacó Castañeda.

Por su parte, El Dr. Joaquín Inaty, hematólogo del Instituto Clínico La Florida agregó que es importante que se realicen charlas para concientizar a la sociedad. De tal manera que, el paciente pueda saber de su enfermedad, de qué se trata, y cómo se realizó el diagnóstico; al mismo tiempo conocer cuál es la terapia óptima para su condición,  cuál es la calidad de esos medicamentos, y de dónde proceden.

El Dr. Inaty finalizó destacando que los productos biotecnológicos que no son sometidos al mismo proceso de manufactura, nunca pueden ser idénticos, debido a que cada etapa confiere propiedades únicas que dan como resultado un producto biotecnológico original. Por esta razón, los resultados obtenidos con un producto biotecnológico sobre calidad, eficacia y seguridad no pueden ser extrapolados a un biosimilar, sino que deben ser comprobados a través de estudios clínicos apropiados, que permitan garantizar la calidad, seguridad y eficacia de la terapia.


Sobre esta noticia

Autor:
Conecta (16 noticias)
Visitas:
4609
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.