Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gerardo Serra escriba una noticia?

Un atentado que dejó muchos interrogantes

16/04/2011 18:15 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Este 19 de abril se conmemora otro año más del fatídico atentando terrorista en Oklahoma

En el año 1995 el horror estalló en la ciudad de Oklahoma a las 9.01 de la mañana. La mitad del edificio federal Alfred P. Murrah desapareció, consumido por la fuerza de las 3, 5 toneladas de explosivos, la ciudad vivió el peor atentado de cuantos se habían registrado hasta el momento en suelo estadounidense: murieron 168 personas y más de 600 resultaron heridas.

El ex soldado Timothy McVeigh se declaró autor del atentado el cual llevó a cabo debido a que en Waco, Texas, las fuerzas de seguridad del estado arremetieron contra el rancho "Apocalipsis" de la secta religiosa de los "Davidianos" el 19 de abril de 1993: fallecieron 86 miembros del culto.

Antes de su ejecución, McVeigh pidió a un amigo que enviara a un diario de Londres una carta de tres páginas donde explicaba las razones por las cuales llevó a cabo el atentado de Oklahoma en 1995. En la misiva, que encabezó: "Por qué puse la bomba en el edificio Murrah", McVeigh afirmó que perdió la paciencia esperando que el gobierno se disculpara por lo que pasó en Waco.

Han existido muchas teorías conspirativas y se han escrito varios libros y reportajes sobre el caso del atentado de Oklahoma. Diversos investigadores sostienen que la tesis del “terrorista solitario” carece de toda lógica, e incluso algunos, como Joel Dyer (autor del libro Harvest of rage: Why Oklahoma City is Only the Beginning), el periodista Richard A. Serrano (autor de One of Ours: Timothy McVeigh and the Oklahoma City Bombing) y el destacado novelista, guionista y ensayista Gore Vidal, han presentado una serie de pruebas que, según dicen, confirman las anomalías del proceso judicial que concluyó que McVeigh y Nichols actuaron solos.

Los autores coinciden en que el FBI ocultó deliberadamente información que vincula a McVeigh y Nichols con células radicales de grupos “anti gobierno” que operan en territorio de Estados Unidos, como la Milicia de Michigan (Michigan Militia), los Patriotas de Arizona (Arizona Patriots) y los neonazis de la Alianza Nacional (National Alliance).

McVeigh siempre insistió en que él sólo organizó y llevó a cabo el atentado, aunque su amigo Michael Fortier fue con él a explorar el lugar. Otro de ellos, Terry Nichols, ayudó a hacer los explosivos con combustible y fertilizantes.

Han existido muchas teorías conspirativas y se han escrito varios libros y reportajes sobre el caso del atentado de Oklahoma

"Tomé la decisión de ir a la ofensiva para poner fin al abuso del poder por parte del gobierno", señaló. McVeigh quien añadió: "imitando la política exterior de Estados Unidos, decidí enviarle un mensaje a un gobierno que se hacía cada vez más hostil, destruyendo con una bomba un edificio federal donde estaban empleados que lo representaban”.

En el proceso judicial, McVeigh se reveló como inteligente y sin problemas mentales. Aunque no se arrepintió del atentado, en las últimas horas antes de su ejecución, expresó su pesar por la muerte de 168 personas, entre ellas 19 niños.

En la cárcel de Terre Haute, en Indiana, el siquiatra John Smith, concluyó que el recluso 12076-064, es decir McVeigh, era una persona decente que se llenó de rabia a tal punto que cometió este acto violento y terrible. El 11 de junio de 2001, en la prisión federal de Terre Haute, Indiana, el gobierno de Estados Unidos consumó la ejecución con inyección letal al ex soldado Timothy McVeigh.

Según sus abogados, las últimas palabras de McVeigh antes de su ejecución incluyen unos versos de un poeta inglés del siglo XIX.

Se trata del poema "Invictus", del escritor y crítico William Ernest Henley, que finaliza así:

"No importa cuán angosta sea la puerta

Ni cuán lleno de castigos esté el pergamino

Yo soy el dueño de mi destino:

Yo soy el capitán de mi alma".

McVeigh llevó consigo las respuestas a las preguntas qué, quienes y por qué cometió este atentado; y aunque a última hora acudió a poéticas metáforas propias de la literatura romántica, en realidad decidió truncar el destino de víctimas inocentes que nada tenían que ver con el comportamiento de los agentes federales en Waco.


Sobre esta noticia

Autor:
Gerardo Serra (32 noticias)
Visitas:
5830
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Usuario anónimo (17/04/2011)

Muy bueno, deja al lector las interrogantes.