Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Versus escriba una noticia?

Un millón de autos eléctricos en Holanda para 2024

20/07/2009 03:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Amsterdam, Holanda.- ¿Imagina tener frente a su puerta un vehículo automático, pequeño para moverse con facilidad en las ciudades, pero con toda la estabilidad y potencia para salir a carretera, equipado con aire acondicionado, GPS, radio y reproductor de CD's?

El primer automóvil eléctrico hecho en Holanda: QUICC!

Suena bien. ¿Si además es silencioso y no contamina? Interesante. ¿Adicionalmente resulta más barato recargarlo que llenar el tanque de gasolina o diesel, y el costo de mantenimiento también es menor? Diría: "Mejor, imposible". Estas son las características del primer automóvil eléctrico hecho en Holanda: QUICC!

Para escribir este artículo visité las instalaciones de la única empresa neerlandesa que los producirá, por lo menos en el corto plazo: DuraCar. Bajo la premisa de que "si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo" (Albert Einstein), siete personas han reunido sus conocimientos e ideas innovadoras para sacar al mercado un auto respetuoso del medio ambiente, que ofrezca seguridad, velocidad y autonomía.

Entre John Lodge, Harry Vrancken, Cor Knabben y Johann Tomforde reúnen 125 años de experiencia en el sector automotriz tanto en diseño como en producción y control de calidad. Por su lado, Wim Steenbakkers, Guido Boosten y Ronald van der Vight se encargan de la administración, mercadotecnia y finanzas de la empresa. Pero no trabajan solos. Cuentan con accionistas tan importantes como Econcern, Oakinvest y MT.

El primer modelo que lanzarán al mercado se llama QUICC! DiVa. En la Feria Mundial del Automóvil de París, celebrada en octubre de 2008 presentaron, con éxito, uno de los cinco prototipos que ya circulan por las calles y carreteras holandesas. De acuerdo con sus planes, a fines de este año producirán los primeros 325 que se colocarán en el mercado, y a mediados de 2010 empezarán la fabricación masiva (10 mil por año), que se pondrán a la venta en los 10 o 12 distribuidores que planean tener en la Unión Europea. A través de ellos garantizarán a sus clientes el servicio postventa, mantenimiento y refacciones.

Hasta ahora, además de solucionar los temas más importantes: diseño ergonómico, ingeniería y elección de la batería óptima, han realizado pruebas piloto con diferentes clientes potenciales. La idea del equipo atrás de QUICC! es enfocarse al mercado empresarial (B2B). En palabras de Guido Boosten, antes de llegar al público en general buscarán atender a las empresas de reparto, como las mensajerías, con la camionetita de distribución QUICC! DiVa que puede cargar 600 kilogramos en sus 2.3 metros cúbicos de espacio de almacenaje. En ese tipo de compañías por lo general los vehículos se utilizan sólo durante las horas hábiles, por lo que de noche pueden recargar completamente sus baterías. En este renglón han optado por las de Li-ion combinadas con unas que utilizan sistemas bipolares de plomo, una nueva tecnología. Depende de la batería seleccionada y del tipo de cargador que se utilice, este proceso puede durar entre treinta minutos y ocho horas.

Más sobre

Su planta de producción será muy versátil, lo que les permitirá ajustarse con facilidad a los requerimientos del mercado. Por establecer comparaciones les diré que contarán con apenas 20 estaciones de trabajo (en las armadoras de autos normales hay unas 260) y sólo requerirán seis mil partes (contra las aproximadamente 23 mil que componen los coches que usamos actualmente).

No crea que los autos son lentos o inestables. Todo lo contrario. Cuando me subí a uno de los prototipos, aceleramos sin problema hasta llegar a la velocidad máxima (limitada por el fabricante): 120 kilómetros por hora. Esta es una de las características que le permiten circular incluso en carreteras. La carrocería es de plástico reciclado, lo que lo convierte en un coche casi completamente ecológico. ¿Qué pasa si chocamos contra un automóvil normal?, pregunté. La respuesta no se dejó esperar: "QUICC! ofrece la misma seguridad al pasajero que un auto convencional; debemos dejar atrás el paradigma de que si es de plástico es frágil". Por otro lado, ¿sabe lo que cuesta cargarlo para que pueda circular 100 kilómetros? Sólo el equivalente a 38 pesos (2 euros)... y no genera CO2.

Me gustó cómo se maneja y lo estable que se siente. Me explicaron que esto último se debe a que las baterías, que es lo más pesado del vehículo, se encuentran centradas en el chasis, lo que permite una conducción muy segura.

QUICC!, cuyas siglas significan auto de calidad, utilitario, innovador y limpio (Quality Utility Innovative Clean Car) acaba de ganar el primer lugar en la votación sobre el Auto del Futuro que organizó la asociación ZERAuto, dejando en segundo y tercer lugar, respectivamente, al Chevrolet Volt y al Th!nk City, producido en Noruega.

Hablando del precio de QUICC! DiVa, la primera remesa de 325 autos se ofrecerá entre 30 y 35 mil euros (575 y 670 mil pesos). Cuando se inicie la producción masiva podrá reducirse a unos 22 mil euros (425 mil pesos).

Si le interesa mayor información sobre este auto eléctrico holandés, puede visitar su web: www.quicc.eu


Sobre esta noticia

Autor:
Versus (15 noticias)
Visitas:
11140
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.