Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

ASTROLOGÍA. La luna y el sol influyen en nuestra vida pero no la determinan. Somos libres

23/04/2010 11:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Es la astrología una maquinación contra incautos?. Difícil. Se halla en todas las culturas... hasta en la china. Gracias a ella, los científicos han explorado el cielo y el alma humana con la sabiduría de Galileo, Kepler, Copérnico..

¿Es la astrología una maquinación montada por astutos imitadores de magos para canalizar la credulidad del público o es el último refugio de una antigua sabiduría que ha resistido al racionalismo de los tiempos modernos?. La cuestión interesa al usuario porque la astrología lejos de ocupar a los historiadores de mentalidades conoce actualmente un inusitado vigor. Se ha puesto a la hora del ordenador para lanzar horóscopos instantáneos y no hay revista, ni portal por serios que parezcan, que no ofrezca a sus lectores el horóscopo diario.

Pocos científicos piensan que la ciencia y la razón van a disipar las tinieblas de la superstición y abrir, gracias a la astrología, un progreso en el conocimiento de nuestro futuro.

Al contrario, los astrólogos se suelen tener que defender de los hombres de ciencia en foros y ante la opinión pública con comentarios o documentos. ¿Se trata pues de un verdadero o falso problema?

Porque, además no hay una astrología sino muchas. La astrología china tiene poco en común con la que se practica en la India y un océano mental separa a éstas de las astrologías de los viejos aztecas y mayas. Más próxima a nosotros en el espacio pero no en el tiempo, está la astrología que vio su origen en Mesopotamia. Fue transmitida a griegos y romanos, antes de formar parte de nuestra herencia cultural.

Cada gran civilización ha mantenido criterios diferentes en relación entre los problemas humanos y divinos. Es, pues, falso afirmar que el cielo impone a los hombres determinados criterios. En cuanto a la astrología del Próximo Oriente y la Occidental, la única que nos es razonablemente asequible hoy se ha adaptado a todas las circunstancias de las otras astrologías pasando por los imperios de Sumeria, Babilonia y las ciudades griegas y luego al humanismo occidental. Y es esa, la astrología que vemos en los periódicos y en la web.

El origen de la astrología en nuestros días

La actual astrología tuvo su origen en el siglo bajo el reinado de Alejandro el Grande quien en el siglo III, después de vencer a reinos enteros, la pasó a los griegos que se asomaron con curiosidad a la rica cultura de los pueblos vencidos. Maestros y magos venidos de Oriente les enseñaron todos sus secretos. Uno de ellos el sacerdote y astrólogo caldeo (Babilonia) Beroso, que se instaló en el año 280 a. C. en la isla de Cos, patria de Hipócrates y sede de una célebre escuela de medicina cuyos estudiantes fueron los primeros que estudiaron astrología como asignatura científica.

La astrología había llegado a Grecia en momentos en que el terreno estaba abonado por siglos de reflexión y especulaciones astronómicas y cosmológicas. En griego la palabra ‘ Cosmos’ significa a la vez ‘ mundo’ y ‘ belleza’ . El mundo era armonía, sus partes eran solidarias entre sí y la influencia de los astros sobre la tierra no era sino un caso particular de la vida universal.

Tal era el sencillo fundamento filosófico de la astrología griega que ejerció influencia duradera gracias al gran astrónomo Claudio Ptolomeo (siglo II a. C.). Uno de los orígenes de la astrología se debe atribuir a Ptolomeo, que debió su fama como astrónomo a su libro Almagesto, pero también a su compendio de astrología el Tetrabiblos. Durante el Renacimiento tuvieron gran influencia los escritos atribuidos a Hermes Trimegistos, un compendio de textos de diferentes autores que conformaban lo que se llamó Corpus Hermeticum. En ellos se explica la correspondencia, lo terrestre y lo celeste, la mente, lo superior y lo inferior, el hombre y el universo, la materia y el espíritu. Sus leyes astronómicas no sufrieron modificación hasta siglos después con Copérnico (1543) y su astrología contiene en esencia los elementos y las reglas astrológicas actuales.

Tras el colapso del Imperio Romano, la Edad Media recibió la cultura clásica, greco-latina por influencia de los árabes. Y pronto se planteó si la astrología era compatible con la Fe. En apariencia la astrología según la Iglesia llevaba al fatalismo. La vida del individuo estaba decidida por los astros desde el momento del nacimiento. Como decían los árabes el destino ‘ está escrito’ . Pero la Edad Media descubrió un compromiso satisfactorio al dilema, para conformar a todos: ‘ Astra Inclinant, non necesitan’ es decir, los astros inclinan pero no fuerzan.

La coexistencia entre la astrología y la Iglesia fue menos tormentosa que lo que era de esperar. La ciencia de las estrellas estaba reservada a las élites. El Papa como otros príncipes consultaba a su astrólogo antes de tomar una decisión importante, aunque estuviera prohibido por la Iglesia. El Renacimiento fue la época de oro de esta ciencia. Eminentes astrólogos como Galileo y Kepler practicaron la astrología casi libremente.

Incluso Galileo elaboró horóscopos en la corte de los Médicis y en el pensamiento de Newton están presentes el hermetismo y la alquimia.

Copérnico practicó la medicina según la teoría de las influencias astrales y cuando justifica la posición central del Sol en el universo se remite a la autoridad de Hermes Trimegistos, que llama «Dios visible» al Sol. Kepler consultaba las estrellas para tomar decisiones y sus horóscopos eran muy apreciados.

Su concepción de las esferas de las estrellas tiene una clara influencia mística del neopitagorismo. En su libro Mysterium Cosmographicum sostendrá: «la admirable armonía de las cosas inmóviles -el Sol, las estrellas fijas y el espacio- que se corresponden con la Trinidad de Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo».

En el Renacimiento, la alquimia y las ciencias naturales, la astrología y la astronomía interactuaban estrechamente. Posteriormente hubo una relación directa entre el abandono de las teorías y prácticas alquímicas y mágicas, al considerarlas pseudociencias, y el avance de la ciencia moderna.

Sin meternos a describir aquí el trabajo del astrólogo entonces, el edificio astrológico lo preside el Zodiaco que es una banda de la bóveda celestial que contiene las órbitas planetarias. Es la ruta de los planetas, el sol y la luna. Sobre su recorrido están diseminadas las constelaciones de forma irregular. El sol atraviesa cada signo en un mes.

Los siete planetas tradicionales (más exactamente cinco planetas y dos luminarias, el sol y la luna) tienen una personalidad tan definida como los signos.

La influencia del sol y la luna en nuestras vidas

Desde tiempos antiguos, la gente ha tratado de vivir en armonía con los ritmos y las leyes de la naturaleza, para penetrar en los misterios de la vida y para comprender la voluntad divina. Estaban tratando de descifrar los misterios del universo mediante la observación hacia el Sol y la Luna, los signos de la naturaleza, cambio de estaciones, los signos del cielo, el trueno de la tormenta.

La creencia inquebrantable en un poder supremo, el deseo de trascender la condición existencial, la experiencia directa adquirida por el esfuerzo de entender su destino en esta tierra, poco a poco los llevó desde la antigüedad hasta el descubrimiento de las distintas leyes de la naturaleza a la base que existía desde el comienzo de los ciclos de misterio, cósmica y terrestre.

Así, el hombre ha observado que la multiplicidad de fenómenos (que ahora asociamos con el proceso de resonancia y sincronía) que existen en la Tierra, los cuales están en estrecha correspondencia con los movimientos de la Luna, el Sol y otros planetas en nuestro sistema Solar.

Él descubrió que el camino de la Luna está en conjunción con muchos fenómenos naturales: el flujo y reflujo de las mareas, el crecimiento de plantas, el clima, la menstruación en las mujeres, el comportamiento animal, etc... Del mismo modo, constató que muchas actividades positivas (como por ejemplo: la siembra, la cosecha, cortar leña, cocinar, lavar, la cirugía, etc...) dependían en gran medida de la posición de la Luna en relación al Sol, hecho que determina la FASES DE LA LUNA.

La Luna juega un papel importante en todas las religiones y tradiciones espirituales. Se la considera a menudo a través de la historia como un símbolo de la Divina Madre que da a luz, la vida, símbolo de la feminidad, la receptividad, los sueños y los impulsos inconscientes, instintivos. La Luna, ha sido considerada un símbolo de la Gran Sacerdotisa, guardiana de los secretos de la vida y la muerte, que juega un papel especial en la apertura y todas las misiones espirituales.

El mapa astrológico presidido por el Zodiaco es la ruta de los planetas, del sol y de la luna. Todo eso no es ciencia pero hoy no hay periódico, ni página web que olvide el Horóscopo

La mayoría de los calendarios de la antigüedad tomó como punto de partida el estudio de los movimientos de la Luna, porque a nivel físico la influencia de la Luna es más fácil de observar que la del sol. Por esta razón, algunos historiadores creen que el lunar del zodiaco con 28 divisiones es más antiguo que el solar con sólo 12 divisiones, debido a la importancia de que la Luna ha jugado en la vida espiritual de la antigüedad. Incluso ahora, la mayoría de fiestas se planean de acuerdo con la posición de la luna. Por ejemplo, la Pascua se celebra, desde finales del siglo II d.C., el primer domingo después de la Luna llena que sigue al equinoccio de primavera.

Cuando la ciencia exacta se interpone en el horóscopo

Por desgracia, el materialismo de la del siglo XX, la explosión de la ciencia, el modernismo "mecanizado", se defendió de cualquier información que no se pudiera demostrar por la ciencia. Por eso para muchos su eventual relación con el nacimiento ha sido calificado de de superstición.

La investigación actual ha mostrado que existe una correlación entre el subconsciente humano y la exacta posición de la Luna, tanto en los signos del Zodiaco, en relación con el sol. Por esta razón, nuestro comportamiento, las reacciones instintivas, "inexplicables" que justificamos con frases como "de repente sentí la necesidad de hacerlo" o "todos a una tuvieron la idea de hacer tal cosa", están en estrecha correspondencia con la sutil influencia de las energías lunares. Por eso, esta misteriosa conexión entre la Luna y el Sol juega un papel muy especial en nuestras vidas. Lo mismo que las fases lunares, que se basan en la relación angular entre el Sol y la Luna. En un circuito completo alrededor de la Tierra, la Luna se distinguen dos períodos importantes: la Luna en fase de crecimiento y la fase de luna decreciente.

Blanco. La fase de crecimiento comienza cuando la Luna Nueva periodo en que la luna no se puede ver en el cielo por la noche y en los calendarios se indica mediante un círculo blanco.

Un médico famoso en un hospital de París oyó decir a una enfermera que cuando había luna llena el trabajo triplicaba con el número de nacimientos, actos violentos y atención a los heridos, quejas de los enfermos en urgencias, etc, etc...

El médico hizo al cabo del tiempo un estudio particular sobre la influencia de las fases de la luna en las actividades humanas. Meses después "The American Journal of Obstretrics and Ginecology" compilaban los datos y cifras obtenidos entre 1997 y 2004 en Carolina del Norte analizando medio millón de recién nacidos del que se desprendía que la luna, influía en ese movimiento.

Cosa análoga, realizó el boletín médico mensual de Nueva Inglaterra con lo que la queja de la enfermera resultó tener razón.

Pero tiempo después "The National Geografic" se ocupaba ampliamente del tema, incluyendo las influencias del Plenilunio, sobre animales, plantas y seres humanos y no sólo en su nacimiento.

El famoso psicólogo, Eric Chudler, ironizó en serio sobre el tema al decir: "Cuando se produce algo no habitual en días de luna llena la gente puede mirar al cielo y si hay plenilunio echarle la culpa al astro de lo ocurrido".

En la versión inglesa de "Les Sceptiques de Quebec’ se puede encontrar en la rúbrica "Full Moon" (Luna llena) que la creencia popular de la influencia de la luna sobre los humanos puede tener plena explicación como un hecho auténtico y bien comprobado, la influencia lunar sobre las mareas.

En efecto, la influencia gravitacional de la luna sobre las masas terrestres tales como los humanos no es tan grande como se pretende ni tan pequeña como se desprecia.

La fase de decadencia se inicia cuando la Luna Llena, que está simbolizado por un círculo negro o total, y es cuando vemos lo mejor de la luna en el cielo.

Si estos están en relación con el psiquismo humano e indican las ‘ naturalezas’ los astros ‘ errantes’ desvelan según la hora determinada las ‘ cualidades’ que refuerzan o debilitan esas ‘ naturalezas’ . Los ‘ aspectos’ situados en el mismo punto, están en ‘ conjunción’; frente a frente (180º) están en ‘ oposición’; a 90º están ‘ cuadratura’ y a 60º o 120º están respectivamente en ‘ sextil’ o en ‘ trígono’ . ¿Por qué la astrología da tanta importancia a ciertos ángulos y no a otros?. Ptolomeo la comparaba al oído humano.

En sus inicios el cristianismo -y sobre todo- los padres de la iglesia se dieron cuenta que la astrología contradecía la doctrina católica lo cual ya hemos comentado porque iba en contra del libre albedrío, derecho a elección de cada humano pensante por eso hubo algunos como San Agustín que condenó duramente la astrología porque según él absorbía a los pecadores y le echaba las culpas ‘ al creador y gobernante del cielo y las estrellas’ . Y hubo muchos que hasta fueron acusados de brujería. Pero resultaba que hasta los Reyes Católicos estaban rodeados de astrólogos adivinadores, videntes, sobre todo con los descubrimientos de Cristóbal Colón.

La separación de la astrología y la astronomía

Volviendo un poco hacia atrás en nuestro relato, digamos que Kepler cuando la astrología se separó de la astronomía y de la religión dijo en sus escritos que la astrología era un medio de ganarse la vida como un oficio cualquiera o de recaudar dinero para las aventuras de los reyes y de los nobles. En esos tiempos ganarse la vida era muy difícil porque los oficios manuales estaban infravalorados y muchas veces los hacían los siervos de la gleba.

La astrología sin embargo, ayudaba a mucha de esa gente lo mismo que las los proverbios y las supersticiones y por ejemplo en los instantes decisivos de la vida, en el nacimiento, el matrimonio o la muerte la gente. La gente se guiaba por las creencias populares que venían de padres a hijos, o magos y adivinadores.

Ahora sin embargo, el horóscopo del nacimiento es el horóscopo por excelencia. De un apunte astronómico el astrólogo saca con cierta facilidad un esquema de la mecánica celeste que transforma en ‘ dinámica psíquica’ complicada.

Aunque es muy cierto que muchos astrólogos profesionales emplean un lenguaje desconcertante para el lector porque se dirigen sólo a la persona que los consulta. Circunstancia ésta que hace que los resultados en la web suelan aparecer como anuncios por palabras de cualquier periódico dedicado también a la astrología. Porqué todas muchas parejas quieren saber lógicamente si el parto será feliz, si tendrán gemelos y hasta hace poco el sexo del bebé, (lo cual ahora se sabe fácilmente sin echar mano del horóscopo).

Ese lenguaje al que aludimos resulta en definitiva ininteligible y ambiguo (estilo por ejemplo a las profecías de Nostradamus) que acaba acertando siempre porque eran tan amplias que comprendían los datos solicitados por el que pedía el horóscopo, fueran estos de la clase que fueran.

Este lenguaje amplio y simbólico no apunta al intelecto sino más bien a las capas profundas del ser humano complejo y se emplea así porque el profesional mira sobre todo a su propio prestigio de ‘ no equivocarme nunca’ . Es decir, que el especialista en astrología no se juega nada. Este simbolismo, está muy en relación con la gran interrogante que cada uno se plantea: ¿Qué me reserva el futuro?.

¿Libertad o fatalidad?, es el interrogante de los filósofos. ¿Existe la predestinación?, es la pregunta de los teólogos. Y como en la astrología, la ciencia contemporánea discute las mismas preguntas en materia de herencia, nos interrogamos todos si nuestro comportamiento diario es innato o adquirido, sobre todo de nuestros ancestros.

Aunque la genética nos ha ayudado mucho en todo esto la ciencia de nuestro futuro es inescrutable, se halla envuelta en tinieblas, y, a veces, nos volvemos a encontrar, como nuestros antepasados, como Lucy la madre de todos, que vino sólo con el árbol genético en sus entrañas. Nos vemos solos, desnudos, sin saber qué camino tomar. Realmente es entonces que sabemos seguro que nadie nos traza una senda que seguir. Somos absolutamente libres.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1317 noticias)
Visitas:
26591
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.