Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bet Asaver escriba una noticia?

Baja autoestima social y riqueza

07/02/2011 09:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La autoestima se vincula al individuo de manera directa, pero igual que hay momentos en que la sociedad se une por deseos de cambio o transformación, también es posible la socialización de la autoestima, que los economistas denominan expectativas

Es una cuestión recurrentemente tratada por los psicólogos, la baja autoestima, la poca credibilidad que un individuo tiene de sí mismo, que le lleva a negarse cualquier oportunidad de mejora o avance al considerar que no es digno de ella. Esta percepción de sí mismo del individuo puede estar vinculada a un entorno social con baja autoestima, en la que la totalidad de individuos alimentan la sensación colectiva que, a su vez retroalimenta la sensación de la baja autoestima de los individuos que participan en ella.

En la sociedad española actual, la sensación de baja autoestima colectiva tiende a ser una realidad que poco a poco va cristalizando, generando una sensación colectiva de desazón que lleva a una parálisis sintómatica de intenciones de acción. Las causas, obviamente está la crisis con más de un 20% de despempleo, el período de años que se lleva ya sufriendo esta crisis, la estrañeza por un PIB que, aunque estancado sigue echando empleados a la calle, amenazando a los que quedan trabajando y reduciendo sus sueldos de manera real y, por último acciones políticas que poco alientan: subida de los precios de la energía, medidas restrictivas de los beneficios sociales.

Baja autoestima social y riqueza

Junto a ello, las grandes empresas no tienen ningún tapujo en mostrar números desorbitados de beneficios, empresas de distribución, financieras, energía, telecomunicaciones. Y, aquí surge un elemento generador de la baja autoestima, el diferencial social y económico tan grave que está dejando la crisis. Siendo muy elevado el padecimiento social de los trabajadores, existen grupos que están viviendo este período de una manera absolutamente distinta. Los empleados públicos han visto, por ejemplo, reducida su retribución, pero esta reducción está muy lejos de la reducción real de la renta disponible del resto de trabajadores. Los políticos, iglesia y sindicatos siguen mejorando su nivel económico y las grandes empresas siguen ganando dinero. Y esta diferencia sustancial, cualitativa y cuantitativa entre el inmenso colectivo de desempleados y empleados (en precario cada vez más), presente un sinsentido total: empleados públicos, políticos, iglesia y sindicatos viven económicamente de la renta generada por el colectivo al que se está presionando económica y socialmente, es decir están matando a la vaca que les da la leche, su gallina de los huevos de oro.

Seamos optimistas, es tal el número de desencantados, presionados y deseosos de una situación distinta que una acción de todo este colectivo podrá tirar los muros

Y, hablemos de las empresas cuyo desarrollo actual se ha basado en la capacidad de adquirir crédito en momentos de crecimiento económico en España, para comprar empresas, en el exterior y ahora que la economía se estanca (ellos no tienen nada que ver con el estancamiento, pruebas es que sus ingresos son my fuertes en España), acusan a la sociedad española a la que están sangrando a base de subidas de precios y comisiones en una estado de monopolio disimulado de mercado abierto; de autogenerar una imagen negativa de sí misma, que se está proyectando hacia el exterior, reduciendo el nivel de imagen de la marca España asociada a estas empresas. Éstos no sólo matan a la vaca, encima la acusan de morirse mientras le extraen las tripas.

Volviendo a la baja autoestima de la sociedad, ésta está generando una pasividad tal, de incapacidad de poder hacer nada para detener todo el tinglado de beneficiados que se asume el bajar la cabeza y andar arrastrando los pies camino de un futuro en el que no se tomará parte, alguien lo decidirá por nosotros. Esta baja autoestima social está manteniendo el nivel de conflicto en niveles mínimos en un entorno donde no existen colectivos con capacidad de convocatoria porque carecen de mensaje, de objetivo que aglutine al personal.

Pero ahora, ahora seamos optimistas, es tal el número de desencantados, presionados y deseosos de una situación distinta que una acción en este sentido de todo este colectivo podrá tirar los muros que nos están constriñendo, que están limitando el futuro de una sociedad para beneficio de unos pocos. Seamos conscientes, el único motor de cambio somos nosotros. No esperemos que sea el gobierno de Pepito o Juanito, el sindicato o la iglesia. Sólo la sociedad limpia, y separada de todos estas agrupaciones con intereses sanguijuelas será la que pueda hacer que recuperemos la autoestima. Como ejemplo, un botón:

La sensación de baja autoestima colectiva tiende a ser una realidad que poco a poco va cristalizando, generando una sensación colectiva de desazón

http://es.globedia.com/islandia-revolucion-silenciada-imitar

Estamos en contacto!!!


Sobre esta noticia

Autor:
Bet Asaver (51 noticias)
Visitas:
6186
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.