Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-internacional escriba una noticia?

Al Bashir asume su responsabilidad en el conflicto de Darfur

21/04/2011 07:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El presidente de Sudán, Omar al Bashir, ha asumido toda la responsabilidad en el conflicto de Darfur. Al Bashir, en busca y captura por orden del Tribunal Penal Internacional (TPI), acusa a este órgano judicial de la ONU de ser un instrumento político, emplear "dobles estándares" y llevar a cabo una "campaña de mentiras".

"Por supuesto, soy el presidente y soy el responsable de todo lo que pase en el país", ha dicho en una entrevista exclusiva al rotativo británico 'The Guardian'. "Pero lo que ocurrió en Darfur --matiza--, ante todo, fue un conflicto tradicional que sucede desde los tiempos coloniales".

"Como Gobierno combatimos a quienes se levantaron en armas contra el Estado, pero además algunos de los insurgentes atacaron a algunas tribus (...) así que tuvimos bajas humanas", relata el dignatario. Éste asegura que los balances de muertos "están siendo exagerados". "El Gobierno tiene el deber de combatir a los insurgentes, pero no combatimos a la población de Darfur", subraya.

Naciones Unidas cree que en 2003 y 2004 murieron más de 300.000 personas y cerca de 2, 7 millones huyeron por los combates entre las fuerzas sudanesas --apoyados por los milicianos janjaweed-- y los rebeldes separatistas. Los datos del Ejecutivo sudanés rebajan estas cifras a 10.000 y 70.000, respectivamente.

En marzo de 2009, Al Bashir se convirtió en el primer jefe de Estado en ser perseguido por el TPI, que pretende juzgarle por presuntos crímenes de guerra y de lesa humanidad cometidos en Darfur. Esta región del oeste del país es casi tan extensa como España.

POLÍTICA DE VENGANZA

En su opinión, Reino Unido y otros países occidentales están impulsando una política de venganza en su contra. El objetivo sería forzar un cambio de régimen, al igual que en la vecina Libia.

El mandatario, en el poder desde 1989, niega todos los cargos que pesan sobre él y no accede a rendir cuentas ante la justicia, puesto que entiende que todas las causas en su contra son de naturaleza política.

Más sobre

Asimismo, recuerda que su país no ha firmado el tratado del TPI, con lo que no se le puede exigir que acate sus preceptos, tal y como sucede con Estados Unidos, China y Rusia.

"Es una cuestión de política y de dobles estándares", sentencia Al Bashir, que menciona los crímenes cometidos en los territorios palestinos, Irak y Afganistán, y apunta que sus responsables no rinden cuentas al TPI. Concretamente estima que, del mismo modo en que se le investiga a él, este tribunal podría interrogar a soldados estadounidenses en Irak y Afganistán. "Esto no es justicia, sino un asunto político", remacha.

El presidente va más allá al referirse al comportamiento del fiscal jefe del TPI, Luis Moreno Ocampo, como el de "un activista político". "Ahora está trabajando en una gran campaña para añadir más mentiras", agrega.

En particular, desmiente que disponga de 9.000 millones de dólares (más de 6.000 millones de euros) en bancos británicos. En este sentido recuerda que tanto las entidades financieras como el ministro de Finanzas británicos desmintieron dicho extremo.

En respuesta a estas declaraciones, Louise Arbour, fiscal de crímenes de guerra del TPI, opina que "los crímenes cometidos contra millones de civiles no pueden ser sencillamente minusvalorados". "Si Al Bashir quiere mantener que no fue responsable de las atrocidades, debe ir a La Haya --sede del tribunal-- y explicar su caso ahí", ha considerado Arbour.

MOTIVOS DUDOSOS EN LIBIA

En lo referente al conflicto libio, Al Bashir señaló que Estados Unidos, Reino Unido y Francia tienen motivos dudosos para intervenir militarmente en el país, unas acciones que podrían desestabilizar a Sudán y a toda la región. A su entender, el objetivo de Occidente, tanto en Libia como en Sudán, es conseguir un cambio de régimen. Sin embargo, en cuanto a los países europeos, asegura haber percibido "algún cambio positivo" en su postura hacia Sudán.

"Los recursos de Libia, como el petróleo, le hacen importante para otros países como Francia, Reino Unido y Europa en general", ha apostillado para argumentar que estos gobiernos buscan un Ejecutivo aliado, si no leal.

Por otro lado, aseguró que su país no acogerá al mandatario libio, Muamar Gadafi, si finalmente abandona el poder, puesto que "crearía un problema con la población libia".

Al Bashir no teme que las revueltas árabes se extiendan a su país porque las manifestaciones convocadas no han contado con un amplio apoyo popular y recuerda que ya hay en marcha un proceso de reformas.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-internacional (92541 noticias)
Visitas:
2645
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.