Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rogelio Paniagua escriba una noticia?

Arreglo de altares en el día de muertos; significados de nuestra tradición mexicana

03/11/2010 11:00

0 Con gran emoción y respeto en cada hogar se alistan para preparar el altar, el cual dará la bienvenida a nuestros seres queridos que han partido y que por este único día regresan para compartir un momento espiritual con sus seres queridos, para consolarlos y confortarlos de su pérdida

0

Como cada año, la gran mayoría de los habitantes de México se preparan para recibir las celebraciones de todos los santos y del día de muertos. En medio de un ambiente lleno de magia los altares son preparados con mucho cariño, procurando que sea lo más atractivo para nuestros visitantes, habrá que poner, agua, dulces típicos de la región, panes, tamales, comidas, galletas, postres, sumergidos en un tapiz de cempasúchil o flor de musa, como se conoce en el estado de Chiapas. No faltando además las bebidas alcohólicas para quienes en su estancia en este mundo gustaban tomar algún aperitivo con alcohol.

El arreglo de altares representan los estratos de la existencia, el cual varía en cada región y la idiosincrasia de sus habitantes.

Altares de dos niveles: representan el cielo, y la tierra.

Altares de tres niveles: representan el cielo, el purgatorio y la tierra también puede representar el cielo, la tierra y el infra mundo, según la tradición azteca; y las tres divinas personas según la tradicion católica. Tambien representan el cielo, el pulgatório y el infierno.

Altares de siete niveles: representan los siete niveles para llegar al cielo, al purgatorio o al infierno según la tradición católica.

La ofrenda depende del estado en que se coloque y/o municipio ya que cada uno tiene sus costumbres y modos o formas en la que se puede colocar.

Se coloca imagenes, pinturas o fotografías de los difuntos que se honran en la parte más alta y destacada del altar.

En todo el altar se colocan simbolismo referentes a la cruz, la cual es elemento agregado por los evangelizadores españoles con el fin de incorporar el catolicismo entre los naturales y en tradición tan arraigada como era la veneración de los muertos.

Una cruz se coloca en la parte superior del altar a un lado de la imagen del difunto. Se coloca una cruz pequeña de sal en el altar que sirve como medio de purificación de los espíritus, y una cruz de ceniza que le ayudará al espíritu a salir del purgatorio.

El copal es un elemento prehispánico que limpia y purifica las energías de un lugar y de las personas que lo utilizan, se coloca en un brasero y purifica el ambiente para los espíritus esperados. El incienso es un elemento colombino que al igual que el copal purifica y santifica el ambiente, quemándose en un incensario. se pone en el ultimo nivel del altar para guiar al difunto en su regreso a la tierra.

El arco llamado somé adornado que se ubica en la cúspide del altar simbolizando la entrada al mundo de los muertos.Adornados también con limonarias y flores de Tzempasuchitl.

El papel picado es una representación de la alegría festiva del día de muertos y del viento.

Las velas, veladoras y cirios sirven como luz guía este mundo. Por tradición se colocan velas, veladoras y cirios de color morado (símbolo de duelo) y blancas (símbolo de pureza). Cuatro cirios se colocan en alusión de los puntos cardinales. Las veladoras se extienden a modo de sendero para llegar al altar. Las velas y demás veladoras se colocan sobre candeleros morados repartidas en todo el altar siempre en un número par. Las velas, veladoras y cirios con luz son la clara representación del fuego.

El agua es de suma importancia y tiene múltiples significados. Refleja la pureza de las almas, es reflejo del ciclo continuo de la regeneración de la vida y la muerte y promesa de fertilidad en la vida y en la siembra. Se coloca un vaso de agua fresca para que el espíritu refresque sus labios y mitigue su sed después del viaje desde el mundo de los muertos. A la vez se coloca un aguamanil o jícara con agua, junto a un jabón, una toalla y un espejo para el aseo de los muertos.

Las flores fungen como ornato en todo altar y sepulcro. La flor de cempasuchil es uno de los elementos más importantes de los altares, además de ornato la tradición indica que su aroma sirve de guía a los espíritus en este mundo.

Las calaveras son alusiones a la muerte que siempre esta presente. Son coloridas calaveras de azúcar, barro y yeso con adornos de colores, de fuerte influencia barroca. distribuidas en todo el altar y tres calaveras de mayor tamaño que simbolizan a Trinidad cristiana.

Se prepara puro chocolate oscuro en la mesa principal y se coloca comida al agrado de los fallecidos, se cocinan desde días antes los platillos tradicionales como: tamales, mole, arroz, calabaza en tacha, para que los muertos puedan disfrutar de su esencia. La comida no es únicamente para el alma visitante, sino para los deudos, quienes festejaran con ella.

El pan representa la generosidad del anfitrión, y el regalo de la tierra misma. Es un elemento agregado por los evangelizadores españoles el cual también es una representación de la eucaristía. Existen múltiples variantes en su elaboración, como lo son los panes en forma de “muertitos” de Pátzcuaro y de la selva potosína y en el centro de México se acostumbra el pan de anís en forma de domo redondo, adornado con forma de huesos en alusión a la cruz y espolvoreado de azúcar.

Algunos altares contienen bebidas alcohólicas como caballitos de tequila, vasos de pulque o mezcal y botellas de blandí o cualquier otra bebida del gusto del difunto que además denotan la festividad de la fecha, denominadas "trago".

Los objetos personales son artículos pertenecientes en vida a los difuntos y se colocan en el altar para que el espíritu pueda recordar momentos de su vida. En el caso de que el difunto sea el espíritu de un niño suelen colocarse juguetes en el altar.

Infinidad de adornos alusivos a la muerte han surgido del arte popular mexicano y se han agregado al altar de muertos. Figuras con cuadros de entierros, velorios o cementerios, o representando escenas de la vida cotidiana con esqueletos como personajes realizados en figuras de alfeñique, cartonería, madera, barro o yeso, son típicos de la fecha, así mismo como hermosos arreglos frutales o florales.

También en muchos altares se incluyen cadenas elaboradas con papel crepé, de color morado y amarillo, un eslabón de cada color, alternados. El morado representa la muerte y el amarillo la vida, por lo que con este adorno queda representada la delgada línea existente entre la vida y la muerte.

Nuestras tradiciones están siempre impregnadas de magia, color, entusiasmo, amor, dedicación, devoción; todo esto hace que la cultura mexicana sea incomparable.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en