Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Cómo los bancos centrales y los confinamientos están empeorando la crisis

21/05/2020 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLo que tipifica el fenómeno del ciclo boom-bust es que es recurrente. ¿Cuál es la razón de esto?

Las políticas monetarias sueltas establecen la plataforma para diversas actividades que no surgirían sin la postura monetaria fácil. Lo que hace la política monetaria relajada aquí es diseñar la transferencia de los ahorros reales de las actividades generadoras de riqueza a las actividades estimuladas artificialmente, que podemos etiquetar como actividades de burbuja.

Con el tiempo, estas políticas monetarias laxas comienzan a manifestarse como aumentos en la inflación de los precios (precios al consumidor, precios al productor y/o precios de los activos) y varias formas de distorsiones que los economistas llaman sobrecalentamiento.

Para contrarrestar estos efectos secundarios, el banco central podría revertir su anterior postura poco firme, como ocurrió en 2018 cuando la Reserva Federal permitió que los tipos de interés subieran ligeramente y redujera ligeramente su balance. Esto comienza a socavar esas actividades de burbuja y el proceso de expansión se invierte: se pone en marcha una quiebra económica. Nótese que una quiebra económica es una gran noticia para varias actividades generadoras de riqueza, porque ahora se desvía menos riqueza real de ellas a las actividades de las burbujas.

En el contexto de este ciclo determinado por el banco central, hay varias perturbaciones económicas. Estos shocks no son la causa del ciclo pero pueden, y lo hacen, amplificar sus efectos.

En este sentido, es probable que los confinamientos para contrarrestar el coronavirus magnifiquen la gravedad de la crisis económica que se ha venido gestando en los últimos años.

Cómo los confinamientos están empeorando las cosas

Al paralizar la producción de bienes, los bloqueos socavan el proceso de generación de riqueza real, que es impulsado por el ahorro real.

Mientras la entrada de bienes de consumo supere la salida de estos bienes, en igualdad de condiciones, se producirá un crecimiento económico, ya que la reserva de ahorros reales sigue creciendo.

En este escenario, todavía vamos a tener ciclos de auge y declive debido a las políticas monetarias de los bancos centrales. Estos ciclos oscilan en torno a la tendencia ascendente del crecimiento económico.

Sin embargo, una vez que la salida de bienes de consumo comienza a superar la entrada de estos bienes, la reserva de ahorros reales comienza a disminuir y la tasa de crecimiento subyacente de la economía sigue su ejemplo.

Los bloqueos generan una situación en la que la afluencia de bienes de consumo se detiene, porque la producción de estos bienes se ha detenido, mientras que el consumo de estos bienes continúa. Esto reduce la reserva de ahorros reales.

Como resultado, será más difícil reiniciar la economía después de que se eliminen los confinamientos. Cuanto mayor sea la duración de los confinamientos, más difícil será poner en marcha la economía.

Además, la reducción del mantenimiento de diversas herramientas y maquinaria durante los confinamientos va a socavar la capacidad de la infraestructura para volver a arrancar.

Lo que agrava aún más el daño infligido por los confinamientos es el bombeo monetario masivo del banco central para evitar la quiebra de varias empresas. ¿Deberían el gobierno y el banco central proporcionar apoyo a varias compañías?

Cómo el mercado libre manejaría el virus de la coronación

En una verdadera economía de libre mercado con una total separación de la economía y el estado, cada empresa está por su cuenta. Cada empresa tendría que averiguar cómo sobrevivir a los daños causados por el coronavirus.

En un entorno de libre mercado, lo más probable es que varias empresas tengan ahorros para los «tiempos difíciles» o que tengan un seguro para las grandes conmociones.

Además, el entorno del libre mercado siempre está sujeto a diversas conmociones, ya sea positivas o negativas. Por ejemplo, es probable que varias ideas nuevas, una vez puestas en práctica e introducidas como nuevos productos, conmocionen a varias empresas que fueron demasiado lentas para adaptarse a los cambios.

La introducción de la electricidad fue un shock para los fabricantes de velas y luces de gas. Para sobrevivir, tuvieron que adaptarse al nuevo entorno.

Asimismo, el shock del coronavirus ha alterado el entorno en el que operaban la mayoría de las empresas. En un mercado libre, los negocios tendrían que ajustarse a la nueva configuración.

Más sobre

Por ejemplo, tendrían que establecer cómo coexistir con el virus. Surgieron varias empresas para contrarrestar los efectos dañinos del virus en los individuos. Es muy poco probable que las empresas practiquen la pasividad introduciendo confinamientos. Por el contrario, se enfrentarían al nuevo entorno e intentarían sacarle el máximo provecho, de hecho, lo necesitarían para sobrevivir.

En una economía de mercado no libre, que se ve obstaculizada por la interferencia del gobierno y el banco central, no se permite a las empresas contrarrestar eficazmente los efectos secundarios del coronavirus. Los confinamientos para contrarrestar el virus están de hecho paralizando a las empresas, impidiendo la generación de una forma efectiva de contrarrestar los efectos secundarios del virus.

Los rescates monetarios y fiscales no ayudarán

La mayoría de los comentaristas y la mayoría de la gente simpatizan con la idea de que el gobierno y el banco central deben apoyar a las empresas para mantenerlas con vida.

Pero ni el gobierno ni el banco central son verdaderas entidades generadoras de riqueza.

Por consiguiente, no tienen una riqueza real en su posesión y por lo tanto no están en condiciones de proporcionar ninguna ayuda. Todo lo que pueden hacer es tomar de un individuo y dárselo a otro.

¿Con qué criterio va a decidir el gobierno cuánto tomar de A para dárselo a B?

Siempre que los gobiernos piden prestado los recursos que no tienen, de hecho privan de ellos a algunas empresas generadoras de riqueza.

Asimismo, cuando el banco central emprende un agresivo bombeo monetario para reducir las dificultades de liquidez de diversas empresas, pone en marcha la transferencia de los ahorros reales de los generadores de riqueza a los titulares del dinero recién inyectado.

Esto socava el proceso de generación de riqueza real y, por consiguiente, debilita los cimientos de la economía.

La intervención impide la adaptación de las empresas al nuevo entorno

Además, la interferencia del Estado y del banco central impide que las empresas se adapten al nuevo entorno causado por el coronavirus.

Así pues, aunque los gobiernos y los bancos centrales intervienen con la afirmación de que sus políticas ayudarán a la economía, en realidad su intervención hará exactamente lo contrario.

Estas políticas apoyan diversas actividades que no pueden sobrevivir en el nuevo entorno. Al mantenerlas vivas, las autoridades centrales están generando un amortiguador de ineficiencia, que drena los generadores de riqueza y socava el bienestar de los individuos.

Mediante decretos y bombeo monetario las autoridades centrales están de hecho transfiriendo por la fuerza la riqueza real a actividades improductivas, lo que constituye una violación de los derechos de propiedad individual.

Lo que tenemos aquí es el debilitamiento de la capacidad del sector privado para hacer frente a la dinámica del nuevo entorno.

¿Qué significa todo esto para la economía estadounidense y otras economías?

Es poco probable que los gobiernos reduzcan su interferencia. Por el contrario, si surge una nueva ola de infecciones de virus, podemos estar seguros de que experimentaremos una mayor cantidad de bombeo monetario y más confinamientos.

Es probable que la reserva de ahorros reales se vea aún más dañada, lo que a su vez podría conducir a una recesión económica prolongada.

Si bien es probable que el bombeo monetario masivo resulte en un aumento de la inflación de los precios hacia finales de 2021, también sugerimos que en algún momento, como resultado de la reticencia de los bancos a seguir impulsando los préstamos «de la nada», podríamos experimentar una fuerte caída en el crecimiento de la oferta monetaria. Esto podría, de hecho, llevar a la deflación de los precios.

Mientras la reserva de ahorros reales crezca, es probable que el bombeo monetario del banco central sea alcista para los mercados de valores.

Pero una vez que quede claro que el proceso de generación de riqueza real está en problemas, es probable que los mercados bursátiles entren en una fase de bajo rendimiento prolongado, y cualquier intento de las autoridades de aumentar aún más el bombeo monetario probablemente empeorará mucho las cosas.

Por lo tanto, la única solución razonable es que las autoridades no hagan nada y lo antes posible.

En lugar de que el gobierno nos presente el consejo de «Quédense en casa», deberíamos presentarles el consejo de «No hagan nada».

Esto permitiría a las empresas reactivar el proceso de generación de riqueza real que fortalecerá la reserva de ahorros reales.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2333 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
2064
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.