Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Chema Gil escriba una noticia?

El atentado de Londres responde a los parámetros establecidos por Al Qaeda en la revista 'Inspire'

24/05/2013 11:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"Pequeños ataques que los vuelven locos" esa es la estrategia que establece Al Qaeda en su revista 'Inspire', concretamente en la página 57 del último número. Tanto los atauqes de Boston, como antes los de Mohamed Merah en Tolouse y ahora en Londres responden a esos parámetros

El atentado terrorista de Londres responde a los parámetros indicados por líderes de Al Qaeda, como Setmarian y a lo establecido por Inspire

Juramos por el Todopoderoso Allah que nunca dejaremos de combatiros. La razón por la que hemos hecho esto es porque los musulmanes están muriendo cada día. Este soldado británico no es más que 'ojo por ojo, diente por diente'. Pedimos perdón porque las mujeres hayan tenido que verlo, pero en nuestra tierra, nuestras mujeres tienen que ver lo mismo. Vuestra gente nunca estará segura. Echad a vuestro Gobierno. No se preocupa de vosotros. Esto es lo que decía uno de los terroristas que este miércoles por la tarde, en el sudeste de Londres -en el área de Woolwich, cerca de Greenwich- degolló a un hombre, un militar inglés, después de arrollarlo con un coche -en compañía de otro jihadista-. Tras el atropello, contra un poste, los terroristas arrastraron el cuerpo de la víctima hasta el centro de la calzada donde lo intentaron decapitar con cuchillos de grandes dimensiones y realizar unos disparos.

Los jihadistas no se marcharon del lugar, sino que se regodearon en la escena pidiendo a la gente que los fotografiasen, que les grabaran con sus móviles -como así sucedió- al tiempo que gritaban 'Allah Akbar' (Allah es el más grande).

No es un atentado como el del 11-S de 2001, en Estados Unidos; ni el del 16 de Mayo de 2003, en Casablanca; ni el del 11-M de 2004, en Madrid; ni el del 7-J de 2005 de Londres. Este atentado, de nuevo en Inglaterra, responde a los parámetros conductuales que ya inspirara en su día el sirio, nacionalizado español, Mustafa Setmarian Nasri (alias: Abu Musab al Suri y Omar Al-Hakim) en sus manuales; inspiración que nace también en algunas fatwas de Osama Bin Laden antes de ser abatido en Abbotabad o del actual líder de Al Qaeda, el egipcio, Ayman Al Zawahiri.

Encontramos paralelismos de conducta en otros atentados, especialmente en los protagonizados por Mohamed Merah en la ciudad francesa de Tolouse e incluso en las acciones llevadas a cabo, más recientemente, por los hermanos Tzarnaev en Boston.

Al contrario de lo que mucha gente puede pensar, y de hecho sigue pensando, Al Qaeda no dudará en realizar atentados de gran elaboración y complejidad en cualquiera de los países que son sus objetivos; pero la realidad es que está aplicándose a un Jihad Global, instruyendo a través de sus medios de comunicación, foros en internet y perfiles en redes sociales, desde hace ya mucho tiempo, para que cada musulmán se convierta en mujahidin allí donde viva, en cualquiera de los países que han sido puestos en su punto de mira como EEUU, Inglaterra, Francia, España, Marruecos, Argelia, entre otros. Esta es la estrategia global de Al Qaeda y sus franquicias, en definitiva la nueva estrategia del jihadismo global, sin perjuicio de que -también de forma asimétrica- se inicien conflictos con características más militares en diferentes zonas del mundo, ahora con especial interés en Africa.

El último número de Inspire de Al Qaeda

La revista 'Inspire' es un órgano de comunicación, divulgación, adoctrinamiento y entrenamiento de Al Qaeda que, con un atractivo diseño, se distribuye en formato PDF a nivel mundial. Está redactado en inglés. Sistemáticamente la parte final de cada número está dedicado a 'formar' a los potenciales mujahidines autónomos (ellos los denominan caballeros solitarios del jihad), que puedan surgir en el mundo para que, desde su lugar de residencia se apliquen en el jihad violento, sin necesidad de formar parte de ninguna célula compleja. El material que Al Qaeda distribuye es muy eficaz en cuanto a la impartición de conocimientos suficientes como para que de forma singular un individuo, o una célula de mínima integración, autoradicalizada y sin dependencias jerárquicas más allá de las que se establezcan internamente, puedan ejecutar acciones que que reivindicar como jihadistas.

Baste recordar que el jefe del grupo de terroristas del 11-M de Madrid que se suicidó en el piso de Leganés, antes de que entrara en contacto con la trama asturiana de los explosivos, dejó constancia que ante la imposibilidad de hacerse con los mismos deseaba ejecutar una acción de jihad entrando armado a una comisaria y matando a todos los policías y ciudadanos que hubiere en ella, aunque esa acción hubiera supuesto -casi con toda seguridad- su muerte por disparos de la propia Policía. Así pues, tomemos en cuenta que esta forma de actuar de los jihadistas en occidente NO ES NUEVA, viene de bastante atrás y en ese tipo de conductas tienen mucho que ver los manuales, ya referidos, de Mustafa Setmarian y los discursos de Zawahiri, verdadero espoleador de la idea de lo que denominamos 'Jihad Global'.

En el último número de la revista 'Inspire', página 57, primeros párrafos, puede leerse la consulta de un jihadista que pregunta sobre cómo hacer 'una gran acción de jihad', el redactor de Al Qaeda, tras felicitar y dar Gracias a Allah por su determinación, explica que no es necesario desarrollar grandes acciones en los países occidentales, sino que “con acciones pequeñas en su territorio se les hace perder el tiempo y podemos volverlos locos”. Un poco más adelante da consejos para aquellos mujahidines que están dispuestos a asesinar a algún destacado político o militar (en realidad quien hace la consulta pregunta cómo puede asesinar a determinados presidentes de gobierno) las indicaciones que el redactor expone es que opte por personas de perfiles algo más bajos que los presidentes, “como puede ser Bill Clinton, Condoleeza Rice, Collin Powell, Sarkozy, etc” enseñando en qué momentos la seguridad de estas personas es más vulnerable.

La 'devaluación' del concepto 'Lobo Solitario'

¿Fueron los hermanos Tzarnaev de Boston unos 'lobos solitarios' como repitieron hasta la saciedad algunos analistas y medios de comunicación?, ¿fue Mohamed Merah un lobo solitario?, ¿lo han sido estos terroristas en Londres?; desde mi punto de vista NO, en ningúno de los casos. La inmediatez de los medios, la necesidad de -aunque sea de forma devaluada- encontrar un concepto para definir aquello que ocurre en la actualidad más urgente impele a los periodistas y los medios a inexactitudes de bulto y es posible que la dinámica periodística permita un, más o menos amplio, umbral de 'no certeza'; pero no creo que los analistas debamos entrar en el juego fácil de repartir epítetos, definiciones o conceptos inmediatos con respecto a los hechos.

Empecemos por Mohamed Merah: Sobre este individuo Francia debiera dar alguna explicación sobre todo lo que rodea el viaje Pakistán de este ciudadano francés, descendiente de un matrimonio argelino -a buen entendedor, pocas palabras bastan-. Debemos señalar que Mohamed Merah no era un 'lobo solitario'. No fue una persona que individualmente experimentara un proceso de autoradicalización; Merah actuó con apoyos y una infraestructura (por mucho que la misma pretenda minimizarse) que le permitió diseñar su 'modus operandi' que iba más allá de los propios atentados en sí mismos pues, como se recodará grabó los mismos y facilitó copia de las imagenes para su difusión a nivel internacional. Tenía relación con estructuras del movimiento Forsane Aliza, ayuda directa de su hermano...Merece la pena preguntarse si fue un elemento al que 'se le dio cuerda' se puso en marcha y terminó yéndose de las manos a quien debía controlarlo. Connotaciones similares a las que hemos advertido sobre Mohamed Merah las podemos señalar respecto a los hermanos Tzarnaev, autores de los atentados de Boston. Por cierto que, casi simultaneamente a los sucesos acaecidos en Londres conocimos que agentes del FBI acababan con la vida, en los Estados Unidos, de un joven checheno que habría participado en la elaboración y ejecución de los atentados ejecutados durante la Maratón de Boston.

¿Qué pauta de conducta es la que identifica a un 'lobo solitario'?...Andres Behring Breivik en Noruega es el arquetipo aunque, evidentemente no del ámbito jihadista. Autoradicalización, decisión de actuar, planificación y ejecución del atentado, en solitario, sin vinculaciones con algún grupo o mínima infraestructura de apoyo. El hecho de que fuera un 'lobo solitario' no implica que su acción tenga que ser limitada en cuanto a las dimensiones de la misma, ni que ésta no alcance un alto grado de complejidad. Recordemos que su ataque, incluso, tuvo una ejecución por fases; un coche bomba en la zona de edificios del Gobierno, en el centro de Oslo, logrando que hacia este punto se dirigiera la mayor cantidad de recursos policiales y de emergencias. Cuando se desarrollaba la consiguiente situación de terror y caos en la ciudad; Breik se trasladó hasta la Isla de Utoya donde se celebraba una jornada juvenil de un partido de izquierdas, donde se dedicó a disparar a diestro y siniestro durante bastante tiempo antes de que las fuerzas de seguridad consiguieran llegar hasta el lugar. Este 'lobo solitario', Anders Breivik, consiguió causar más muertes el sólo que los jihadistas suicidas que en 2005 actuaron en Londres; casi ochenta asesinatos y decenas de heridos, frente al medio centenar de víctimas mortales.

Incertidumbre a la espera de las investigaciones

Scotland Yard y los servicios de inteligencia ingleses apenas han filtrado información sustantiva tras dar caza a los dos terroristas que asesinaron y decapitaron al soldado inglés. Apenas han confirmado que han registrado un par de viviendas y que están interrogando a personas relacionadas con los dos acusados, que permanecen en sendos hospitales londinenses, bajo cuidados médicos y un estricta custodia policial.

Tras la convocatoria del 'Comité Cobra' del Gobierno inglés, integrado por diferentes ministerios que se coordinan en caso de graves situaciones de inseguridad o riesgos para la población, ya sean derivados de acciones terroristas o fenómenos naturales; se han incrementado todos los niveles de alerta antiterrorista en Inglaterra, con órdenes expresas a los militares para que no salgan de los cuarteles vestidos de uniforme con el fin de que no sean identificados como objetivos. ¿Por qué esta medida de prevención? Pues porque uno de los terroristas, el que hizo alarde de un deseo expreso de exhibición, llegó a estar hablando con diferentes personas en el escenario del crimen, antes de que llegara la Policía, al lugar de los hechos.

Si observamos el relato de la testigo más destacada, Ingrid Loyao-Kenneth, del que se hace eco el diario londinense, The Guardian, veremos que el Gobierno Inglés hace bien en inferir una potencial grave amenaza.

Ingrid Loyao, viajaba en un autobús que llegó al lugar del asesinato instantes después de que el mismo se ejecutara. Al tener conocimiento de primeros auxilios y contemplar el cuerpo de la víctima en la calzada creyó que se trataba de un accidente, y bajó del autobús para intentar realizar una primera asistencia; el relato, en primera persona, continúa como sigue: "Cuando llegué hasta la víctima comprobé que no tenía pulso. No pude verle la cara ni observé que hubieran intentado decapitarlo, tampoco vi nada que me indicara que el hombre fuese un militar. En ese momento se me acercó un hombre negro con una gorra. Llevaba un revólver en una mano y un cuchillo de carnicero en la otra. Estaba acompañado de otro hombre más retraido. El hombre negor con el gorro parecía estar muy nervioso y me ordenó que no me acercara a la víctima. Yo no tuve miedo. El hombre no parecía estar ni borracho ni drogado. Yo le interrogué por los motivos de lo que habían hecho y él me dijo que lo habían matado porque era un militar inglés y el ejército (británico) estaba matando a mujeres y niños musulmanes en Irak y Afganistán. Parecía estar muy furioso porque el ejército inglés estuviera en esos países. Entonces este hombre me gritó: 'Vamos a empezar una guerra en Londres esta noche' y yo le dije que la Policía iba a llegar de un momento a otro, pero me dijo que 'estaban en guerra' y que cuando llegaran los policías ellos los matarían y daba muestras de que estaba dispuesto a ello. Después me fui hacia el autobús ví como llegaba la Policía y se enfrentaban con disparos. La Policía les alcanzó en las piernas”.

Se hanh incrementado los ataques a musulmanes y a intereses islámicos en Inglaterra, los terroristas buscan generar este tipo de contextos, ese es su objetivo

Este impresionante testimonio (jamás se ha producido algo así, que yo recuerde, en el iter de la comisión de un atentado terrorista) dejá ver una amenaza insoslayable, más allá de que la misma llegue a materializarse, y que obliga a disponer las medidas preventivas más oportunas.

Contexto y Objetivos

El contexto en el que se produce el atentado mortal de este miércoles en Londres debe ser analizado porque por sí mismo tiene interés para el análisis y porque puede darnos algunas pistas sobre la teleología de esta acción e, incluso, el planteamiento de hipótesis sobre una posible inducción exógena de la conducta de los dos acusados.

En las últimas semanas se han venido produciendo ataques de naturaleza radical contra el espectro islámico en el Reino Unido; tales ataques se vieron incrementados la misma noche del miércoles por parte de grupos ultraconservadores que dirigen sus mensajes contra todo lo musulmán o islámico; de hecho entre las medidas preventivas que han tomado en consideración el 'Comité Cobra' se encuentra esta situación. Durante la noche y la madrugada, miembros de estos grupos radicales llegaron a mantener enfrentamientos con la Policía. Líderes de estos grupos se han lanzado mensajes con expresiones tales como “degüellan a nuestros soldados en el propio suelo de Inglaterra” llamando a la expulsión de los musulmanes de suelo británico; pese a que los líderes de las comunidades musulmanas han condenado con dureza el atentado y cualquier recurso a la violencia en nombre del Islam.

En el contexto debemos tener en cuenta otra circunstancia, se sospecha que en muy poco tiempo el denominado 'clérigo' musulmán (clérigo no es un concepto que pueda vincularse al Islam donde no existe clero) Abu Qatada, considerado durante años el ideólogo de Al Qaeda en Europa, que vivió durante años con plena libertad y una gran permisividad por parte de las autoridades inglesas en Londres, al tiempo que lanzaba fatwas contra países aliados de Gran Bretaña, será extraditado a Jordanía donde le espera un juicio por terrorismo, después de una batalla legal que Qatada ha mantenido con cierto éxito para evitar su extradición, pese a estar vinculado en el nivel ideológico con atentados como el 11-S de los Estados Unidos y el 11-M en Madrid. Qatada durante años tuvo algo más que simples vinculaciones con individuos tan peligrosos como Setmarian y líderes de salafismo combatiente de Argelia, lo que terminó por convertirse en la actual Al Qaeda en el Magreb Islámico. No es descartable que este atentado sea un 'aviso a navegantes' una amenaza para lograr evitar que Inglaterra extradite hacia Jordania al jihadista de Al Qaeda.

Pero ¿cuál sería el objetivo del atentado?, muchas veces pensamos en las acciones terroristas como si de acciones de una guerra simétrica se tratara, cuando no es así. El terrorismo en general y, en particular, el de etiología jihadista, con sus atentados puede llegar a verbalizar objetivos concretos inmediatos, mediatos o de largo plazo: Puede ser torcer la voluntad de un Gobierno, expresar el rechazo al mismo, sembrar el caos y el terror, acabar con la vida de unas determinadas personas a modo de objetivo...en realidad cuando se produce un atentado, los autores intelectuales y materiales, operan buscan la generación de nuevos escenarios, de nuevos contextos.

Los atentados del 9/11 en Estados Unidos ¿no buscaban que la superpotencia se enfrascara en una guerra en Afganistán o es que Al Qaeda podía plantearse una guerra, desde su asimetría, contra una potencia militar? Al Qaeda logró su objetivo, generar un contexto que a la larga, no ha terminado de salirle mal del todo si tenemos en cuenta todo lo ocurrido desde aquellos ataques.

Quizá el objetivo último, la teleología final del jihadismo, pueda expresarse en la idea del Califato Global, pero desde su perspectiva ese es un objetivo último y, para lograrlo, para llegar a ese escenario, en su estrategia, hay que generar contextos que en su particular interpretación de la realidad coadyuven a lograr aquel objetivo.

Nada le ha dado más rentabilidad a los movimientos jihadistas que la explotación del victimismo y teniendo en cuenta la primera circunstancia contextual que hemos mencionado, los ataques a musulmanes y contra el ámbito islámico en Inglaterra, quienes hayan ideado y decidido la acción del miércoles lo han hecho sabiendo que iban a generar un contexto de mayor tensión en el que los ataques a musulmanes por parte de grupos ultraconservadores serían más que probables, lo que facilitaría la intensificación del sentimiento común de estar siendo atacados por su condición de musulmanes. Subrayamos lo que decíamos anteriormente, GENERACIÓN DE NUEVOS CONTEXTOS.

¿Qué hacer?

Asistimos a una nueva expresión final o materialización de la metamorfosis dinámica del fenómeno del jihadismo internacional; metamorfosis dinámica, cambio permanente de estrategia, adaptación, reforzamiento...acción simple para objetivos complejos, una dinámica endiablada, pues los atentados -así ejecutados- son tan previsibles como inevitables. Y así las cosas ¿qué podemos hacer?, evidentemente incrementar niveles de alerta, intensificación de inteligencia en todas sus dimensiones (factor humano, inteligencia tecnológica), adaptación legislativa que favorezca una mayor eficacia contra este fenómeno y para ello debemos abandonar optimismos y expresiones de satisfacción en la lucha contra éste fenómeno. Debemos trabajar, como un recurso útil más, apoyándonos en el propio hecho religioso como un factor que ayudará a combatir el jihadismo combatiente y para ello es fundamental el trabajo de las propias comunidades islámicas.

Recientemente, tanto en www.iuxsed.com como en la red www.globedia.com escribía sobre el hecho religioso como un recurso en positivo para enfrentarnos a las nuevas expresiones del jihadismo internacional, pues si bien es verdad que las nuevas formas de cometer atentados hacen que estos sean casi inevitables, también es verdad que de esta manera Al Qaeda y su nebulosa asociada ha acercado a nuestra realidad cotidiana los elementos decisores directos respecto de tales acciones y, estos elementos humanos, incluso los más escurridizos y peligrosos takfiris, viven en nuestras mismas calles, aquí viven sus familiares y amigos, van a las mezquitas, compran en los supermercados, acuden a los ayuntamientos, etc...No son comandos que llegan de fuera, atentan, se suicidan y sobre los que -salvo información precisa- puede ser que no lleguemos a tener otro control que el de detenerlos antes o después de un atentado, pero sus inductores, ideólogos y jefes ni siquiera han pisado nuestro país.

En los citados artículos decía que: “La religión no puede ser el problema, muy al contrario, serán parte de la solución a la amenaza global del terrorismo de etiología jihadista.

En mi humilde opinión debe aprovecharse el, verdadero y elevado concepto de Jihad para concertar esfuerzos entre los musulmanes y de éstos con quienes, no siéndolo, comparten con ellos, elementos, valores, deseos y objetivos que son verdaderos denominadores comunes, como la paz, la libertad, la solidaridad, la justicia... valores superiores que han sido aprehendidos por todas las culturas y civilizaciones.

Esto implica, traducido a la guerra contra el terror, aparcar los prejuicios que nacen de opiniones infundadas y que, desgraciadamente terminamos por convertir en estructuras de pensamiento axiomáticas; esto implica construir mutuas miradas de confianza y, desde esta perspectiva establecer sólidas estructuras de combate caracterizadas por una VERDADERA INTEGRACIÓN de parte de los medios que el conjunto de naciones confiables del mundo emplean en la lucha contra el terrorismo, sin que esto implique una integración completa. Pero sí al menos debería adoptarse, como ocurre en el desarrollo de misiones internacionales, la creación de centros de fusión de información, de elaboración de inteligencia, de análisis prospectivo. El hecho religioso ha de tenerse en cuenta, debe conocerse, y debe servir al bien común; pues si quienes tienen que llevar a cabo el análisis de información, prospectivo y de inteligencia no saben nada de estas cuestiones, o tan sólo manejan información panfletaria, operarán con carencias muy graves.

Pero esto no puede ser SOLO una declaración de principios que sirva EXCLUSIVAMENTE a las relaciones internacionales y al establecimiento de estrategias generales para la lucha contra el terror; sino que esas dinámicas de confianza deben aplicarse internamente. Es muy importante que los recursos humanos nacionales dedicados a estas labores tomen conciencia, perciban sensiblemente, la importancia de su misión y conozcan con mayor profundidad el contexto religioso -manipulado y retorcido- en el que se desenvuelven los jihadistas”.

Continuaba diciendo: “Puede parecer una tautología y no lo es. Sólo seremos plenamente eficaces en la lucha contra esta fenomenología criminal si nos empeñamos en conocer cada día más de todo lo que se ve concernido por ella. Sólo conociendo conoceremos, parafraseando al poeta, se hace camino al andar y, en estas cuestiones, sin abandonar la intensificación de las investigaciones y los análisis, el conocimiento no es sólo un valor, sino que es una NECESIDAD imperiosa para garantizar un cierto grado de eficiencia y eficacia operativa […] La naturaleza heterogénea del Islam obliga a un mayor esfuerzo de tratar de comprender el hecho religioso, porque de no ser así nos encontraremos con la dificultad añadida que ni siquiera sabemos a quien tenemos enfrente […] No hemos de ver en el hecho religioso el factor determinante real del terrorismo, pues la Religión, rectamente interpretada, especialmente el Islam, condena al ostracismo el uso de la violencia salvo en defensa propia y, aun así, han de cumplirse unos requisitos y contextos extremos, sólo se autoriza a responder de forma proporcionada […] Conocer las manipulaciones religiosas que los diferentes movimientos terroristas hacen del Corán y los Hadices puede ayudarnos, tanto a la hora de detectar amenazas como a poder prefijar niveles de riesgo. Si conocemos esas manipulaciones con el análisis adecuado, tendremos antídotos y podemos crear condiciones de posibilidad para establecer estrategias”.


Sobre esta noticia

Autor:
Chema Gil (195 noticias)
Visitas:
8080
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.