Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gustavo Lanza escriba una noticia?

¡Basta de historias!

31/01/2011 01:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El libro de Andrés Oppenheimer titulado igual que el encabezado de esta nota, debería ser lectura obligatoria para nuestros maestros hondureños

Es una lástima que Andrés Oppenheimer no haya venido a Honduras a investigar el tema de la educación en este pequeño y empobrecido país, porque los vericuetos que hubiera encontrado, le hubieran dado material para escribir un par de libros más.

Es claro que en algunos recovecos del país se encuentran algunos profesores que nacieron con el maravilloso don para enseñar, pero -lamentablemente -, la gran mayoría estudió para maestro, porque la pobreza de sus padres no le daba para más. Estudiaron por necesidad, no por amor a la pedagogía.

Estamos a punto de comenzar las clases, y la misma historia se repite: los dirigentes magisteriales y sus más fervientes seguidores, amenazan con no dar clases si no se cumplen sus demandas económicas.

Los maestros - dentro de su falta de cultura - no comprenden que al dar menos días de clases, más ayudan a empobrecer al país. Las justificaciones que brindan para tal desaguisado quizás dejen atónitos a algunos iletrados que las escuchan, y quizás ellos también se las creen, pues una mentira repetida reiteradamente logra con facilidad, hacer espacio en sus propias mentes.

Hablando de las 200 mejores universidades del mundo, Oppenheimer indica que solo una latinoamericana entra en el grupo, y es la UNAM de México que ocupa la posición 190. No tenemos idea de la posición que tendrían nuestras universidades hondureñas, pero sí tenemos una clara idea de lo que le pasaría a uno de nuestros egresados de las escuelas públicas, si lo matriculamos en una de estas grandes universidades del planeta.

Bill Gates asegura que su éxito empresarial viene de una buena preparación educativa. Cuando Oppenheimer le preguntó a Gates que se debe hacer para mejorar el nivel de vida de los pueblos, éste respondió: "ofrecer una educación de mejor calidad en las escuelas secundarias".

200 días de clase estipulan las normas hondureñas para todas las escuelas del país. 200 días que se reducen drásticamente debido a feriados, inasistencias y sobre todo por paros

Oppenheimer agrega: "apenas 27 por ciento de los jóvenes en edad universitaria en América Latina están en la universidad (...), comparado con el 69 por ciento en los países industrializados, según datos de la OCDE. ¿Por qué tan pocos llegan a la universidad? La respuesta es relativamente simple: por la mala calidad de la educación primaria y secundaria".

200 días de clase estipulan las normas hondureñas para todas las escuelas del país. 200 días que se reducen drásticamente debido a feriados, inasistencias y sobre todo por paros ordenados por la dirigencia magisterial. En Asía, los niños reciben un promedio de 60 días más de clases que los latinoamericanos y además, reciben clases adicionales fuera de las horas escolares. En promedio, un niño chino, estudia hasta 12, 13 y aún 14 horas diarias en comparación con los niños de un pueblo cercano a Tegucigalpa, llamado Sabanagrande, donde los niños que van en la mañana entran a las 8 y salen a las 12.30, mientras los que van en la tarde, entran a las 11 y salen antes de las 5 p.m.

Los ejemplos sobran, pero lo importante es que el sistema debe cambiar. Si Honduras quiere salir de este atolladero donde nos encontramos, es necesario cambiar el esquema y examinar a los profesores que necesitamos para forjar un nuevo país.

Los padres deben involucrarse más, no solo en la colaboración con sus hijos en los deberes escolares, sino en la vigilancia de aquellos que les imparten las clases. Si ellos están al tanto que el maestro no está impartiendo adecuadamente las clases, deben pedir la destitución de ese maestro. Los padres deben colaborar con el gobierno para que los días no trabajados por los profesores, puedan ser correctamente eliminados de las listas de pagos mensuales, y el gobierno debe mantenerse firme ante las amenazas y cumplir eso de no pagar los días no trabajados.

El gobierno debe examinar anualmente la eficiencia de los profesores, para eliminar del sistema educativo a aquellos que no sirvan, a aquellos que estudiaron para maestros por necesidad, y que debido a esto, nunca llenarán las expectativas de desarrollo que espera el país.


Sobre esta noticia

Autor:
Gustavo Lanza (18 noticias)
Visitas:
5169
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.