Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gustavo Martín escriba una noticia?

Argentina 1900

31/01/2011 11:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Principios del siglo XX. Miles de europeos dejan sus tierras, emigran a Sudamérica, esa que deslumbraba a Europa y ostentaba riqueza. Levantaron un país con su sudor e hicieron historia, una que merece ser contada

El granero del mundo

Puerto de Buenos Aires, principio del siglo XX. El frío helaba el aliento y hacía mas dura la espera. Un manto de neblina lo cubría todo dando la sensación de estar dentro de una gran nube. La Humedad calaba hasta los huesos. Cientos de personas aguardaban a pie de muelle que el gran navío se dejara ver en ese Río de la Plata inmenso, calmo. Hacía un mes que habían recibido la noticia por carta, al fin llegaba otro amigo, otro pariente a esta parte de la Tierra proveniente de aquel sitio lejano, del otro lado del gran océano, desplazados por el excedente de mano de obra campesina y la posterior crisis económica, factores fundamentales de la emigración de ciudadanos europeos a tierras Sudamericanas. Era el edén, la oportunidad de progresar y ayudar a los que se quedaban. Argentina, bajo el mando de Julio Argentino Roca, pareció seguir los consejos de Juan Bautista Alberdi, quien aseguraba que gobernar en América era poblar, necesitaba por un lado fomentar la inmigración de la población anglosajona y alemana, buscando modificar la composición poblacional, deseaban una población civilizada. Pero Argentina, en vez de recibir inmigración anglosajona y alemana, que eligieron como destino Estados Unidos y colonias británicas, recibió principalmente italianos y españoles. El país austral necesitaba mano de obra para una producción agrícola masiva y ante el fracaso del plan de adjudicación de tierras en propiedad, los inmigrantes se transformaron en arrendatarios y peones, buscando asilo en los centros urbanos. Eran las ocho de la mañana, la ansiedad y los nervios hacían galopar los corazones de los pacientes familiares, amigos y curiosos que no quitaban ojo del horizonte esperando ver aparecer al gran barco de vapor. Como un fantasma atravesó ese manto de neblina y cientos de manos se agitaron desesperadas buscando complicidad del otro lado. El gran viaje había llegado a su fin y comenzaba para ellos, los emigrantes europeos, un nuevo desafío. Hacer la América. Entre todos ellos, tres emigrantes europeos pisarían suelo argentino en distintos momentos de sus vidas. El, Francisco Paparatto, mi abuelo materno, nacido en 1903 en Joppolo, Calabria, descendió de ese barco a los 18 años, corría el año 1921, pero dos años mas tarde debió retornar para cumplir con el servicio militar obligatorio. Una casona en el capitalino barrio de Devoto, en la cuidad de Buenos Aires fue el lugar de encuentro para él y muchos otros familiares que llegaban desde Italia. Argentina lo volvió a recibir pero esta vez para siempre dejando atrás una hermana, Antonia, y sus padres, Sabatino Paparatto y Mariana Falduto, quienes nunca mas lo volverían a ver. Francisco había encontrado en el volante de un taxi su profesión definitiva.Ella, Ana Ragadali, mi abuela materna, nacida en 1909 en Catanzaro, Italia, llegó a esas tierras australes con 12 años en compañía de su madre Anunciata y sus hermanos menores Rosa y Nicola. Su padre, Roque Ragadali los esperaba desde hacía algún tiempo en Buenos Aires, donde vivía con Concepción, una hija de su anterior matrimonioLa vida los juntó y los casó cuando él tenía treinta y cinco años y ella dieciocho, no por elección sino por imposición de sus padres, que buscaban su bienestar económico, sin pensar demasiado si era lo que ella realmente quería, costumbre que hoy día parece mas de la edad media que de principios del siglo XX. Otro italiano, éste de Bologna, arribó a esas tierras prometedoras, en busca de aquello que su país no le dio. Jornalero, nacido en 1863, dueño del apellido que hoy llevo con orgullo, era Guiseppe Benedetti, mi bisabuelo.Argentina del 1900, tan lejana como misteriosa, tan atrayente, tan seductora. Una Argentina próspera creciendo a pasos agigantados gracias a sus miles de kilómetros cultivados y por cultivar, gracias a su capacidad de vender gran parte de lo producido a una Europa sumergida en una gran crisis y a las puertas de una gran guerra. Mirando las fotos de esos valientes y desesperados emigrantes, me veo reflejado en ellos, siento en mi propia piel lo que sintieron ellos, el desarraigo, la incertidumbre de lo que vendrá, el miedo a no volver a ver mas la tierra que te vio nacer, no volver a ver a tus viejos, a tus amigos de siempre. Tres generaciones después y tras ochenta y un años me tocó a mi hacer el viaje a la inversa, esta vez no en barco pero cruzando el mismo Océano. La historia continúa, no en mí sino en mis hijos o en los nietos que algún día tendré. Ellos contarán su propia historia que no es más que la continuación de ésta, las de cuatro generaciones con raíces italianas.

Julio Argentino Roca necesitaba por un lado fomentar la inmigración de la población anglosajona y alemana, buscando modificar la composición poblacional..


Sobre esta noticia

Autor:
Gustavo Martín (7 noticias)
Visitas:
7846
Tipo:
Suceso
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.