Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlos Perla Hernández escriba una noticia?

Asesinos silenciosos rondan nuestro planeta

23/01/2010 18:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un pequeño asteroide pasó rozando la Tierra hace una semana, poniendo de relieve la vulnerabilidad de nuestro planeta a estos objetos cuyas peculiares órbitas los colocan en un juego del escondite con la Tierra.

Un telescopio en la Tierra localizó esta roca de 10 m de ancho acercándose a nuestra trayectoria tan sólo tres días después de pasar muy cerca de nosotros el 13 enero, cuando sobrevoló a tan sólo un tercio de la distancia de la Luna. No se esperaba que el asteroide impactase contra la Tierra, en todo caso se hubiese quemado antes de alcanzar el suelo. Pero su extraña órbita parece diseñada ingeniosamente para evadir los sondeos. Es probable que un puñado de objetos lo suficientemente grandes como para causar daños estén ocultándose en órbitas similares.

La peculiar órbita sincrónica de 2010 AL30. Se cree que existen más asteroides con órbitas similares, algunos pueden suponer una gran amenaza

Sin embargo, el inesperado visitante de la pasada semana, llamado 2010 AL30, se mantuviese en lo suficientemente lejos de la Tierra permaneciendo invisible durante más de un siglo. La razón de la gran dificultad para su detección es por que su período de traslación alrededor del Sol era de 366 días, muy cercano al de la Tierra (aunque encuentro cercano con nuestro planeta desvió este pequeño asteroide a una órbita de 390 días).

"2010 AL30, puede convertirse en un modelo para asteroides ocultos", explica Alan Harris del the Space Science Institute en Boulder, Colorado.

Asteroides "sincronizados" similares puede permanecer ocultos con periodos cercanos a los 2, 3, 4 años y así sucesivamente, explica Harris. Aquellos con periodos de unos cuatro años representan la mayor amenaza para la Tierra, puesto que que estarían en sincronía no sólo con la Tierra sino también como Júpiter, explica Timothy Spahr del Centro de Planetas Menores en Cambridge, Massachusetts. Estos asteroides habrían sido particularmente influenciados por la gravedad de Júpiter, que los podría poner en trayectoria de colisión con la Tierra.

Los asteroides con órbitas no sincronizas también pueden ocultarse. Aquellos cuyas órbitas están mayormente en el interior de la de la Tierra, se conocen como asteroides Aten, y pasan la mayor parte del tiempo sumergidos en el resplandor del Sol vistos desde la Tierra, por lo cual los telescopios lo tienen bastante difícil para localizarlos.

Pero los Atens serían más fáciles de localizar sin telescopio estuviera situado o más cerca del Sol, en una órbita cercana a Venus digamos. Este telescopio haría más difícil también que en los asteroides con órbitas en crónicas pudiesen esconderse, añade Harris. El costo de una misión de ese tipo sería alto, en relación al pequeño número de asteroides que probablemente se encuentren en estas órbitas sincronizadas. Harris comenta a este respecto: "por otro lado, supongo que gastaríamos dinero en nuevos scanners en los aeropuertos para detectar bombas, estos casos constituyen un nivel de costo/riesgo para la sociedad similar". Se espera en breve un informe en de evaluación sobre las estrategias de detección de asteroides elaborado por el National Research Council de los Estados Unidos.

El impacto de un asteroide de tan sólo 100 metros de diámetro tendría efectos devastadores

Pero incluso si no se emplaza sin observatorios cerca de Venus, el Telescopio infrarrojo WISE, lanzado recientemente, podría detectar los asteroides sincronizados con la Tierra de cierto tamaño (1 km o mayores). Los grandes asteroides situados en órbitas similares a 2010 AL30, a distancias del Sol parecidas a la de la Tierra, estarían los suficientemente calientes como para brillar en el infrarrojo, haciendo que su detección por WISE se ha pan comido, añade Spahr. Sin embargo, incluso WISE podría detectar únicamente una pequeña fracción de los asteroides de tamaño medio situados en esas órbitas, advierte Spahr.

A pesar de realizar nuestros mejores esfuerzos, la realidad es que en la mayoría de los asteroides ocultos son demasiado pequeños y débiles para poder ser detectados hasta que estén prácticamente encima de nosotros, sean cuales sean sus órbitas." La parte frustrante de todo esto, es que el Congreso de esta población es invisible para nosotros la mayor parte del tiempo", concluye Spahr.

Fuente original

Publicado en Odisea cósmica


Sobre esta noticia

Autor:
Carlos Perla Hernández (1246 noticias)
Fuente:
odiseacosmica.com
Visitas:
7351
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.