Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-internacional escriba una noticia?

La Autoridad Palestina se retira de las conversaciones indirectas con Israel

11/03/2010 18:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image El presidente palestino, Mahmud Abbas, se niega a participar en las conversaciones indirectas con Israel propuestas con Estados Unidos después de que el Gobierno israelí haya anunciado sus planes de construir 1.600 nuevas viviendas en Jerusalén Este.

Por su parte, el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, que se encuentra de visita en la región, se ha visto sorprendido por el anuncio israelí pero insistió en la necesidad de que se retomen las conversaciones.

El rechazo palestino a las conversaciones indirectas llega precedido de una serie de reacciones internacionales de condena contra Israel, entre las que se cuentan las de Estados Unidos y la Unión Europea.

La consecuencia sobre el terreno de estas críticas generalizadas llegó de boca de la Liga Árabe y de su secretario general, Amr Mussa, que afirmó que el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, le había transmitido su salida de los contactos mediados por Washington. El líder palestino entiende que no pueden "negociar en las actuales circunstancias", afirmó Mussa desde El Cairo.

El pasado día 3 la Liga Árabe dio un respaldo crucial a estos contactos y les otorgó un plazo de cuatro meses para que funcionen, aunque el último anuncio israelí ha dejado en suspenso también el apoyo regional a la intermediación norteamericana.

Un asesor de Abbas, Nabil Abu Rudeina, pidió la retirada inmediata del proyecto de nuevas construcciones en Jerusalén Este y reclamó que cuando llegue a Israel el enviado especial estadounidense, George Mitchell, --la próxima semana-- presione al Gobierno de Benjamin Netanyahu para "dar una oportunidad" a las conversaciones, que tienen como objetivo reanudar los estancados contactos directos destinados a lograr un acuerdo de paz.

Abbas reclama una congelación completa de las obras en los asentamientos hebreos de Cisjordania y Jerusalén Este, hipotética capital de un posible Estado palestino. Los palestinos ponen este cese de las actividades como condición para reanudar el diálogo de paz, algo que desde el Ejecutivo israelí contemplan con matices.

Así, aunque en noviembre del año pasado Israel anunció una moratoria de diez meses para nuevas construcciones en Cisjordania, esta medida no incluye Jerusalén Este, ya que como apuntó a Israel Radio el secretario de gabinete israelí, Zvi Hauser, "Jerusalén es la capital de Israel y la construcción se desarrollará como en cualquier otra ciudad". "Jerusalén es una gran ciudad (...) que tiene que crecer", afirmó, sin confirmar ni desmentir la información aparecida en el periódico 'Haaretz' y que anticipa la planificación de otras 50.000 viviendas en la localidad.

Alrededor de 200.000 judíos ya viven en asentamientos en Jerusalén Este y en zonas aledañas, mientras que otros 300.000 habitan en suelo cisjordano.

La oficina de Netanyahu esgrimió en un comunicado el argumento ya aludido en los últimos días por la parte hebrea, que se agarra al tiempo que ha de transcurrir para que cualquier proyecto sobre Jerusalén Este se lleve a la práctica. En este sentido, el plan que contempla 1.600 nuevas casas tardaría más de un año en aprobarse y varios más en llevarse a la práctica.

VISITA ACCIDENTADA

El anuncio de Israel ha coincidido con la visita de Biden a Oriente Próximo, lo que en un momento se vio como un desafío a Washington. Sin embargo, con el paso de los días incluso el Gobierno hebreo ha reconocido la "desafortunada" elección del momento en que se realizó el anuncio, como incidieron este jueves de nuevo las autoridades locales en un comunicado.

Las repercusiones diplomáticas de la noticia han hecho a Netanyahu asumir en primera persona cualquier decisión sobre el futuro de los asentamientos, con el objetivo de evitar "percances". Resta protagonismo de esta forma al Ministerio del Interior, en manos del ultraortodoxo partido Shas.

Biden insistió en que el último desencuentro entre israelíes y palestinos no debe poner en riesgo las conversaciones de paz, que deberían "seguir adelante de buena fe", apuntó. "No podemos retrasarnos porque cuando se aplaza el progreso los extremistas se aprovechan de nuestras diferencias", advirtió en una conferencia ante la Universidad de Tel Aviv.

PETICIÓN A WASHINGTON

El jefe negociador palestino, Saeb Erekat, lanzó un llamamiento al Gobierno de Estados Unidos para que ejerza su presión sobre Israel en su condición de aliado estratégico. "Queremos oír de (el enviado especial George) Mitchell que Israel ha cancelado la decisión de construir casas antes de que comiencen las negociaciones", afirmó Erekat, en declaraciones recogidas por la agencia Maan.

Sin embargo, el vicepresidente estadounidense siguió sin dar muestra de esta contundencia que le exige la Autoridad Palestina a su administración. Biden incluso destacó como positivo el "significativo" compromiso de Netanyahu de que cualquier nueva construcción se retrasaría todavía varios años.

Biden, el máximo representante de la actual administración norteamericana que visita Israel, afirmó que con las construcciones paralizadas de momento las partes implicadas en las conversaciones deberían tener tiempo "para resolver este y otros asuntos".


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-internacional (92541 noticias)
Visitas:
3186
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.