Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Antonio Lerma Garay escriba una noticia?

La Batalla de Palos Prietos

23/06/2016 17:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Era el once de septiembre de 1866 cuando los franceses se encontraban en posesión de la garita de Palos Prietos, a menos de un par de kilómetros al norte de la ciudad, mientras que Ramón Corona y sus hombres se encontraban en Villa Unión. Ni los franceses ni los imperialistas mexicanos esperaban que los juaristas los atacaran. Sin embargo, amparados por la oscuridad de la noche, Ramón Corona y unos cuatro mil de sus hombres avanzaban desde el presidio hacia ese punto. Su misión era apoderarse de él. La guarnición de los franceses en el puerto se componía de unos dos mil soldados, quinientos de ellos hombres de Manuel Lozada. De todos ellos, unos ciento ochenta soldados al mando del capitán Delatask defendían la garita.

Hacia las dos y media de la mañana del día 12 unos setecientos hombres al mando del coronel Jorge Granados y otro de apellido Martínez se colocaron hacia el sur de Palos Prietos, cortando el paso de posibles refuerzos que llegaran desde el puerto. Y a las tres de la mañana comenzó el combate, los juaristas atacaron a los imperialistas por tres ángulos, norte, sur y oriente. Su superioridad numérica era amplia, pero los franceses se defendían con todo lo que podían. Luego de tres intentos, los hombres de Granados lograron penetrar a los terrenos de la garita y se apoderaron de un polvorín y de un cañón.

Sin embargo, Delatask arengó a sus hombres para que retomaran esta pieza, y en ese instante un grupo compuesto por un teniente de apellido Maire, al mando de cuarenta hombres, se abalanzó a punta de bayoneta contra los mexicanos que retiraban la pieza de artillería arrastrándola. Les dieron alcance e intentaron retomar dicha arma, pero de inmediato recibieron balas que les llegaban de todos los ángulos, lo que los obligó a abandonar la misión. Pero Maire no se rindió y minutos después de nueva cuenta fue por el cañón, esta vez con sólo veinticinco hombres, y de nuevo llegó hasta donde estaba. Entonces Delatask le envió refuerzos y esta vez sí pudieron recuperar la pieza. Mientras tanto el ejército francés en la ciudad se preparó para enviar refuerzos hasta Palos Prietos, al mando de un comandante de apellido Robiero, pero cuando salieron muy cerca ya los esperaban los soldados mexicanos. Mientras avanzaban hacia la garita los imperialistas eran atacados por los republicanos, y aquéllos no dejaban de responder el fuego. Ya eran las cuatro de la mañana cuando los refuerzos llegaron hasta donde se encontraban Delatask y sus hombres. Poco después salieron del puerto más refuerzos, el Batallón de Cazadores de África y el de caballería. Sólo así los franceses pudieron contener a los juaristas y hasta pudieron replegarlos.

A las diez de la mañana el combate había terminado aunque en la distancia aún se escuchaban balazos. Los imperialistas habían defendido la garita y los juaristas no habían podido posesionarse de ella. Delatask, Maire, Robiero, Granados, Martínez y todos ellos se comportaron como los más fieros guerreros; cada quien defendiendo su causa y los colores de su bandera.

No obstante, aún faltaba más. Esa misma mañana un número indeterminado de hombres pertenecientes al Batallón de Cazadores de África, montando sus finos caballos árabes, salió en persecución de los mexicanos que iban en retirada. En su carrera no se dieron cuenta que éstos les tendían una emboscada y sin remedio cayeron en ella. Muchos de esos cazadores y sus caballos cayeron víctimas de las balas de los hombres de Corona que les esperaban escondidos.

La Batalla de Palos Prietos del día 12 de septiembre de 1866 fue la más cruenta de las que tuvieron lugar en Sinaloa durante la Intervención Francesa. En cuanto a número de caídos ni siquiera la Batalla de Villa Unión tiene comparación. En la que se efectuó en las afueras de Mazatlán los franceses tuvieron 150 caídos, entre muertos y heridos; por su parte los imperialistas mexicanos reportaron 300 muertos, mientras que en las filas de Ramón Corona hubo 250. También, sólo en las filas de Granados cayeron tres caballos y una mula, además de los caballos árabes en mención.

Desde media mañana del día 12, en Palos Prietos y sus alrededores el campo era dantesco, aquello parecía el infierno. Los muertos sumaban más de seiscientos pero, peor aún, lo que hacía aún más espeluznante la escena fue que la gran mayoría de éstos estaban mutilados y destrozados ya que habían muerto a través de bayonetas, espadas y machetes.


Sobre esta noticia

Autor:
Antonio Lerma Garay (105 noticias)
Fuente:
antoniolermagaray.blogspot.mx
Visitas:
1519
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.