Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Medio Oriente escriba una noticia?

Binoculares, micrófonos y municiones: un día con los rebeldes de Libia

22/05/2011 00:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una reportera pasó un día con los rebeldes libios en la ciudad de Nalut, una de las poblaciones montañosas para la que los líderes de la oposición pidieron ayuda por los constantes bombardeos

BBC Mundo 20 May 2011 | 03:04 pm - Por BBC Mundo

Desde que a mediados de febrero las fuerzas rebeldes se levantaron contra el régimen de Muamar Gadafi, el norte del país se ha transformado en un corredor bélico, en el que opositores y fuerzas del gobierno se atacan y contraatacan de este a oeste, mientras la OTAN controla el espacio aéreo.

Esa es la visión macro del conflicto, una descripción muy general. Pero al acercar la lupa, se empiezan a ver detalles.

La ciudad de Nalut, en las montañas Nefusa, en el oeste de Libia, fue -en febrero- una de las primeras de ese área del país en liberarse de las fuerzas de Muamar Gadafi.

Desde entonces la población ha sido atacada en numerosas ocasiones por las tropas del líder libio. Precisamente, este viernes los líderes de los rebeldes pidieron ayuda internacional, pues se encuentran bajo constante bombardeo y sin agua.

La mayoría de sus 25.000 habitantes huyó a Túnez, a poco más de 60 kilómetros. Pero todavía permanecen allí unos pocos cientos de rebeldes, quienes se preparan para lanzar su propia ofensiva.

Lo que sigue es una descripción de un día en la vida de estos hombres.

Las primeras horas

A eso de las 10 de la mañana, un puñado de rebeldes conduce una camioneta por un sinuoso camino hacia una precaria edificación sobre el filo de una montaña.

Ali, uno de los rebeldes, asegura que este es el mejor puesto de observación en el valle para seguir los movimientos de las fuerzas favorables a Gadafi.

Los rebeldes descargan de la camioneta rifles de corto alcance, bananas y un par de binoculares Leica. Ali dice que pasar horas mirando a través de los binoculares da dolor de cabeza, pero "nuestros muchachos están acostumbrados".

Los hombres están siguiendo de cerca los movimientos de cuatro tanques y seis lanza cohetes emplazados en Gazaya, a unos 8 kilómetros de donde se encuentran. Hace semanas que ese poblado está en manos de las fuerzas de Gadafi.

"Ahora todos los vehículos están distribuidos en torno a las casas", dice Ali. "Cuando comiencen a moverse, ¡daremos el alerta!"

Ali dice que en los últimos tres meses han aprendido a leer los movimientos enemigos. También desarrollaron una suerte de código para comunicarse en forma segura utilizando walkie-talkies.

Otro rebelde, Mouhadin, realiza un control de rutina con su walkie-talkie, mezclando árabe, idioma bereber y nombres en clave. Antes de levantarse en armas contra Gadafi, Mouhadin era un jugador de fútbol semi profesional.

Cruza bromas con otros rebeldes, apostados cerca de allí, pero sabe que pronto se acabará la charla ligera: sus fuerzas se preparan para atacar el valle y liberar Gazaya.

Media tarde

Unas cinco horas más tarde, Radio Nalut Libre emite su segundo informativo del día. El presentador dice que las fuerzas de Gadafi han vuelto a bombardear Nalut y que la vida de los civiles está en riesgo.

Esta emisora de radio solía emitir la voz del régimen. De hecho, está al lado de donde funcionaba la policía política del gobierno de Gadafi. Los rebeldes intentaron incendiar el edificio en febrero, un día antes de liberar Nalut.

Más sobre

La estación volvió a emitir en abril, con su nuevo nombre.

El presentador, Ali Shalbak, tiene 20 años. Dice que la radio tiene ahora dos misiones: mantener actualizados a las fuerzas de la oposición que están en las montañas y llevar el mensaje de la revolución hacia las poblaciones que todavía están en manos del gobierno.

"Queremos que las ciudades que todavía no han sido liberadas tengan una idea de lo que pasa en la zona", dice Ali Shalbak. "La televisión y la radio pro-Gadafi está diciendo lo contrario. Por eso es importante que nuestros programas lleguen a las ciudades aún en manos del gobierno".

Ali espera que las emisiones de Radio Nalut Libre incentiven al pueblo de Gazaya a levantarse.

Ocaso

Ya de noche, Nagi Mohamed yace en la sala de emergencias del hospital de Nalut, con una bala en su abdomen.

"Un disparo, un disparo", dice el médico. "Le laceró el hígado".

Los doctores y las enfermeras están congregados en en la unidad de cirugía. El herido es uno de ellos y todos quieren ayudar. Nagi había trabajado aquí como técnico de laboratorio por diez años. Se unió a los rebeldes que marcharon hacia Gazaya.

Luego de tres horas en la sala de operaciones, Nagi es ingresado en la sala de cuidados intensivos, en el subsuelo del hospital. No está solo. Comparte habitación con dos soldados de Gadafi. Los rebeldes los trajeron unos días antes.

El médico explica que hará falta mudar a Mohamed cuando se despierte. Imagínese -dice- que su familia y sus compañeros rebeldes lo vienen a ver mañana y lo encuentran en la misma habitación que hombres del gobierno. "Se desataría una crisis", agrega.

Un rebelde armado hace guardia en la puerta, para asegurar que nadie ingrese en la sala de cuidados intensivos. El doctor dice que con eso alcanza, los pacientes no necesitan ser protegidos unos de otros. "Uno tiene un tiro en la pierna y no se puede mover. El segundo, un balazo en el pecho. Tampoco se puede mover. Así que aún si los tres se despiertan esta noche no habrá problemas, ¡porque ninguno se puede mover!".

Nagi se despierta a las ocho de la mañana. Dice que estaba con unos 100 rebeldes avanzando sobre el valle, hacia Gazaya. Algunos de sus amigos estaban preparando una trampa para los soldados de Gadafi, cuando sintió el impacto de una bala y perdió el conocimiento.

A su lado, el tío de Nagi limpia el sudor de su frente con una tela blanca. Los médicos creen que podrían darle el alta en pocos días.

Nagi dice que no puede esperar para volver al frente.

Fuente: El Nacional


Sobre esta noticia

Autor:
Medio Oriente (1298 noticias)
Visitas:
1393
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.