Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rogelio Paniagua escriba una noticia?

La artritis, enfermedad discapacitante cada vez más frecuente en México

29/07/2009 22:44

0 Actualmente, se estima que en México más de un millón de habitantes ven afectada su calidad de vida por la artritis reumatoide, sobre todo mujeres entre 20 y 50 años de edad

0

Las enfermedades reumáticas han acompañado al ser humano prácticamente desde su aparición en nuestro planeta, y cuenta de ello dan estudios antropológicos realizados al hombre de Java que habitó la Tierra hace más de 500 mil años y que muestran rastros de artritis en sus huesos. La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad sistémica autoinmune, caracterizada por provocar inflamación crónica principalmente de las articulaciones en donde produce destrucción progresiva con distintos grados de deformidad e incapacidad funcional. En ocasiones, su comportamiento es extraarticular: puede causar daños en cartílagos, huesos, tendones y ligamentos de las articulaciones pudiendo afectar a diversos órganos y sistemas, como ojos, pulmones y pleura, corazón y pericardio, piel o vasos sanguíneos. Aunque el trastorno es de causa desconocida, la autoinmunidad juega un papel primordial en que sea una enfermedad crónica y en la forma como la enfermedad progresa.

Aproximadamente 1% de la población mundial está afectada por la artritis reumatoide, siendo las mujeres tres veces más propensas a la enfermedad que los hombres. Por otra parte, se reconoce a la artritis reumatoide como la principal causa de incapacidad laboral en México, debido a que desde que se hace presente viene acompañada de dolor, que se incrementa en la misma intensidad con que el padecimiento avanza. El daño se inicia en las articulaciones, siendo las más recurrentes muñecas, nudillos, dedos de pies y manos, además de codos, hombros, caderas, rodillas y tobillos, y dificultad para realizar las actividades diarias. Cuando se hace un movimiento, el cuerpo genera roce suave entre los huesos apoyados por los cartílagos, los que a su vez son protegidos y cubiertos por una membrana, llamada sinovial. Cuando esta última es invadida por células dañinas o secreta líquido de manera excesiva, y se produce el padecimiento. La aparición suele ocurrir mas frecuentemente entre los 40 y 50 años de edad, sin embargo, puede aparecer a cualquier edad. incluso puede afectar a niños. En etapas posteriores se ven afectados los huesos, llegando a manifestarse deformidades irreversibles que sólo pueden ser tratadas con cirugía. La artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria crónica desencadenada, probablemente, por diferentes factores exógenos o endógenos (infecciones, dietas con alto contenido de ácido úrico, los trastornos de base genética, enfermedades autoinmunes, artritis relacionadas con procesos tumorales, enfermedades endocrinas y trastornos del metabolismo de los lípidos). Estos factores inducen una respuesta inmunológica que perpetúa la inflamación sinovial en pacientes con predisposición con la consiguiente destrucción del tejido. La evolución de la artritis se puede definir en 4 etapas:

1. En etapas iniciales hay hinchazón de los dedos y articulaciones, así como rigidez articular matutina (alrededor de dos horas).

2. Cuando la enfermedad avanza existe mayor inflamación de las articulaciones, lo que impide el movimiento.

La artritis se caracteriza por provocar inflamación crónica principalmente de las articulaciones donde produce destrucción progresiva con distintos grados de deformidad e incapacidad funcional

3. Cuando hay destrucción de la articulación y tendones se producen luxaciones.

4. La destrucción de estructuras articulares y periarticulares produce deformidad e incapacidad funcional, en este caso se observa desviación hacia afuera de los dedos (desviación cubital).

La presentación puede variar de episodios intermitentes insidiosos de inflamación articular a un curso persistente progresivo y destructivo; puede ser de comienzo brusco con poliartritis en el que las manifestaciones articulares se acompañan de postración y fiebre. Su presentación proteiforme puede hacer difícil el diagnóstico en las etapas iniciales de la enfermedad. Se han desarrollado criterios clínicos que ayudan a establecer el diagnóstico. Rigidez articular matutina, dolor e inflamación de tres o más áreas articulares, dolor de las manos (muñecas), nódulos reumatoídeos, factor reumatoídeo sérico positivo, radiología típica en manos y muñecas. La medidas de tratamiento incluyen guantes nocturnos para guardar el calor, tratar el dolor con calor seco o húmedo, colchón duro o colocación de una tabla encima del somier (o los conocidos somieres de láminas o "guardaespaldas"), ejercicio físico obligado, excepto si hay décimas de fiebre, la fisioterapia puede ayudar a mejorar el estado general, dormir 10-12 horas y no cansarse demasiado. Y medicación, con fármacos antinflamatorios no esteroideos, aspirina y otros salicilatos, sales de oro e inmunosupresores, siempre por prescripción y bajo estrecho control facultativo, por los efectos secundarios de dichos medicamentos. La cortisona es efectiva en cortos períodos, para calmar el dolor, pero produce mayores efectos secundarios y no previene de la degeneración de las articulaciones. Además el tratamiento debe incluir educación al paciente, programas de autocontrol y grupos de apoyo; estos programas ayudan a las personas a: aprender más acerca de la enfermedad, reducir el dolor, enfrentarse a las dificultades físicas y emocionales, desarrollar más control sobre la enfermedad, desarrollar confianza en sí mismo, llevar una vida plena y activa. Que incluye cambios en el estilo de vida manteniendo un buen balance entre el descanso y el ejercicio, cuidando sus articulaciones, reducir niveles de estrés y llevar una dieta saludable. Actualmente en México, existen diversos proyectos de investigación enfocados hacia la búsqueda de tratamientos alternativos con sustancias de origen vegetal entre los que se incluyen el factor de transferencia y betasitosterol, compuestos que prometen efectos terapéuticos alentadores, ya que su actividad terapéutica engloba diversas causas fisiopatologías de la enfermedad y carece de efectos secundarios.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en