Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lucia Aragón escriba una noticia?

El asesinato de practicantes de Falun Gong por sus órganos en China

25/11/2010 22:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Esta es la segunda parte del artículo sobre el crímen de lesa humanidad que está ocurriendo en China en contra de los practicantes de Falun Gong. David Matas estuvo nominado al Premio Nobel de la Paz 2010 por su trabajo en esta investigación

David Matas

El tema que tratamos, el abuso de trasplantes de órganos en China, ocurre en la intersección de la ética, los derechos humanos, asuntos regionales y médicos. Cada uno tiene su propia comunidad a la que tratamos de dirigirnos. Así que fui y hablé en una conferencia académica en Houston en marzo de 2009 en la University of St. Thomas, sobre la ética de los trasplantes de órganos. Las actas de la conferencia ya están publicadas en un libro. Llevo conmigo en este viaje, las pruebas de mi contribución al libro con las correcciones.

Asistimos y hablamos en una serie de conferencias regionales que se ocupan de los derechos humanos en Asia. Así, por ejemplo, en julio de 2009 me dirigí a una conferencia de la Alianza Mundial para Detener el Genocidio en el noreste de Asia, en Seúl, Corea. Hablé en una conferencia de Derechos Humanos en la región Asia-Pacífico, celebrado en la Universidad de Sídney en noviembre de 2009.

Hemos hecho todo lo posible por involucrar a la comunidad de profesionales del trasplante, encontrando a lideres individuales de esta comunidad, así como asistiendo a conferencias de profesionales. La Sociedad de Trasplantes, que reúne a profesionales del planeta, se reúne cada dos años. En 2006, se reunieron en Boston, en 2008 en Sídney, este año en Vancouver. David Kilgour habló en un acto público afuera de la conferencia de Boston. Hice una presentación con carteles para la conferencia de Sídney. Propuse un resumen para la conferencia de Vancouver, que aceptaron y hablé allí.

París, 19 de octubre de 2010. (De izq. a der.) David Matas, Valérie Boyer y David Kilgour (Foto: Zhang Yue/ The Epoch Times)

El abuso de trasplantes de órganos se produce si las garantías necesarias para evitarlo no están en su lugar. Las garantías pueden ser legales y profesionales. David Kilgour y yo nos hemos esforzado activamente por fomentar la legislación en este ámbito. El mes pasado, por ejemplo, fuimos a París a apoyar la legislación propuesta por la diputada de la Asamblea nacional, Valérie Boyer, elaborada para combatir el abuso internacional de trasplantes de órganos de nacionales y residentes franceses. Hemos hecho muchas presentaciones a muchas comisiones parlamentarias.

La diplomacia, si se trata de las violaciones chinas a los derechos humanos, es una actividad frustrante. Sin embargo, nos hemos reunido con diplomáticos de todo el mundo pidiéndoles comprometer a China en el tema que nos preocupa.

Nos volvimos oportunistas, aprovechando otros eventos para enarbolar nuestras preocupaciones. La concesión de los Juegos Olímpicos a China en 2008, nos dio la oportunidad de hablar en la Antorcha de los Derechos Humanos en todo el mundo. La organización en Sídney de la Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC por sus siglas en inglés) en septiembre de 2007, se convirtió en una ocasión para que habláramos en las manifestaciones, enarbolando los problemas de derechos humanos en la región de la APEC.

Por último, pero no menos importante, hemos tratado de involucrar al público directamente, con declaraciones en foros públicos donde quiera que había una invitación para hacerlo. Así, por ejemplo, aproveché este viaje para dirigirme esta semana en foros en Brisbane y Sídney.

Hacer todo esto, ha sido para David Kilgour y para mí una tarea de enormes proporciones. Si nos hubiéramos quedado solamente con nuestros propios recursos para ir tras nuestro asunto, habría sido bastante difícil. Sin embargo, en la cima de todas las cuestiones de logística a la que nos enfrentamos como personas sin apoyo institucional, está una de las más grandes y agresivas organizaciones del mundo entero, el Partido Comunista Chino (PCCh), ha estado trabajando activamente en nuestra contra, en un intento de frustrar todos nuestros movimientos.

Si proporcionamos información, el PCCh responde con desinformación. Si nosotros o nuestros anfitriones organizan lugares de encuentro, el PCCh se las ingenia para cancelarlos. Si invitamos a la gente a reunirse con nosotros, el PCCh trata de disuadir su asistencia. Se nos ha calumniado, boicoteado, vigilado y amenazado.

La campaña mundial del Partido/Estado Comunista Chino contra nuestro trabajo es diferente a todo lo que vemos en cualquiera de otros violadores de derechos humanos más importantes. Como abogados de tribunales, estamos acostumbrados a que la gente no esté de acuerdo con nosotros. Pero nunca hemos visto nada como el desacuerdo con nuestro informe del Gobierno de China.

La Embajada del gobierno chino en Canadá, publicó su primera respuesta a nuestro informe el mismo día que nuestro informe, 6 de julio de 2006, y una segunda el 26 de julio de 2006. La primera declaración lo desestimó inmediatamente. Eso significó que el gobierno chino no participó en ninguna investigación para determinar si el contenido era o no cierto.

David Matas en Australia, abogado internacional de derechos humanos, nominado al Premio Nobel de la Paz 2010 (The Epoch Times)

La segunda declaración publicada casi tres semanas después de la publicación de nuestro informe, les dio tiempo para ahondar en él y presentar alguna información contradictoria de fondo. Sin embargo, no había ninguna.

La primera declaración del gobierno chino dice: “Es obvio que su propósito es desprestigiar la imagen de China”. Esto es típico de la propaganda del PCCh, identificar el partido con China y que cualquier crítica al partido es en contra de China.

El gobierno chino, escribió en su primera respuesta: “Es muy claro que el rumor de Falun Gong tiene motivos políticos ocultos”. Esta declaración contiene dos típicas evasivas del PCCh, al afirmar que nuestro informe se basa en el rumor y atribuir nuestro trabajo a la comunidad de practicantes de Falun Gong.

Las dos respuestas del gobierno chino nos atacan diciendo que dependemos de los practicantes de Falun Gong y ataca a Falun Gong como culto maligno. Sin embargo, nuestro trabajo tiene que ser juzgado por sus méritos. Atacarnos no es una respuesta adecuada.

La segunda respuesta del gobierno chino es sobre todo un elaborado ataque contra Falun Gong como “culto maligno”. Tiene ocho párrafos. Sólo tres hacen referencia a la extracción de órganos. Uno habla de las relaciones Canadá-China. Cuatro, la mayor parte de la respuesta, es un venenoso ataque contra Falun Gong, repleta de falsas acusaciones y calumnias. Es este tipo de calumnias que, en China, despersonaliza y deshumaniza a Falun Gong y hace posible la violación de sus derechos humanos básicos. En efecto, el hecho de que el gobierno chino pronuncie un ataque lleno de odio contra Falun Gong, en el centro de su respuesta a nuestro informe, refuerza el análisis del mismo.

Phoenix TV, un medio de comunicación de Hong Kong, produjo en forma de documental una respuesta del gobierno chino a nuestro informe. En el documental no nos entrevistaron, ni a ningún experto independiente, que hubiera estudiado nuestro informe. Se entrevistó a fuentes médicas dentro de China, a un funcionario del trasplante que se retractó de una declaración que hizo en un sitio web chino que citamos, aunque la declaración aún estaba en el sitio web en el momento del documental, un médico que niega que hiciera los comentarios a nuestros investigadores que lo habían grabado. El documental está disponible en muchas embajadas y consulados del gobierno chino.

En muchos países que visitamos, nos comprometimos en una batalla con la embajada local, consulados y sus organizaciones que enfrentaban nuestro mensaje. El 30 de mayo de 2007, fui a Israel a hablar en un simposio sobre trasplante de órganos en el Hospital Bellinson, cerca de Tel Aviv. Cuando llegué a Israel el domingo antes del evento, me dijeron que la embajada de China había pedido a Relaciones Exteriores israelíes cancelar el evento en el que me pidieron que hablara.

El Viceministro de relaciones Exteriores, Avi Nir y el Viceministro de Salud, Boz lev, hicieron la solicitud al anfitrión Hospital Beilinson, que se negó. Relaciones exteriores y de la Salud pidieron al hospital que retirara la invitación para que hablara aunque el programa continuara. El hospital se negó también.

Relaciones exteriores y de la Salud pidieron al hospital retirar la invitación a Roy Bar Ilan, practicante de Falun Gong programado para participar en la clausura. El hospital lo hizo, a pesar de que el programa, según lo anunciado hasta el día del evento, incluyó su nombre.

Una vez que la embajada china descubrió que el evento iba adelante conmigo en la lista de oradores, envió a un portavoz para responder a mi intervención. Se distribuyó en cada silla antes del simposio, un documento titulado “Posición del gobierno chino a las denuncias de la llamada cosecha de órganos”, indicando que el informe se escribió sobre la extracción de órganos de practicantes de Falun Gong conteniendo:

“Evidencia verbal sin fuentes, testigos no verificables y gran cantidad de comentarios poco convincentes concluyentes sobre la base de palabras como “probablemente”, “posiblemente”, “tal vez” y “se dice”, etc. Todo esto pone en tela de juicio la veracidad del informe.”

Cuando el gobierno chino pone palabras entre comillas y afirma que proceden de nuestro trabajo, hay una tendencia a asumir que estas citas son reales. Sin embargo, en ningún lugar en las dos versiones de nuestro informe, que están por búsqueda de palabras por intenet, ligamos la palabra “probablemente”, “posiblemente”, “tal vez” o la frase “se dice” a nuestras conclusiones.

Todo lo que hay que hacer es mirar nuestro trabajo para ver que todas las declaraciones que hacemos son verificables de manera independiente. No hay evidencia verbal sin fuentes. Nos apoyamos en los testigos que identificamos y citamos lo que dicen.

Las observaciones chinas, como es su costumbre, no se trataban en su mayoría de nuestro informe, sino más bien un ataque calumnioso contra Falun Gong, no tenían nada que ver con la extracción de órganos. Estas manifiestan la intolerancia que dio lugar a la violación que niegan.


Sobre esta noticia

Autor:
Lucia Aragón (1068 noticias)
Visitas:
3410
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.