Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Excalibur escriba una noticia?

Lo asesinan a la salida de un banco..

08/10/2009 01:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por­que se opu­so a que le ro­ba­ran 12, 500 pe­sos que ha­bía re­ti­ra­do de un ban­co, un hom­bre de 35 años de edad fue ase­si­na­do de cer­te­ro ba­la­zo en el co­ra­zón por dos mi­se­ra­bles de­lin­cuen­tes

Estos lo co­rre­tea­ron va­rios me­tros y que fi­nal­men­te le qui­ta­ron la vi­da den­tro de una pa­pe­le­ría, a don­de el aho­ra oc­ci­so en­tró con la in­ten­ción de pro­te­ger­se y evi­tar el asal­to.

Co­me­ti­do el co­bar­de ase­si­na­to, los pre­sun­tos ho­mi­ci­das tran­qui­la­men­te sa­lie­ron de la pa­pe­le­ría pa­ra dar­se a la fu­ga, sin que con­su­ma­ran el asal­to y sin que des­de el mo­men­to en que co­rre­tea­ron a su víc­ti­ma has­ta que la ma­ta­ron al­gún po­li­cía los ha­ya de­tec­ta­do, lo que ha­bla de la preo­cu­pan­te in­se­gu­ri­dad que se vi­ve en el Es­ta­do de Mé­xi­co y de la ine­fi­ca­cia de los ele­men­tos de las di­fe­ren­tes cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas de la en­ti­dad que al pa­re­cer só­lo "es­tán de ador­no" o en su de­fec­to es­tán co­lu­di­dos con es­te ti­po de cri­mi­na­les.

http://www.lanigua.com/images/MedicoMuertoC.JPG

Los he­chos que cos­ta­ron la vi­da del ma­lo­gra­do hom­bre, has­ta el mo­men­to des­co­no­ci­do, se re­gis­tra­ron mi­nu­tos des­pués del me­dio­día de hoy, en el in­te­rior de una pa­pe­le­ría con ra­zón so­cial Mac, ubi­ca­da so­bre la ca­lle 16 de Sep­tiem­bre, nú­me­ro 6, en la Co­lo­nia Al­ce Blan­co, mu­ni­ci­pio de Nau­cal­pan.

Au­to­ri­da­des po­li­cia­cas in­for­ma­ron que de acuer­do a las ver­sio­nes que dio una de las em­plea­das de di­cha pa­pe­le­ría, tra­ba­ja­ba con to­da nor­ma­li­dad, cuan­do de re­pen­te se per­ca­tó que el aho­ra oc­ci­so en­tró co­rrien­do y le pi­dió que le ayu­da­ra a es­con­der­se, pues dos su­je­tos lo co­rre­tea­ban con la in­ten­ción de ro­bar­le 12, 500 pe­sos que aca­ba­ba de re­ti­rar de un ban­co.

Jus­to en ese mo­men­to, di­jo la es­pan­ta­da mu­jer, los pre­sun­tos de­lin­cuen­tes en­tra­ron a la ne­go­cia­ción y de­bi­do a que por­ta­ban ar­mas de fue­go ella se me­tió y se en­ce­rró en el ba­ño pa­ra que no le hi­cie­ran na­da.

En se­gui­da, agre­gó, só­lo es­cu­chó que el par de mal­vi­vien­tes con pa­la­bras al­ti­so­nan­tes y ba­jo ame­na­zas de muer­te le exi­gía el di­ne­ro a su víc­ti­ma; sin em­bar­go, co­mo se ne­gó a en­tre­gár­se­los, uno de los de­lin­cuen­tes le dis­pa­ró a que­ma­rro­pa un ba­la­zo.

Cuan­do es­cu­chó que to­do es­ta­ba en cal­ma, di­jo la mu­jer, sa­lió del ba­ño pa­ra sa­ber qué ha­bía su­ce­di­do y en ese mo­men­to ate­rro­ri­za­da des­cu­brió que el hom­bre que mi­nu­tos an­tes le so­li­ci­tó ayu­da ha­bía si­do ase­si­na­do de cer­te­ro ba­la­zo en el co­ra­zón por los mi­se­ra­bles de­lin­cuen­tes.

Nunca solto el dinero

A pe­sar de que es­ta­ba muer­to, di­jo la em­plea­da, el aho­ra oc­ci­so nun­ca sol­tó los 12, 500 pe­sos que lle­va­ba en su bol­sa, can­ti­dad de di­ne­ro que el par de de­lin­cuen­tes no se pu­do lle­var, de­bi­do a que el ge­ren­te de la pa­pe­le­ría y otros em­plea­dos rá­pi­da­men­te lle­ga­ron al es­cu­char los gri­tos y la de­to­na­ción del ar­ma de fue­go.

Co­mo bien lo di­ce el re­frán, "des­pués del ni­ño aho­ga­do", po­li­cías ju­di­cia­les, es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les lle­ga­ron al lu­gar e im­ple­men­ta­ron un fuer­te ope­ra­ti­vo en to­da la zo­na, a fin de ubi­car y de­te­ner a los cri­mi­na­les; sin em­bar­go, no tu­vie­ron suer­te, pues si des­de el mo­men­to en que el aho­ra oc­ci­so era co­rre­tea­do y has­ta que el par de de­lin­cuen­tes lo ma­ta­ron nun­ca se die­ron cuen­ta, me­nos lo iban a ha­cer cuan­do ya ha­bían es­ca­pa­do y ma­ta­do a un ino­cen­te e in­de­fen­so ciu­da­da­no.

Mien­tras que su­pues­ta­men­te ele­men­tos del gru­po de ho­mi­ci­dios de la PG­JEM con­ti­núan con sus in­ves­ti­ga­cio­nes, en un in­ten­to por iden­ti­fi­car y de­te­ner a los cri­mi­na­les, el agen­te del mi­nis­te­rio pú­bli­co del cen­tro de jus­ti­cia de Nau­cal­pan, por pu­ro trá­mi­te, dio ini­cio a la ave­ri­gua­ción pre­via NAU/A­MO­D/II/667/2009 por el de­li­to de ho­mi­ci­dio con­tra quien re­sul­te res­pon­sa­ble.

No ca­be du­da que el Pro­cu­ra­dor me­xi­quen­se, Al­ber­to Baz­baz Sa­cal, en lu­gar de es­tar qui­tan­do se­cre­ta­rías y equi­po de tra­ba­jo a los ele­men­tos de la PJ, de­be­ría po­ner­se a tra­ba­jar en lo su­yo que es la im­par­ti­ción de jus­ti­cia y bus­car las me­di­das y los cam­bios ne­ce­sa­rios den­tro de la cor­po­ra­ción pa­ra dar me­jo­res re­sul­ta­dos a la ciu­da­da­nía, con­tra­rres­tar la ac­ti­vi­dad del ham­pa or­ga­ni­za­da y acla­rar los cien­tos de ho­mi­ci­dios im­pu­nes que exis­ten en to­do el te­rri­to­rio del Es­ta­do de Mé­xi­co.


Sobre esta noticia

Autor:
Excalibur (747 noticias)
Visitas:
5576
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.