Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Xiexie escriba una noticia?

El arte del amor conceder

17/12/2009 19:52 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

En cuestiones sexuales, cuando se decide por fin tener un encuentro erótico, cuando se estudió el dar ese paso, no importa si ya ha habido anteriores encuentros o es el primero, cuando se tomo en cuenta el lugar en donde se dará el encuentro

Cuando existen gastos contemplados como flores, un regalo, una cena o hasta un simple preservativo, y cuando se platico con la pareja de forma abierta sobre lo que va a pasar. Solo entonces, sopesando todo lo anterior, la pareja debe de envolverse en el acto amoroso.

Un disfrute maravilloso y personal es el principal objetivo del sexo. Si no se tiene esta satisfacción plena, las consecuencias se reflejaran en futuras relaciones y la intención de un gran sexo decae. Si la persona solo piensa en dar gusto a su pareja, se obliga física e intelectualmente a cumplir con ese objetivo, olvidándose de sus propios deseos. Cuando aunado a lo anterior se queda la impresión de no satisfacer completamente a la pareja, los sentimientos de culpa, duda, vergüenza o fracaso llegan rápidamente.

Cuando el acto sexual está deteriorado y la energía mengua, la fuerza sexual de cada persona y la propia lujuria se apaga, la pareja podrá tomar este estado como una humillación, o incluso sentir culpa, pensando ser parte del problema. En ese caso, ningún individuo, será capaz de evitar las adversas secuelas de un sexo gris. Por todo ello, mientras que hemos escuchado mucho acerca de matrimonios o relaciones que fracasan por no ser ‘ compatibles sexualmente’ , pocas veces nos enteramos de un fracaso en el acto sexual tomando las consideraciones anteriores. Nunca ha existido un acto sexual apresurado, sin concentrarse en el propio placer que haya beneficiado a la persona.

De todo esto se deduce que aquellas personas incapaces de comprender los peligros propios de no centrarse en su propio goce, son igualmente incapaces de aprender a gozar de una relación sexual.

Aquellos expertos en hacer el amor no necesitan dudar sobre sus propias capacidades sensuales, o distraerse en pensamientos negativos en torno a su pareja. El hace su parte previa y repasó sensatamente el ambiente, pero confía en su pareja, que ella haga lo mismo. Así, el individuo estará plenamente convencido de un éxito en su relación.

Cuando una pareja no disfruta de una relación sexual, es debido a la poca comunicación y la falta de consideración de las bases del sexo; hacerlo apresuradamente, sin pensarlo y por la calentura de un momento deja a la pareja desamparada (después del encuentro). Mientras los hombres apresuran, las mujeres dudan. Cuando los hombres apresuran el acto de sexo, la mujer duda de las intenciones románticas reales del hombre. Cuando la mujer duda de la sinceridad del hombre, la pareja sufre duras necesidades. Con esta pérdida de confianza, las mujeres no disfrutan del acto sexual, y los hombres al no verse correspondidos en sus incontrolables deseos, o sentir ‘ fría’ o ‘ distante’ a la mujer creen en un fracaso en la relación. Y entre los deseos apresurados del hombre, la desconfianza por ser solo usada por la mujer, el lugar del encuentro inadecuado, la falta de detalles románticos o juegos previos, y la decisión no planeada de tener sexo, la pareja solo obtiene un encuentro genital, mas que una experiencia sensorial.

Esto es llamado conceder y salir concedido

Por ello, una pareja inteligente hace una revisión de las siete preguntas previas a un encuentro sexual, pues en medida de que se contesten sinceramente estas preguntas se presagiara lo estupendo del encuentro, o bien lo común y ordinario de el.

De cara a tener mas dispuesta a la pareja a tener sexo, se debe de anteponer los gustos de ella a los propios, una cena, una película romántica, un vino, una canción especial. De cara a disfrutar más el acto en si, se pone los gustos propios sopesados con la de ella.

Por ejemplo, en una relación íntima en la que sabemos que a nuestra pareja la conquistan los detalles románticos previos, o le agradan los toqueteos precedentes, podemos hacerlos sin la necesidad de estar completamente conformes con ellos. En el acto sexual en si nuestros deseos son (cito ejemplo) poner de cierta manera a la pareja, en cierta posición, centrados en esto la experiencia sexual será completa. Tratar bien a la pareja atendiendo sus deseos (antes y durante) nos encaminara a nuestro propio placer. Esto es llamado conceder y salir concedido.

Por todo esto, y dado que lo único valioso en el sexo es salir complacido, no se debe de dejar el acto sexual al destino, al azar o hacerlo sin planeacion alguna. Y la persona que comprende como planificar material y sicológicamente el sexo, es el amante mas pretendido

Anterior El arte del amor Inicio Siguiente El arte del amor comunicacion


Sobre esta noticia

Autor:
Xiexie (6 noticias)
Visitas:
12201
Tipo:
Tutorial
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
2
+ -
Responder

Roque Castro (18/12/2009)

Si ese encuentro llena el segundo no se hará esperar, y será más fogoso.