Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mauricio P escriba una noticia?

Tu bebé y los ruidos fuertes

11/05/2013 22:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los ruidos muy intensos pueden dañar al bebé, pero ciertos sonidos son necesarios para su desarrollo, su integración y su aprendizaje. La iniciación musical temprana favorece un crecimiento más pleno y armonioso en todas las áreas.

Nuestro entorno cotidiano está poblado de imageruidos que pueden causarnos múltiples sensaciones, entre el agrado y el desagrado, el placer y el displacer. El sonido, en sentido amplio, es una forma de expresión, un lenguaje que nos permite conectarnos con el mundo exterior y aun con nosotros mismos.

Según la Real Academia Española, ruido es un "sonido inarticulado y confuso, más o menos fuerte". El uso le ha agregado a este vocablo la connotación de algo desagradable y molesto. Vivimos inmersos en un mundo lleno de ruidos y sonidos que nos agradan o desagradan, pero son un medio para poder comunicarnos.

Desde bebés oímos ruidos. El más amado es aquel rítmico y cercano que nos calmaba con su proximidad: los latidos del corazón de mamá. Cada ruido y cada sonido forman parte de un código que no permite reconocer las cosas que nos rodean y que integran nuestro mundo. A medida que maduramos, este código se especializa y nos conduce a la expresión final, representada por el lenguaje hablado.

De manera que empezamos a descubrir ruidos desde el primer día de vida. Nuestra casa está llena de ellos: los aparatos eléctricos, las persianas cuando se suben o bajan... Sin embargo, estos ruidos que nos acompañan diariamente, para nosotros los adultos, no tienen la importancia y el peso que tienen para nuestros hijos pequeños, a quienes pueden producirles sorpresa o temor y aun angustia.

Ellos no saben de dónde provienen ni por qué se producen y no los pueden identificar. Por esta razón es que no debemos burlarnos de su desconocimiento y sí, en cambio, explicarles con claridad y paciencia, cuál es el objeto que los origina y por qué.

Todo esto es posible si se trata de un niño mayorcito, pero si tenemos un bebé, debemos tomarlo en brazos para infundirle seguridad y demostrarle amor. Si en esta situación le hacemos escuchar todos los ruidos familiares, éstos pasarán a integrar el conocido mundo de mamá y esta identificación será el primer paso en la comunicación y conexión con el mundo exterior.

Los ruidos familiares que se oyen en forma cotidiana, también serán una manera de estimulación para el crecimiento y el aprendizaje.

Ruidos callejeros y ruidos caseros

En la vía pública cada vez más, somos agredidos por diversos ruidos: la bocina de los autos, el chirriar de los frenos, las máquinas de los obreros trabajando. Estos son ruidos molestos y desagradables que perturban la comunicación e impiden la conexión con el otro, porque causan distracción.

En la calle, debemos vigilar con especial atención el comportamiento de los niños. Allí la voz suave se pierde y si se habla muy fuerte, ellos se asustan. Démosles la mano para que se sientan cuidados y protegidos y enseñémosles a ser cautelosos y responsables.

Si hay un recién nacido en la casa, debemos alejarlo de las fuentes de estímulos sonoros excesivos, que no sólo pueden dañar su oído sino también perjudicar su estado emocional.

También debemos tener en cuenta que el aislamiento total implica la pérdida del contacto con el mundo externo y que el ser humano necesita de ruidos y sonidos para aprender a relacionarse con sus semejantes y consigo mismo.

Aunque todo exceso es malo, los ruidos y sonidos habituales, en intensidad moderada, conforman un estímulo para el aprendizaje. Es importante prestar atención al estado auditivo de los niños, en especial de aquellos que tienen antecedentes familiares de sordera o de audición disminuida.

En síntesis, si bien debemos tratar de que el medio donde nos desenvolvemos no esté saturado de una dosis excesiva de ruido, se debe familiarizar al bebé y al niño mayor con los ruidos que son habituales y enseñarles que forman parte de nuestro mundo.

Fuente: Dra. Claudia Jacobzon – Médica pediatra del Hospital de Niños | SOY MAMÁ – Guía Práctica de Pediatría


Sobre esta noticia

Autor:
Mauricio P (665 noticias)
Fuente:
suhijo.com
Visitas:
6168
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.