Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

AUSA: La feria de armas del Ejército de los Estados Unidos

01/05/2010 01:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Visitamos la feria del Ejército de los Estados Unidos, la AUSA, el evento, patrocinado por la Asociación industrial que le suministra todo tipo de equipamiento, armas y sistemas, y que tiene lugar cada año en Washington D.C., la capital estadounidense

ausa02-odc.jpg

El escenario escogido para una reunión de tal magnitud ha sido el mayor centro de convenciones de la ciudad (del 6 al 8 del pasado octubre). ARMAS estuvo allí para conocer de primera mano algunas de las novedades en las que se trabaja para equipar a corto, medio y largo plazo a las unidades del U.S. Army. La actual coyuntura internacional, con cientos de miles de militares en misiones en Iraq y Afganistán -hay otras en curso que, en principio, se desarrollan bajo el epígrafe de “secreto”-, hace que la principal prioridad sea obtener los recursos que las tropas requieren para garantizar sus cometidos y reducir al mínimo las bajas propias.

Con ese objetivo ha crecido en los últimos años, de forma sustancial, el monto económico que se dedica a las Fuerzas Armadas Estadounidenses en general y al Ejército en particular. Se trata de un esfuerzo importante y sostenido que está afectando, de forma importante ya, a la economía del país, máxime cuando la actual situación no augura un futuro nada halagüeño. Buscando ofrecer a nuestros lectores la mejor información hemos contactado con distintas organizaciones públicas y privadas, y el resultado de nuestras “indagaciones” se refleja en las siguientes páginas.

Nueva “carabina”

Hemos constatado cierto “agobio” institucional al respecto, con noticias bien dispares en lo que afecta al Programa PEO (Program Executive Officer) “Soldier”, el que gestiona buena parte de las compras y desarrollos relacionados con las armas y sistemas que las complementan. Respecto a los fusiles de asalto, podemos comentar que durante 2007 se completaron evaluaciones adicionales del sistema de las carabinas M4 en una cámara en la que se la sometía, previo a su empleo, a unas duras simulaciones, con sesiones de treinta minutos de viento polvoriento antes de disparar. Los resultados, que las comparaban con otros modelos de Fabrique Nationale Herstal (FNH) USA o Heckler & Köch (HK), volvieron a relevar que se produce una interrupción cada 100 disparos, amén de que la vida útil de sus cañones y bloques de cierre es de unos 6.000 -la que se estableció en el momento de la estandarización de la familia M16 hace ahora casi cinco décadas-.

Esos datos se han tomado en cuenta porque en junio de 2009 finaliza el contrato con Colt Defense para la última gran compra de M4 y se podría avanzar hacia una distinta futura solución.

Con ese objetivo, hemos conocido, a través de la publicación Defense News, que el Army está a punto de solicitar al sector industrial su aportación para proceder al reemplazo de las actuales M4. Previsiblemente, será el próximo verano cuando se publique el pliego de requisitos técnicos que sirva como punto de inicio a las pertinentes pruebas, muchas de las cuales tendrán lugar en unas instalaciones especialmente acondicionadas en Fort Benning (Georgia).

Sobre el potencial que deberá tener el futuro modelo de fusil de asalto hemos sabido que deberá tener unas mejores prestaciones que el actual en lo que se refiere a precisión en un rango de hasta 600 m. Además, tendrá que ser modular, ofrecer gran fiabilidad y duración, e incluir un calibre que puede ser el actualmente estandarizado 5, 56×45 mm u otro. En esa línea, entre el 22 de agosto y el pasado 16 de septiembre, se enviaron a distintas empresas solicitudes al respecto de que presenten sus ofertas.

ausa20-odc.jpg

Con las anteriores se pondrá a punto, a finales del año en curso, el documento sobre el que se trabajará para obtener un nuevo modelo, aunque el 92% de los militares que actualmente emplean las M4 están satisfechos con las prestaciones que ofrece -según se ha publicado-, aunque buena parte de ellos lo estarían aún más con un arma de mayor potencia.

Atendiendo a una demostración ante representantes del congreso que tuvo lugar en Quantico sólo hace unos meses, podría ser que se decidiera adquirir algún “kit” de transformación de las M4 actuales en el que se incorporaría un nuevo sistema de pistón accionado por gases -para evitar la suciedad en la recámara que acompaña al diseño actual- y un cañón para un nuevo cartucho, que bien podría ser el 6, 8×43 mm SPC (Special Purpose Cartridge) que, promocionado por Barrett pero diseñado por la Army Marksmanship Unit de Fort Benning, ofrece el doble de energía y mucho más alcance que el 5, 56. Mientras tanto, se han producido nuevas noticias curiosas.

De un lado se ordenó retirar, ahora hace un año, los HK416 -un M4 “made in germany” con un sistema de mecanismos que lo convierte en extremadamente fiable- que empleaba el “Asymmetric Warfare Group” (AWG), una “secreta” Unidad de Operaciones Especiales (OE’s) del Army. La retirada está asociada a “comentarios” surgidos al respecto del por qué ellos tenían acceso a un sistema tan “elitista”. Los que sí lo mantienen son los equipos del “Delta Force” que propiciaron su nacimiento, la élite del Mando de OE’s (USSOCOM, United States Special Operations Command).

Los que pertenecen a este último están comenzando a recibir los SCAR (Special Operations Forces Combat Assault Rifle) -publicamos la primicia internacional en el número 282 de diciembre de 2005-, obra de FNH USA. Se trata de una derivación, ampliamente elaborada, de las carabinas FNC del 5, 56 que el fabricante belga comenzó a distribuir hace unas dos décadas. El nuevo fusil, que se ofrece en la versión L (Light) -Mk16 es la designación oficial- del .223 Rem y en la H (Heavy) del .308 Win -se le conoce como Mk17-, incorpora un cañón que puede realizar más de 35.000 disparos, cifra que llega a los 100.000 en el caso del arma en sí misma.

Como el lector podrá ver, esos datos son especialmente reveladores de la rentabilidad de su compra, por lo que quien estas líneas escribe lo sitúa como el primer candidato de futuro. No obstante, no hemos de olvidar que los HK416 pueden suponer una transición inmediata entre los usuarios; los XM8, también de HK, siguen entrando en las evaluaciones, pero sin que aparentemente sea en estos momentos un candidato a tener en cuenta, y pese a que en algunos círculos se sigue haciendo hincapié en que los evaluados hace unos años fueron capaces de disparar 18.000 tiros sin sufrir interrupción alguna.

Lo que pueda acontecer en un plazo relativamente breve es una incógnita, como también que se pueda adoptar un nuevo cartucho. Sí sabemos que en los últimos años se han invertido unos quinientos millones de dólares en adquirir nuevas M4, un esfuerzo económico realizado en una vía que no parece nada lógica, máxime cuando desde hace unos años se dispone de conceptos y soluciones que podrían hacer que los militares estadounidenses incrementasen su capacidad y tuvieran más confianza a la hora de enfrentarse con todo tipo de adversarios. En AUSA se mostraron algunos nuevos proyectos de Colt Defense que son más que atractivos, por lo que en el próximo número de ARMAS les ofreceremos un reportaje sobre ellos.

Otras armas personales

Para complementar las M4, y posiblemente a sus sustitutos, hemos sabido que se ha decidido ya reemplazar todos los lanzagranadas monotiro M203, de 40 mm, por el más moderno M320 GLM (Grenade Launcher Module) que fabrica HK. Se llevan evaluando desde 2005 y el resultado obtenido ha sido óptimo, por lo que pronto van a comenzar a ser distribuidos, barajándose una cifra que prevé contar con 60.000 en sólo cinco años. Para garantizar la precisión pretendida -dispersiones de menos de cinco metros- se ha previsto dotarlo con un láser en miniatura que permitirá conocer con precisión la distancia a la que se encuentra el objetivo; el soldado podrá realizar, con facilidad y rapidez, los cálculos oportunos.

Complemento similar al anterior, que también se fija en el guardamanos del arma, es la escopeta XM26 MASS (Modular Accesory Shotgun System) que lleva una década de evolución. Nos comentaron que pronto van a comenzar a fabricarse los primeros ejemplares de serie para las tropas y que se ha previsto un cargador para 3 cartuchos y otro para 5; han desarrollado una culata que cuenta en su interior con un pistón hidráulico que reduce el retroceso cuando se emplea separada del fusil.

Otra novedad es la que afecta a las armas de precisión con la que se está dotando a diversos especialistas, los “sniper”. Como el lector recordará, en los últimos años se han “desempolvado” los M14 del 7, 62×51mm (.308 Win) para obtener potencia, capacidad de fuego semiautomática y razonable precisión. Las condiciones del combate requerían su aportación y se tomó esa decisión. Paralelamente, se decidió abordar la adquisición del rifle M110 SASS (Semi Automatic Sniper Systems) -se lo presentamos, en primicia internacional, en el nº 283 de enero de 2006- que es obra de Knight’s Manufacturing y es capaz, pese a ser semiautomático, de agrupaciones que se acercan al ½ MOA (Minute Of Angle). Se ha comenzado su distribución y ya cuentan con él incluso unidades de la Guardia Nacional.

Respecto de las armas de apoyo, señalar que las novedades son muchas y variadas. Una, que sigue avanzando hacia la pronta entrada en servicio, es el sistema de apoyo XM25 IAWS (Individual Airburst Weapon System). Es capaz de disparar proyectiles de 25 mm con los que batir objetivos precisos a medio kilómetro. Incluye canal óptico y visor láser en el conjunto XM104 que realiza los cálculos inherentes al disparo. El soldado sólo tiene que situar el centro de la retícula en el objetivo apretar un botón y el sistema calcula automáticamente el punto al que debe apuntarse.

Otros modelos de armas allí presentes que llamaron nuestra atención incluyeron el “Tactical” 2, rifle de Blaser adaptado al .338 Lapua Mágum y provisto de un freno de boca integrado en su cañón acanalado. Del mismo calibre, pero aún más espectacular, el ASW 338LM de Ashbury International. Han trabajado para dotarlo de una gran ergonomía y de sistemas de fijación para los más variados complementos. Ambas armas podrían presentarse a una licitación que pretende dotar al U.S. Army con un modelo adaptado a esta potente munición. Manipulamos también el MAUL (Multi-Shot Accessory Underbarrel Launcher) de la australiana Metal Storm, un sistema de escopeta del calibre 12 que se acopla al guardamanos y permite disparar, de forma consecutiva, cinco cartuchos de tipo letal o no letal, como se decida.

Recurre a un dispositivo de ignición eléctrico que ha permitido reducir su peso total a sólo un kilogramo. Encontramos también sistemas como el Vingmate FCS, de Vingtech que es miembro del grupo Simrad Optronics, que consiste en un módulo de puntería, control de fuego y adquisición de blancos que, con un peso total de unos 5 kg, está pensado para ser acoplado a lanzagranadas automáticos de 40 mm, convirtiéndolos así en armas extremadamente operativas y capaces.

Armamento en vehículos

ausa32-odc.jpg

Tradicionalmente, se usaba una ametralladora media o ligera para armar a la mayoría de vehículos no especializados en acciones de combate, aunque más recientemente se ha ido recurriendo también a lanzagranadas automáticos, en especial los que disparan municiones encintadas de 40mm. Las últimas experiencias han dejado claro que esas soluciones no son válidas hoy ni lo serán en un futuro, por lo que muchos ejércitos ya han comenzado a instalar afustes que permiten disparar ametralladoras y lanzagranadas automáticos al abrigo de la protección del vehículo portador; por si ello no fuese suficiente, en los mismos montajes se incorporan canales de visión diurna y nocturna para permitir su empleo preciso de día o de noche, e incluso en malas condiciones atmosféricas.

La proliferación de ese tipo de sistemas es conocida, aunque siguen surgiendo modelos nuevos que llaman la atención. En Washington conocimos el sistema ORCWS (Overhead Remote Controlled Weapon Station) diseñado y fabricado por la israelí Elbit Systems, una opción que es interesante por su baja silueta y porque, armada con un arma del 7, 62mm y 690 cartuchos listos para su uso, pesa unos cien kilogramos, lo que no influye negativamente en la estabilidad del medio portador ni altera en mucho su centro de gravedad.

Otra opción similar, que goza de amplia difusión -a día de hoy son quince naciones las que la usan- y arma a modelos como los blindados 8×8 “Striker”, es el “Protector”, montaje dual de origen noruego en el que tanto puede servir para apuntar y disparar un lanzagranadas automático de 40mm como una ametralladora, generalmente una M2 pesada. Al diseño básico, que los estadounidenses designan como M151, e identifican con las siglas CROWS (Commonly Remotely Operated Weapon Station), le siguió el CROWS II seleccionado por el U.S. Army en 2007 y equipado con cámara de televisión de gran capacidad de zoom y un sistema láser para medir la distancia que hay a un determinado blanco. Lo más reciente es el M151A2 que incluye en el mismo montaje dieciséis lanzadores de granadas fumígenas, antipersonales o lacrimógenas, con la capacidad que ello supone de auto-supervivencia para el medio en el que se instale; pesa 135 kg.

A las anteriores, se les suman ahora otras opciones entre las que destacaremos dos. Una es la WASP que mostraba la francesa Sagem Défense Sécurité, torreta en la que hay que resaltar una concepción extremadamente compacta y ligera -50kg-, para facilitar su integración en los medios portadores más compactos.

Bien distinta es la designada con las siglas PAWS (Palletizer Autonomous Weapon System) y obra de ATK. Puede instalarse en multitud de plataformas y su principal aportación es un cañón LW25 Bushmaster “Chain Gun” que dispara municiones de 25×59 mm a un ritmo de unos doscientos cincuenta por minuto, con efectos devastadores sobre los blancos que pueda alcanzar; esta pieza, que incluye un sistema de alimentación dual, destaca por su tamaño muy compacto -1, 17 metros-, lo que ayuda a su integración en distintos medios y a su empleo en los más variados escenarios.

Hemos apuntado lo clásico que, hasta ahora, era situar una Browning M2 en un vehículo o posición. Ahora, de la mano de General Dynamics Armament and Technical Products se ofrece el modelo “Enhanced” que es un paso más sobre la variante HB (High Barrel). Incorpora varios cambios relativos al cañón entre los que se incluyen un sistema de acople que elimina las tareas de ajuste cuando se decide su cambio, un elemento de retención que lo alinea perfectamente, una bocacha que reduce el fogonazo y mejora las cualidades para el tiro nocturno, y una robusta asa para facilitar su retirada y sustitución. Mientras se generaliza su puesta en servicio, se ha decidido transformar miles de M2HB a la configuración QCB (Quick Change Barrel) que facilita el cambio rápido del cañón, modificación de la que se encarga, con ayuda de FN, el Anniston Army Depot.

De todas maneras parece ser que, por lo menos en el Ejército estadounidense, los años de uso general no van a ser muchos más -lleva siete décadas en activo-, pues ya se tiene a punto un nuevo modelo de ametralladora pesada aligerada que aporta una significativa reducción en el número de piezas que la conforman -131 frente a 244-, un peso sustancialmente menor, más precisión, menor retroceso y otros cambios de lo más interesantes. Nos referimos a la LW50, un conjunto que surge como derivación del programa XM307 ACSW (Advanced Crew Served Weapon). A partir del 2012 se recibirán los primeros ejemplares destinados, en principio, a fuerzas ligeras y de OE’s.

Otra novedosa ametralladora en la que se trabaja, en este caso de tipo medio, es la que se conoce con las siglas LSAT (Lightweigh Small Arms Technologies). Su diseño comenzó en 2004 y ya se han puesto a punto varios prototipos que pudimos manipular, a la vez que veíamos de lo que son capaces en unos vídeos de lo más espectaculares. Lo que llama la atención de esta propuesta es que adopta un nuevo cartucho en dos opciones, una con vaína de polímero que permite reducir su peso total de la munición en torno al 40%, y otra sin vaina que, con un 50% del peso y un 60% del volumen de un cartucho clásico, recurre a un propulsor HITP (High-Ignition Temperature Propellant) y no requiere la expulsión de las vaínas, mejorando la fiabilidad asociada a problemas de expulsión. Esos proyectos están siendo liderados por AAI Textron Systems y se espera que las tecnologías que se generen puedan estar suficiente maduras pronto, para poder aplicarlas a diseños ya operativos.

Completaremos estas páginas haciendo mención a varios sistemas ópticos que nos parecieron especialmente interesantes, así como algunos de puntería. Entre los primeros, se encuentran los visores Spotter 60 y 6-24×72 SAM (Snipper Auxiliay Attachment Module) de la germana Carl Zeiss, dispositivos que, respectivamente, permiten la observación detallada -20 a 60 aumentos- de la zona objetivo o la recepción de datos de temperatura, presión barométrica o desviación angular que son aprovechados para conseguir disparos de extrema precisión. De los segundos, señalar la presentación del módulo nocturno NiteSpot50 de Vectronix, un intensificador, que pesa 1, 25 kg, pensado para añadir capacidad nocturna a cualquier visor óptico, situándolo delante al efecto de esa prestación

Junto a los anteriores se mostraron equipos como los novedosos monoculares nocturnos ENVG (Enhanced Night Vision Googles) que permitirán renovar las capacidades de las últimas generaciones, módulos de puntería láser AN/PEQ-15 DBALA (Dual Beam Aiming Laser Advanced) que son de tipo infrarrojo y mucho más ligeros que los que se venían usando hasta la fecha; gafas nocturnas Minie de Thales, que incorporan un canal de presentación para poder ver datos junto a las imágenes que captan, o los componentes de la gama Renegade MPTE (Multi-Purpose Termal Eye) que son miras térmicas, de la compañía L3 Communications, compactas con un alto contraste en las imágenes que ofrecen.

Modelos cada vez más elaborados

Como el lector de ARMAS habrá podido observar desde estas páginas, la realidad presente y futura del Ejército de Estados Unidos parece que no se corresponde con la de otros similares, máxime cuando a corto plazo se aplicará en otros puntos del planeta una reducción de los presupuestos para acomodarlos a la crisis económica. Ese extremo parece que se debe a la realidad a la que se enfrentan, con dos conflictos importantes abiertos que, políticamente, tienen que ganar, aunque ya veremos cómo acaba el tema. En todo caso, las novedades que barajan incorporar son muchas como hemos apuntado y les beneficiarán tanto a ellos como a las decenas de empresas que están aprovechando el “tirón” de la guerra para ampliar su producción y beneficios. Acabaremos señalando que este marco concreto es un buen “caldo de cultivo” para el surgimiento de propuestas especialmente válidas y elaboradas, las que son óptimas para aquellos que buscan ser más eficaces y con la menor vulnerabilidad.


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3892 noticias)
Visitas:
16645
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.