Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Manuel González García escriba una noticia?

Una de Asterix en el Nou Camp

29/09/2010 18:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La crónica de la final de la copa del rey, la noche en la que se confirmó la leyenda de la afición atlética

Fue alucinante, nos lo pasamos muy bien, solo falto ganar la copa, pero casi fue lo de menos, mas de 50.000 atléticos, el 80% con camiseta del Atleti, gente de todas las edades, niños y abuelos, mujeres y hombres, caminando como lo que han llamado la marea rojiblanca, hacia el estadio por las calles de Barcelona, nosotros tardamos hora y media en llegar al estadio y estábamos a 20 minutos si las aceras hubiesen estado libres.

Llegamos más de una hora antes de que empezase el partido, y con un 20 % del estadio lleno ya, los canticos ya sonaban a pleno pulmón, y los del Sevilla que eran 30.000 (dicen, yo creo que eran menos) alucinaban ya estaban todos, porque como eran menos tenían más claro por dónde entrar cada uno.

Y fueron llegando el resto, y seguían los canticos, y empieza el partido, y en el minuto 4, la mala suerte del pupas de toda la vida, un rechace de la defensa, lo engancha Diego Capel y en vez de tirarlo a las nubes (estaba fuera del área), entra como un torpedo en la portería.

Y entonces empezó la magia, los del Atleti se convirtieron en los irreductibles galos y los del Sevilla en los alucinados romanos.

Perdíamos 0-1 y antes de que sacásemos del centro, ya estábamos cantando y aplaudiendo más fuerte, los romanos pensaban estos galos están locos,

El partido estupendo, atacando continuamente con más corazón que ideas, porque al equipo le faltan un par de jugadores de calidad en el centro del campo, un defensa central que de seguridad, y que Agüero y Forlán estén inspirados, que ayer no lo estuvieron.

Y el Sevilla encerrado, perdiendo tiempo y sin crear juego, pero con suerte, el portero lo enganchaba todo, y los defensas despejaban de rebote hasta con el culo, y la pelota sin querer meterse en la portería.

Y entonces empezó la magia, los del Atleti se convirtieron en los irreductibles galos y los del Sevilla en los alucinados romanos

Dos minutos del final, y Navas roba un balón en el centro del campo, se deshace del defensa central y del portero que saliendo bien se lo puso difícil y marca la sentencia final.

Pero los galos empiezan a aplaudir y a cantar más fuerte que antes, los romanos alucinados, ¡¡¡Pero, si se quedan sin copa!!!

Pita el árbitro, y empiezan dos fiestas, una la de los romanos que tienen un titulo mas de copa y otra la de los galos que tienen el titulo de atléticos desde que eran niños.

Pues empiezan los galos a aplaudir y animar a sus jugadores y los jugadores no se lo creen, sus seguidores no los dejan irse a la ducha, y el emperador de los romanos que se invento un sombrero negro muy feo que regalo a todos, no daba crédito a sus ojos, pero " si he ganado yo ", "si la fiesta es mía", pues los galos le dejaron sin fiesta, porque la suya apagaba el sonido de la de los romanos, dicen que pusieron el himno del campeón por megafonía, pero creo que no lo pudo oír nadie, los galos estaban interpretando de pie, moviendo banderas y bufandas, todo su repertorio.

Entonces, las lagrimas de rabia de los jugadores, ya se habían convertido en lagrimas de emoción, de haber jugado con los colores que sentían en su corazón los irreductibles galos, y ya llevaban un buen rato los jugadores devolviendo aplausos a su público, dando las gracias por ese apoyo, y como seguía la fiesta, el capitán recogió a sus compañeros y empezaron a dar media vuelta de honor al campo entre canticos y aplausos, ¿alguna vez en la historia del futbol, un subcampeón ha dado media vuelta al ruedo, saludando a su afición, con aplausos recíprocos?, No creo,

Pues la fiesta seguía y ya casi hacia media hora que había pitado el árbitro, y los galos no paraban de aplaudir y de cantar, y los romanos seguían mirando de reojo y seguían pensando " Estos galos están locos". y¨"nos están aguando la fiesta".

Ya había pasado más de media hora y todos habíamos vivido, jugadores y aficionados una noche mágica, los jugadores tenían que irse ya, a la ducha, con el sudor ya frio, pero con el corazón ardiendo, y entonces se miraron y cruzándose unas frases se quitaron todos la camiseta rojiblanca de aquella noche y se dirigieron a los tres lados del campo que ocupaba la afición gala, para repartir las camisetas simbólicamente a los galos de las primeras filas que las aceptaban en nombre de los 50.000, y ya se dirigieron a la ducha .aplaudiendo a su afición.

Y ya nos fuimos todos, los romanos habían ganado su quinta copa, pero nosotros habíamos vivido una noche histórica que ningún equipo tiene en su palmarés, nos llevamos el mejor premio, será recordado por los 50.000 que lo vivimos y a finales de este siglo que hace poco estrenamos, los que ayer eran niños todavía les contaran la batallita de mayo del 2010 a sus nietos, los atléticos del siglo XXII.

Pero los galos empiezan a aplaudir y a cantar más fuerte que antes, los romanos alucinados, ¡¡¡Pero, si se quedan sin copa!!!


Sobre esta noticia

Autor:
Manuel González García (93 noticias)
Visitas:
2734
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.