Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Auge y disipación de Heather Graham: la eterna secundaria demasiado sexy

0
- +
08/04/2021 06:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Antes de conseguir convertirse en una de las rubias preferidas de los cinéfilos, Heather Graham tuvo que sortear algunos obstáculos.

La actriz creció en un hogar estrictamente católico y vivió varios traslados de residencia debido a la profesión de su padre ?un agente del FBI experto en la lucha antiterrorista?, lo que en su niñez le generó cierta inseguridad.

Desde pequeña, Graham sintió pasión por el mundo de la actuación. Nunca se perdía una obra de teatro escolar y, ya en el instituto, sus compañeros de clase llegaron a nombrarla 'La más talentosa'.

A pesar de su timidez y la reticencia inicial de sus padres, Graham consiguió que su progenitora la llevara a algunas audiciones en Hollywood. Poco después, siendo aún una adolescente, la de Milwaukee recogió un día sus bártulos y se mudó a la ciudad de Los Ángeles, donde se hizo con un representante y empezaría a rodar anuncios publicitarios para la televisión.

Las audiciones pasaron entonces a formar parte de su rutina. Tras aparecer fugazmente en 1987 en la sitcom Los problemas crecen, Graham vivió su primera experiencia en el cine gracias al papel secundario que le ofrecieron en la comedia juvenil Papá Cadillac (1988).

Poco después, superó un casting para formar parte del reparto de Drugstore Cowboy ( 1989), una película de drogas dirigida por el cineasta Gus Van Sant que le brindaría una nominación a los premios Independent Spirit en la categoría de mejor actriz de reparto.

Todo parece indicar que los padres de la actriz empezaron apoyando la carrera de su hija pero que, al mismo tiempo, le dejaron claro que había una serie de líneas rojas que no debía cruzar. La principal, nada de escenas de sexo.

Con todo el dolor de su alma, Graham rechazó incluso el papel protagonista en la macabra comedia negra Escuela de jóvenes asesinos (1989), pues sus progenitores consideraban que el lenguaje empleado por los personajes era demasiado subido de tono.

Al poco, Graham decidió empezar a hacer caso omiso a tanta censura pacata (tanto externa como autoimpuesta). Aun así, su carrera no despegó tan rápido como ella esperaba, lo que la llevó a matricularse en la Universidad de California en Los Angeles. Fue estando allí cuando el actor James Woods se fijó un día en Graham y le acabó consiguiendo un papel en la cinta El golpe perfecto (1992).

La actriz terminó abandonando la universidad para centrarse plenamente en su carrera en el mundo del show-business, y lo cierto es que esta arriesgada decisión marcaría el comienzo de su época de vacas gordas.

Guiada por su representante, Graham empezó a aceptar (prácticamente) todas las ofertas que llegaban a sus manos. Firmó un contrato como modelo de la marca Emanuel Ungaro y, ya a mediados de los noventa, se consagró como la nueva 'it girl' de Hollywood.

De hecho, Graham empezó a encarnar distintos personajes altamente sexualizados en películas de bajo presupuesto como Swingers (1996), cuyo papel obtuvo después de que Jon Favreau la sacara un día a bailar el swing cuando ambos coincidieron trabajando en un episodio de la serie Ángeles caídos.

Aunque el primer bombazo de la eterna y siempre sensual secundaria de Hollywood fue Boogie Nights (1997), un filme acerca de los comienzos del cine X en los Estados Unidos donde Graham daba vida a una actriz porno de aspecto angelical que no se bajaba de sus patines de cuatro ruedas ni para practicar sexo.

Aquella cinta dirigida por Paul Thomas Anderson consiguió varias nominaciones al Oscar y le valió a la estadounidense un premio MTV Movie & TV Awards a mejor actriz revelación, pero le hizo poca gracia a sus conservadores padres, que se distanciaron definitivamente de su hija cuando esta empezó a rodar ese filme; aunque Graham evita tocar el tema (al menos, públicamente).

Coprotagonizar un taquillazo como Austin Powers 2. La espía que me achuchó (1999) ?donde Graham daba vida a una lujuriosa e inteligente agente de la CIA? y aparecer convertida en objeto de deseo en el videoclip de la canción American Woman, de Lenny Kravitz, supusieron su consagración definitiva como una de las actrices del momento.

Asimismo, Graham volvió a exhibir su vis cómica en Resacón en Las Vegas (2009), donde encarnaría a una dulce artista de striptease; cuatro años después, actuaría también en la tercera entrega de la popular saga.

Ya en 2014, se metió en la piel de una higienista dental para aparecer en la séptima y última temporada de la comedia negra Californication, serie que la actriz reconoció no haber visto nunca antes de ser contratada para formar parte de su elenco.

"Creo que empecé a apreciar más la comedia a medida que me hacía mayor. Cuando era más joven, pensaba 'Quiero estar en los dramas más deprimentes y no me importa la comedia'. Pero siento que ahora, realmente, admiro mucho a los comediantes y admiro a las personas que pueden hacerte reír", comentaría posteriormente Graham en una entrevista.

Graham pasó varios años alternando el cine comercial y las películas independientes, y se acostumbró además a pulular por la lista de las mujeres más deseadas. No era raro encontrar pósters con su imagen inundando las carpetas y las paredes del dormitorio de montones de chavales (y no tan chavales).

La actriz se sentía halagada por ello, pero esto no impidió que a menudo se mostrase crítica con el sexismo imperante en la sociedad actual. "Recibimos muchos mensajes contradictorios por parte de la cultura. Uno de los mensajes dice que todo lo que importa es tu apariencia, y que eres juzgada por ello (se supone que tienes que ser sexy). Por otro lado, tu sexualidad es juzgada de forma negativa", señalaría en una ocasión.

La actriz, que allá por el año 2000 mantuvo un breve romance con el desaparecido actor Heath Ledger, siempre ha sido un culo inquieto y disfruta probando cosas nuevas.

Quizá por ello, pasó un tiempo buscando la financiación necesaria para poner en pie el que sería su debut como directora: una encantadora comedia romántica sobre el sexismo en la industria del cine titulada Half Magic (2018) que ella misma escribiría y protagonizaría.

Graham se define como una gran amante de los libros y practica meditación desde que David Lynch la expuso a esta práctica en el set de Twin Peaks a principios de los noventa.

Además, está bastante comprometida con el cambio climático y, aunque es algo reservada, nunca ha tenido miedo a alzar la voz. No en vano, Graham fue una de las primeras actrices en denunciar públicamente las conductas sexuales del productor de cine Harvey Weinstein que desencadenaron el movimiento Me Too.

Aunque es posible que Hollywood no le haya dado nunca el lugar que realmente merece, Graham se siente agradecida por el hecho de seguir en el candelero. A fin de cuentas, la de Wisconsin jamás ha dejado de trabajar, a diferencia de otras muchas actrices de su generación.

Estos días, sin ir más lejos, Movistar+ estrena la última película en la que Graham tiene un papel protagónico, Lo que queda de nosotras (2019), un drama íntimo sobre cuatro mujeres ?dos madres y dos hijas? que estrechan relaciones tras la muerte de la persona que las conecta.

Está claro que la actriz es todo un ejemplo de tenacidad. Tan claro como que el manido mito de la rubia tonta tiene poco que ver con ella.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (25496 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
56
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.