Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Charlypol escriba una noticia?

Atrévete a levantar las alas y volar

23/06/2011 16:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La mediocridad tiene muchos aliados y el principal de ellos es la necesidad

Atrévete a levantar las alas y volar, si, aunque muchos no te comprendan, es decir; pocos te van a comprender, lo mediocre es lo que siempre esta al alcance de la mano, que comer, que vestir, cómo pasar el tiempo.

Muchas veces ni los que te rodean van a entender si a vos te gusta escribir, o te gusta la música, el arte o el teatro, todo se limita a lo necesario, lo inmediato, lo tangible, no digo que esté mal, pues todos debemos trabajar y ocuparnos de nuestras cosas; pero ocurre que muchas veces, esas cosas nos absorben por completo y no nos da lugar para realizar aquellas cosas que nos importan de verdad; pero de las cuales no podemos obtener un resultado inmediato.

Poder vencer ese conflicto que nos asedia día a día es el punto de partida, ¿Como despreocuparnos de todas las cosas cotidianas sin caer en la simpleza de ser un abandonado? Dedicamos tiempo a escribir un libro que quizá nadie leerá jamás o de hacer una canción que no nos aportará un centésimo.

Oh Dios, que terrible, si alguien pudiera pagarme el tiempo que paso frente a una computadora, sin embargo hay cosas que no tienen precio, hay cosas que crecen en el alma y te hacen de otra materia, sin descuidar aquellas cosas que son también tan importantes como traer dinero a casa, cortar leña o arreglar la canilla rota.

Más sobre

Generalmente todo lo que nos rodea es mediocridad, porque convivimos con ella más de lo que nos damos cuenta, no digo que trabajar para educar a nuestros hijos y darles un porvenir sea una cosa mediocre, al contrario, me refiero que muchas veces nosotros mismos condenamos a nuestros hijos al fracaso, porque les exigimos cosas inmediatas, -"anda a trabajar"- les gritamos, sin esperar a que ellos puedan desarrollar dentro de sí, tantas cosas que nosotros mismos soñamos alguna vez y no hemos podido alcanzar.

El padre de Quinquela Martín era un carbonero que no soportaba que su hijo se dedicara un tiempo a dibujar con carbón en alguna pared, porque él era carbonero y lo único que para él tenía valor era que su hijo trabajara de carbonero, y aportara algo

Europa  Press

para la caserola.

Quinquela tubo que abandonar su casa para dedicarse a su arte, muchas veces nosotros también somos arrinconados o despreciados por dedicar un tiempo a lo que nos gusta hacer, quizá no por la gente, sino por las circunstancias; pero aunque no seamos un Pablo Neruda, eso no nos debe importar, lo que si vale, son aquellas cosas que tienen verdadero valor para nosotros mismos.

El verdadero artista primero pinta, escribe o hace algo para sí mismo.


Sobre esta noticia

Autor:
Charlypol (628 noticias)
Visitas:
1622
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.