Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Gomes escriba una noticia?

AUTOCURACIÓN: La ciencia del pensamiento positivo

17
- +
26/03/2021 17:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Afirmaciones para Programación del subconsciente

Extracto del libro:

 

El pensamiento positivo, tanto está vinculado con la ciencia, como con la fe.  Es una combinación entre lo racional y lo emocional. De esta forma, obtiene canalización el milagroso poder de la propia voluntad. Despertar concentrar y enfocar este poder, para revertir toda enfermedad y recuperar la salud, es sobre  lo que trata este libro. Explica un método científico, cuya puesta en práctica requiere de fe, o carga emocional positiva. En función de esto, una parte de la explicación tiene base científica y la otra religiosa, moral y emocional.

 

         Muchos médicos, descreen, del efecto terapéutico de los pensamientos positivos concentrados. Pero, las recientes investigaciones científicas, en diferentes partes del mundo, coinciden cada vez más, en que las actitudes positivas ante la vida, efectivamente aumentan la salud y amplían las posibilidades de recuperación, luego de accidentes y enfermedades graves.

 

La psiconeuroinmunología (PNI), establece la existencia de una estrecha relación entre el sistema inmunitario y el cerebro. Los placenteros estados de ánimo, causan leves mejorías en la salud, cambios que son perceptibles. Personas más felices, durante más tiempo, tienden a enfermarse menos y poseen sistemas inmunitarios más eficaces y regulares. Sentirse bien, ser feliz, en sus diversos grados, retroalimenta el deseo de vivir  y todo el organismo, responde positivamente, a este deseo o esta mayor voluntad de querer vivir mejor y durante más tiempo.

 

Se han hecho diversos estudios de campo, y se ha podido establecer que, las personas socialmente activas y con matrimonios exitosos, tienden a conservar la salud y a vivir más tiempo, que los socialmente inactivos, solteros o divorciados. El estado de ánimo, o estado mental, influye tanto positiva, como negativamente, sobre el cuerpo, prolongando o acortando la vida.

 

En un estudio realizado entre el inmunólogo Ronald Glaser y la psiquiatra Janice Kiecolt Glaser, ambos de la universidad de Ohio, en Estados Unidos, se descubrieron diferencias inmunitarias al comparar resultados entre dos grupos de 38 mujeres. Uno compuesto por mujeres casadas y el otro por separadas o divorciadas. Se descubrió que las casadas, poseían mejores sistemas inmunitarios, que las solitarias, y que las mujeres felices en sus matrimonios, poseían los índices más altos inmunitarios. Posteriormente, se repitieron los estudios en grupos similares de varones, y los resultados fueron semejantes. Es decir, más feliz es la persona y más saludable será, en correlación con sistemas inmunitarios más veloces y eficaces. De esta forma, el estado mental sostenido, altera el estado de salud del cuerpo.

 

Estudios sobre la actividad social, llegaron a parecidas conclusiones. También se descubrió que los más activos, logran vivir más que los más aislados y pasivos. Esto, se encuentra estrechamente relacionado, con los ciclos depresivos. Personas más comunicativas con otros, son menos vulnerables a los cuadros depresivos. Depresión o infelicidad, son estados mentales conducentes a la enfermedad y al acortamiento de la propia vida.

 

Liberar los sentimientos, también permite incrementar equilibrio y mejorar la salud. Estudios sobre el comportamiento, demostraron que las personas que son capaces de comunicar sus traumas, son luego más felices. Y esta mayor felicidad incrementa los indicadores inmunitarios. Esto se comprobó mediante respectivos análisis de sangre. Más feliz es la persona, más altas son sus defensas. Esta relación implica el desarrollo de estrategias personales, para aprender a sentirnos felices en forma constante. No siempre esto lo podemos lograr; pero, en su reemplazo, podemos adoptar como meta, alcanzar a desarrollar mayor ecuanimidad.

 

 Dado que la búsqueda adictiva de los estados felices, puede ocasionar efectos colaterales de mayor infelicidad, al malograrse los objetivos deseados. Todo dependerá del foco que se haga sobre la propia idea de felicidad. Si uno es feliz, ejercitando el cuerpo o la mente, este resultado siempre dependerá de lo que uno puede hacer. Pero, si la idea de felicidad, depende de otro o de la adquisición de algún objeto, ya no es controlable por nosotros mismos.

 

Otros estudios, centrados sobre la supervivencia de pacientes afectados por cáncer, estableció que las personas más optimistas logran sobrevivir más tiempo. De nuevo, el estado emocional y mental, parece incidir sobre la respuesta orgánica funcional, mejorando su rendimiento.

 

Más investigaciones encontraron nuevos mecanismos o interrelaciones directas, entre los múltiples factores que conducen a las enfermedades. Por ejemplo, se probó que los pesimistas, debido a su estructura psicológica negativa, cuidan con menor esmero su cuerpo físico. Son menos estrictos en su higiene, en consultas periódicas al médico, en la rutina para la ingesta de medicamentos y tratamientos. En definitiva, se encuentran más expuestos, por falta de hábitos saludables permanentes. Y son también, más proclives a los accidentes por distracción. La programación de los pesimistas parece decir “odio vivir” en lugar de “amo vivir”, lo que se traduce en la orden interna “no quiero vivir”. Y así, mueren más rápido.

 

Emociones positivas, como el amor, pueden incluso prevenir resfriados. Algunos psicólogos y médicos que investigan las interacciones psicosomáticas, creen que el recuerdo de una emoción positiva, por ejemplo de afecto de otra persona, puede elevar el sistema inmunitario y protegernos de caer con un resfriado.

 

De acuerdo con una detallada investigación médica de 1987, las concentraciones de la inmunoglobulina A salival, que actúa de barrera contra las infecciones respiratorias, aumenta en individuos que experimentan una relación amorosa positiva. Es decir, el romance parece también incrementar las defensas inmunitarias naturales.

 

¿Por qué el pensamiento influye en las enfermedades? Los estados emocionales y estados mentales, acontecen en el área cerebral. De acuerdo con los últimos descubrimientos, el cerebro y el sistema inmunitario, se comunican entre sí. Se han podido localizar fibras nerviosas en el timo, glándula ubicada detrás del esternón y responsable por la fabricación de las células T, encargadas de la defensa inmune. Asimismo, las últimas investigaciones sobre la  estructura celular humana, han hallado en su interior receptores que captan las señales del sistema nervioso central.

 

O sea, el cerebro dialoga con las células del cuerpo, tal vez no todas, pero con la gran mayoría. Cuando el cerebro cambia sus impulsos nerviosos, las demás células reaccionan.  También se ha logrado rastrear fibras nerviosas en la médula ósea, ganglios linfáticos, en el timo y en el bazo. Todos órganos que forman parte del sistema inmunitario. Y todas estas fibras conectan directamente con el cerebro. Científicamente, está confirmado que el cerebro dialoga con el sistema inmunitario y entre ambos, se forma una estructura inteligente más compleja y mayor.

 

También se ha progresado para identificar los marcadores o vínculos bioquímicos entre el cerebro y el sistema inmune. Estos elementos bioquímicos, cientos de ellos por ahora identificados, llevan mensajes de una parte del cuerpo a otra, constituyendo una forma de lenguaje o comunicación. Entre tales sustancias, hay algunas que ocasionan reacciones específicas sobre los estados de ánimo y las emociones. Siendo que el estado del cerebro, se refleja en la mayor o menor capacidad del sistema inmune, para reaccionar ante ataques virales y bacterianos, las sustancias neuroquímicas, inciden sobre los estados de salud consecuentes.

 

Durante 1987 se descubrió que las células inmunitarias que cooperan en la cicatrización de las heridas, en devorar bacterias y en reparar tejidos, los monocitos, son sensibles a los neuropéptidos, sustancias que elabora el cerebro. Y es en el sistema límbico del cerebro, donde se halla la concentración más notable de células productoras de neuropéptidos.  Casualmente, el sistema límbico, controla las emociones.

 

Los investigadores han encontrado que a nivel molecular existen enlaces definidos, entre el cerebro y el sistema inmunitario. De esta forma, los glóbulos blancos recibirían mensajes u órdenes directamente desde el cerebro.

 

Pese a todo, la mayoría del mundo científico médico, conserva su escepticismo frente a los descubrimientos psicosomáticos.

 

Otras investigaciones en pacientes con cáncer, en fase de remisión, aplicaron técnicas de reeducación mental y adaptación psicológica para aprender a relajarse y modificar los patrones de creencias negativas derrotistas. Se comprobó, luego, que dichos pacientes lograron desarrollar más cantidad de células asesinas naturales o fagocitos, mucho más activas contra los tumores. Este resultado, se obtuvo después de analizar muestreos de sangre comparativos, con un segundo grupo, que no recibió el entrenamiento.

 

El pensamiento positivo, el optimismo, el amor, el afecto, el sentirse feliz y la esperanza, son factores psicológicos que cooperan en elevar el rendimiento y la eficiencia del sistema inmunitario. De esta forma, el organismo se cura más rápidamente a sí mismo. Basado en este mecanismo se escribió el presente libro sobre “Autocuración”.

 

Estas investigaciones, se vienen realizando desde el último medio siglo. Durante el 2010 se conocieron  los resultados de los estudios liderados por el Dr. Mathew Hering, del Departamento de Kinesiología, de la Universidad de Georgia. Se cotejaron los datos incluidos en 40 ensayos diferentes y de las pruebas participaron 2.914 personas. Se estableció que 30 minutos de ejercitación física por día, resultan positivamente terapéuticos para combatir el estado de ansiedad y temor asociado a enfermedades crónicas, como el cáncer, artrosis, esclerosis múltiple, insuficiencia cardíaca, estrés, hipertensión arterial y enfermedades mentales.

 

Los resultados de los estudios de campo efectuados, indican que las personas que practican regularmente sus ejercicios, media hora por día, experimentan disminución de los síntomas y en algunos casos retrocesos de los cuadros clínicos y una mayor estabilidad y equilibrio emocional, que las personas sedentarias, que no hacen ejercicios regulares. El movimiento muscular controlado y regular de los ejercicios físicos, permite combatir la ansiedad, deshace el temor psicológico, las preocupaciones y centran más y mejor la conciencia en el momento presente.

 

También se comprobó, que cuando las personas interrumpen el entrenamiento diario, se tornan más irascibles, irritables y con mayores índices de agresividad, perdiendo capacidad de respuesta armónica con el entorno social. La salud emocional, parece estar estrechamente vinculada con la mayor producción de endorfinas, cuando la máquina del cuerpo físico se encuentra sometida a mayor demanda, mediante el ejercicio controlado.

 

La combinación de meditación, con ejercicios físicos y una dieta balanceada y adecuada a la propia actividad, añadiendo un cuidado selectivo e inteligente de las personas con las que usted se  asocia, son la base racional para mantener una excelente salud durante el máximo tiempo posible.

 

Respecto a los beneficios de la meditación, en la edición de marzo 2010 de Selecciones de Reader´s Digest, se afirma lo siguiente: “Los estudios científicos demuestran que esta técnica para controlar el estrés reduce la presión arterial y la acumulación de placa en las arterias. La meditación previene infartos, ataques de apoplejía y muerte prematura en personas con problemas cardíacos. De 201 afroamericanos con enfermedades cardiovasculares, quienes aprendieron a meditar tuvieron casi la mitad de probabilidades de sufrir un infarto, un ataque de apoplejía o morir de cualquier otra causa, en comparación con quienes no meditan”.

 

Pero los beneficios no se detienen allí, está comprobado que la meditación reduce las reacciones automáticas agresivas subconscientes y conscientes, facilita el autocontrol emocional, equilibra y estimula el normal funcionamiento endocrino e inmunitario, brinda un descanso profundo al cerebro y permite una mejor reparación del desgaste celular y de los errores acumulativos sobre la estructura del ADN. Previene tanto enfermedades físicas como mentales múltiples, aumenta la memoria e incrementa la respuesta de la inteligencia creativa, reduce la velocidad del envejecimiento celular, prolonga la vida y al deshacer conflictos emocionales y obsesiones psicológicas, promueve una vida emocional más libre y estable, más feliz y plena. Por todas estas ventajas, importantes multinacionales han incorporado la rutina de practicar media hora de meditación entre los miembros de su plantel, llegando a verificar que la productividad general y la integración de los equipos de trabajo mejora como consecuencia del nuevo hábito corporativo.

 

Si usted practica alguna religión obtendrá un beneficio de orden psicológico, mientras que si usted practica meditación añadirá a éste beneficio el equilibrio y aumento del rendimiento fisiológico. mejorando en forma permanente y acumulativa su estado general de salud mental y física.

 

 

PROGRAMACIÓN NEUROLINGÜÍSTICA TRASCENDENTAL

 

La PNL Trascendental, o Programación Neurolinguística, se desarrolla sobre el principio que a cada estado mental corresponde un único estado físico en el cuerpo. Es decir, el flujo de los pensamientos, sostenido en el tiempo, crea un ambiente neuroquímico reconocible y a su vez, esta composición bioquímica intracelular, a nivel del sistema nervioso, modifica el funcionamiento de las neuronas y mediante éstas, el cambio en la constante electroquímica se contagia a todo el cuerpo. Pudiendo estas micro variaciones repetidas, fortalecer la salud o fomentar la enfermedad, dependiendo del mayor equilibrio de orden alcanzado o el mayor desequilibrio de caos producido, sobre el flujo constante de intercambio inteligente de información, que controla, desde el cerebro, todas las funciones y procesos bioquímicos en el interior corporal.

 

A su vez, estos pensamientos repetidos, crean patrones mentales definidos, que se fijan en forma de memorias dinámicas de hábitos y estrategias de conductas. La acción del hábito refuerza el patrón mental y de esta forma, periódicamente, un determinado núcleo de pensamientos y percepciones, con sus respectivas asociaciones predeterminadas, sobre la memoria de corto y largo plazo, se repiten, formando esto un circuito reconocible de funcionalidad neuronal definida.

 

Debido a que el motor del fenómeno es el pensamiento, esto involucra la ideación y asociación en imágenes y al lenguaje verbal y no verbal, junto a relaciones entre conceptos empíricos y abstractos. Por lo que, en definitiva, los circuitos pueden ser traducidos o transferidos a relaciones entre estructuras del lenguaje. Al operar sobre estas estructuras lingüísticas, los circuitos neuronales pueden volver a abrirse o cerrarse. La metodología, entonces, es aplicable para rediseñar circuitos y modificar así hábitos fijos. Esto puede interpretarse como reprogramar conductas. Resumiendo; la PNL Trascendental, o PNL-T, sirve para modificar la programación  neuronal y aprender a ajustar mejor la capacidad humana natural de comunicación, reestructurando al propio yo psicológico.

 

Esta idea, es conocida desde hace miles de años atrás por la ciencia hindú del Yoga, bajo el término de mantra. En su versión occidental, el NeuroYoga, utiliza un sistema semejante. La diferencia que impone el término trascendental a la PNL clásica, responde a las metodologías usadas para insertar la nueva programación a nivel neuronal e imprimirla sobre la mente subconsciente profunda, para que opere en forma automática.

 

Además, se aplica el axioma que la mente, o pensamientos concentrados, pueden reordenar los patrones físicos corporales, reestableciendo el equilibrio en los procesos intracelulares e intercelulares,   consiguiendo con esto la recuperación de la salud.

 

Sin embargo, dentro de la disciplina, se recomienda unir el método de la PNL-T con el de Control Bioenergético (C-BIO), mediante bio-feedback de la atención fija, sobre determinadas secuencias de ritmos respiratorios a intervalos regulares. No sólo se requiere la programación interna correcta, sino también mayor fuerza vital o bioenergía, para ejecutar las reparaciones inteligentes a nivel celular.  

 

La PNL-T es una metodología para programar la percepción del entorno o "mundo exterior" y del "yo psicológico", por parte de la mente. Esto se obtiene mediante una acción repetitiva, que conlleva una lógica de reprogramación.

 

El objetivo es que la mente consciente la repita lo suficiente, hasta que se fije sobre la mente subconsciente profunda, o inconsciente, y ésta repita la misma acción, o patrón asociativo,   en forma automática, sin más participación del consciente.

 

De esta forma, estructuras conflictivas y poco útiles pueden ser reemplazadas y volver a concentrarse el potencial del procesado cerebral para trabajo útil o productivo. Los hábitos fijos, o circuitos neuronales, creados en el pasado remoto o reciente, pueden haber sido útiles para circunstancias también pasadas; pero en el presente, se han convertido en rutinas inútiles que consumen la energía y el potencial cerebral de reserva.

 

 La PNL-T es un método o técnica, que permite deshacer estos circuitos y reemplazarlos por nuevos y más utilitarios; más inteligentemente adaptados a la nueva modalidad del entorno o medio ambiente. Sea éste, consistente en nuevos objetivos o nuevos elementos competidores externos.

 

El sistema de PNL-T es un sistema lógico, basado en la estructura del lenguaje común, para que la mente sea coherente con toda acción que voluntaria e involuntariamente origina y controla.

 

 

CONCEPTOS BÁSICOS

 

En definitiva, la PNL-T sirve para reprogramar la mente y de esta forma optimizar resultados en las acciones individuales del sujeto, con tendencia a la excelencia. Es un proceso inteligente para adecuar los objetivos personales a los medios y los fines, estableciendo la mejor estrategia para desarrollar y recorrer un camino crítico conducente a la concreción de los objetivos.

 

 Se basa en la estructura de comunicación. La mente individual, primero, decide un objetivo a ser alcanzado. El mayor éxito estará dado en función de la estructura u organización del mapa de referencias conceptuales que se establezca, para ejecutar la acción seleccionada, o recorrido de elecciones y circunstancias más o menos correctas, que permitan alcanzar el fin preestablecido.

 

Este mapa conceptual actúa a modo de parabrisas, más o menos transparente, según la lógica más o menos correcta y precisa que contenga. Si el parabrisas está empañado, porque el mapa de recorrido se encuentra mal organizado, el conductor chocará y no llegará a destino.

 

El sistema permite un aprendizaje del modo en que nos comunicamos con nosotros mismos (comunicación intrapersonal)  y con otros (comunicación interpersonal), mediante los símbolos contenidos en el lenguaje y sus diversos niveles de interpretación. De acuerdo a la coherencia lógica sobre la estructura conectiva de estos símbolos, será la eficacia del grado de comunicación alcanzado.

 

Toda conducta humana se desarrolla sobre una plantilla o mapa de conceptos, que estructuran  el pensamiento. Esto responde a una estrategia de aprendizaje. Y el mismo mapa de conceptos, puede ser copiado por otra persona, y lograr esta reproducir resultados semejantes. Dado que el funcionamiento cerebral se ajusta al modo de plantilla o mapa de conceptos, que estructura los modos y diferentes niveles del pensamiento.

 

Tal mapa conceptual funciona en forma automática o subconsciente, debido a que el sujeto no lo reexamina y por tanto, no lo rediseña ajustándolo a nuevos objetivos. Las incoherencias lógicas y las limitaciones del mapa son reproducidas por el funcionamiento operativo cerebral. Pero si el mapa es corregido, las conductas predefinidas, los sistemas de creencias y la racionalidad sobre los recursos propios, pueden ser cambiados y mejorados.

 

En forma natural, las personas realizan este proceso. Pero, lo hacen mediante el mecanismo de selección en base a prueba y error. Lo que expone al dolor y sufrimiento. Se aprende por equivocación. Contrariamente, la PNL-T permite un nuevo mecanismo de mayor coherencia lógica racional, donde la acción futura puede ser programada en función  de la estrategia más inteligente. Este mecanismo es similar al jugador de ajedrez, que en la medida que más aprende del juego, puede anticipar más movimientos futuros, dándole esto la ventaja para ganar la partida.

 

La PNL-T se basa en el funcionamiento del sistema nervioso, o soporte neurológico, en el lenguaje que es usado para la comunicación interna con uno mismo y externa con otros, que se manifiesta en forma verbal y no verbal. Y en la conducta, que constituye un sistema de estrategias que se pueden aprender, o sea reprogramar. La idea es que la mente y el cerebro humano, no son estructuras cerradas, sino adaptables y reprogramables. La técnica consiste en cómo reprogramar el mapa conceptual y reinsertarlo en la mente subconsciente profunda, para automatizarlo.

 

Dado que la PNL-T consiste en el aprendizaje, abrir nuevos canales de aprendizaje en la propia vida, permite mayor flexibilidad para reprogramar la conducta cerebral.

 

En teoría, el proceso de aprendizaje se divide en cuatro etapas principales:

 

1-   Incompetencia inconsciente (la persona no sabe lo que es un caballo)

2-   Incompetencia consciente (el jinete es consciente que no sabe cabalgar y lo intenta; es el momento de mayor intensidad en el aprendizaje).

3-   Competencia consciente (el jinete ya sabe cabalgar, pero presta demasiada atención a su postura, al caballo y a los detalles, no se concentra en guiar al caballo).

4-   Competencia inconsciente (la acción de cabalgar es ejecutada por la mente subconsciente, la atención del consciente se libera y el jinete puede hacer varias cosas al mismo tiempo).

 

El estudio de la estructura de experiencia subjetiva subconsciente es la PNL-T. La construcción de los modelos internos del lenguaje, es el proceso que debe ser observado y mejorado. Importa más la lógica inherente del proceso, que los contenidos. Porque si el proceso es mejorado, las reprogramaciones serán más rápidas y eficaces.

 

La teoría constructivista, que define la percepción de realidad como una invención del sujeto, es el punto de partida para la PNL-T. La teoría es que el hombre no percibe directamente el mundo real en que vive, sino que lo observa a través de representaciones mentales, o ventanas conceptuales, que definen la forma en que cada persona ve al mundo y se relaciona con éste. Tal ventana es imaginaria y no real. Dependiendo de la coherencia lógica de los nexos entre los conceptos, cada ventana distorsionará más o menos la imagen real de contacto con el mundo, programando la línea de acción o acontecer, de las interacciones del sujeto con su entorno.

 

El método consiste en una teoría de cómo la mente se estructura y reacciona, efectuando un trabajo condicionado, previamente, por tal estructura o programación. Así, la PNL-T se convierte en un medio de autoconocimiento, para controlar la propia evolución y optimizar la comunicación entre uno mismo y el mundo, y con uno mismo.

 

Esto permite reprogramar las conductas, aumentar la flexibilidad y adaptación lógica ante nuevas demandas, la creatividad y la comunicación, así como el pensamiento trascendental.

 

Mediante el trabajo sobre diagramas conectivos, se puede visualizar la lógica de estructura entre los conceptos relacionados y corregirse sus incoherencias. Para comprenderlo mejor, si el ajedrecista puede ver el tablero, le será más fácil organizar las jugadas de sus próximos movimientos y establecer los parámetros de la mejor estrategia. En la toma de decisiones personales, no se hace esto, no se analizan reflexivamente los próximos movimientos ni todos los factores a favor y en contra, ni cómo se vuelven a equilibrar luego de cada decisión, o nuevo movimiento adoptado.

 

En la PNL tradicional, el sistema permite curar fobias y miedos crónicos. Emociones que se establecen a partir de mapas o circuitos neuronales incoherentes, que no concuerdan con ningún sistema lógico referencial. 

 

El éxito de cualquier persona, siempre es acompañado por un estado mental, físico y emocional, que puede ser reproducido por otros. La PNL-T colabora para facilitar esta reprogramación inteligente. Al modificar las relaciones conceptuales, cambia el marco y ventana de observación subjetiva  de la realidad del mundo y las conexiones neuronales también se modifican.

 

Cada persona construye su propia verdad, o ventana subjetiva, que constituye su mapa de reconocimiento e interpretación conceptual relativa de los hechos o experiencias. Por tanto, cada persona construye su propia versión de la realidad del mundo. Programa su propia ventana o mapa de referencias, mediante el cual se orienta para actuar y aprender sobre el mundo. Estas ventanas o mapas, son parciales, ningún ser humano logra una vista panorámica completa del mundo. Todos anteponemos filtros a la percepción de la realidad, que deforman la misma.

 

Los filtros son las estructuras de nexos entre los conceptos, y dependen de las ventanas programadas anteriores. Si deseamos cambiar nuestra respuesta ante el mundo y lo que llegue del mundo a nosotros, mediante nuestras ventanas personales, no hay otra solución que reprogramar la estructura de las mismas ventanas.

 

Mediante la teoría comprendemos que el lenguaje es un filtro. Dependiendo de cómo aprendamos a usarlo, será el potencial de comunicación con los demás y las interacciones o transacciones que podamos realizar. Entonces, el lenguaje permite la construcción de la estructura que forma la ventana con la que vemos al mundo y a través de la cual nos vinculamos con el mundo. Construye la membrana de relación entre el exterior y nuestro interior. Por eso, para optimizar la comunicación, es importante utilizar palabras que tengan claro significado en las ventanas de los demás y aprender a determinar con precisión lo que una persona quiere significar, con las palabras que dice.

 

La comunicación no es por tanto un proceso automático, sino consciente y requiere de máxima atención e inteligencia. Dado que como consecuencia de los mensajes que interpretemos, definiremos el próximo curso de acción o estrategia.

 

Los canales de comunicación utilizan los cinco sentidos: vista, oído, tacto, gusto, olfato. Los sistemas representativos, como el lenguaje, son los medios que utilizamos para expresarnos y para construir las representaciones mentales que construimos de nuestras experiencias y conservamos en la memoria. Cada persona combina y usa los canales de comunicación, según su inclinación y mayor hábito. Esto define las interacciones con el mundo exterior y la reconstrucción interior de las imágenes del mundo.

 

Si dos personas utilizan distintos canales de comunicación, pueden no lograr comunicarse. Y los canales que usamos para expresarnos, tienen su correlato neurológico en los procesos internos que empleamos para representar en nuestra mente, la experiencia con el mundo.

 

Todo sistema de representación contiene submodalidades. Así, la vista está integrada por las submodalidades del brillo, escala de la imagen, dimensiones, color, contraste, etc. Todo objeto conservado en la memoria, se encuentra modificado por sus submodalidades, llegando éstas a ser más importantes que el significado del hecho en sí. La diferencia entre la imagen de un sueño y otra correspondiente a un hecho real, está dada en función de la organización de los sistemas de referencia y el orden específico de las submodalidades de representación, que posea cada sujeto. Debido a esto, la memoria del hecho es modificable.

 

La realidad podemos percibirla desde múltiples ventanas o perspectivas. Existen cuatro principales en la PNL-T: A (el sujeto experimenta en primera persona el hecho), B (el sujeto experimenta el mismo hecho, desde la posición de otra persona), C (el sujeto observa la interacción entre A y B) y D (el sujeto se observa a sí mismo en C). Para visualizar D, la meditación es la técnica apropiada.

 

El metamodelo es una metodología para tener una visión clara de lo que la gente comunica. Pasar de la estructura superficial del lenguaje, a la profunda de la sensación que experimenta la otra persona. Mediante la empatía o identificación con el núcleo psicológico de sensación  del otro, podemos acceder a su ventana de realidad. En el proceso de comunicación, el otro emite elementos que permiten acceso al estado emocional que experimenta.

 

Para la PNL-T existe un axioma fundamental: “mente y cuerpo son un solo sistema”. Cada estado de conciencia se corresponde con un estado físico. No hay uno sin el otro, son interdependientes. Por eso, mediante el control del cuerpo, se controla la mente y viceversa. Este principio es el que se aplica, para vencer la enfermedad y recuperar la salud.

 

En el proceso de comunicación entre dos o más personas, es posible que un sujeto guíe al otro y lo recalibre en un estado de conciencia diferente. De una forma negativa o positiva, siempre se produce una influencia o interacción en toda comunicación entre dos o más sujetos.

 

Todos poseemos tres sistemas de representación principales: el visual, el auditivo y el kinestésico. Nuestro uso y aprendizaje sobre estos sistemas, determina cómo recordamos las experiencias y cómo las asimilamos.

 

De acuerdo con algunas investigaciones, el 55% de la comunicación entre las personas, está gobernado por el lenguaje corporal (gestos, postura, miradas), el 38% por el tono de voz (determina el contexto o clímax de la comunicación) y sólo el resto, o 7%, por las palabras (contenido). Para comprender correctamente a otro, hay que revertir la proporción, mediante la atención sobre el contenido, o significado de las palabras.

 

 

 

 

 

 

Roberto Guillermo Gomes

Yogui Mettàtron

 yogi.mettatron@gmail.com

 

 

Arquitecto / Periodista / Ecologista / Escritor / Máster en Neurociencia Cognitiva, Psicología, Yoga, Acupuntura, Osteopatía, Yoga Terapéutico  y Mindfulness. Creador del NeuroYoga. Desarrollador del Programa FlashBrain para el incremento intelectual y de la técnica de Meditación Sináptica. Impulsor y líder de la iniciativa por el 2% del PIB mundial, en forma anual, para dar solución definitiva al triple flagelo del hambre, superpoblación y calentamiento global

 

Página en amazon


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Gomes (49 noticias)
Visitas:
777
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.