Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Greturviajes.com escriba una noticia?

Arequipa, la eterna primavera de Perú

14/03/2014 14:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Catedral de Arequipa

Arequipa es la segunda ciudad más importante de Perú, tanto por la densidad de su población, como por su carácter industrial e importancia económica.

Existen diversas leyendas sobre el origen del hermoso nombre ‘Arequipa’. Una de las más difundidas afirma que proviene del idioma amerindio aimara‘, una lengua hablada en Perú, Argentina y Chile y que, según la UNESCO, está en peligro de extinción. En ese idioma el nombre original para esta región sería ‘ari qquepan‘, una especie de caracola de mar. Supuestamente, en el momento de la fundación de la ciudad los conquistadores españoles castellanizaron ese topónimo y bautizaron a la ciudad con el nombre que hoy conocemos, Arequipa.

Por sus impresionantes paisajes, su riqueza natural y su clima privilegiado Arequipa enamoró desde siempre a los españoles. La admiración por esta urbe peruana se contagió incluso al máximo exponente de las letras castellanas, Miguel de Cervantes y Saavedra, el insigne autor de nuestro querido Quijote que en su menos conocida obra La Galatea escribió: ‘En Arequipa, eterna primavera’.

Desde su fundación en 1540 por Francisco Pizarro hasta el siglo XIX, Arequipa fue un enclave fiel a la lejana España y su Corona. Fidelidad que, como no podía ser de otra manera, se trasmitióa buena parte de la cultura y la arquitectura de la que se bautizó como ’Villa Hermosa de Nuestra Señora de la Asunta‘.

La ‘Ciudad Blanca’.

Arequipa es conocida desde siempre con el sobrenombre de ‘Ciudad Blanca’ debido al color de sus calles, plazas y edificios construidos con sillares, unas piedras porosas de origen volcánico que en esta zona es de color blanco o de tono ligeramente rosado.

Hoy por hoy esta ciudad es uno de los destinos preferidos de los visitantes enamorados de la cultura y la historia colonial peruana. La típica frase de ‘aquí hay mucho que ver’ no es en este caso un merotópico. Esta urbe que es, a pesar de su tamaño, muy acogedora ofrece al turista algunos de los puntos de interés más relevantes de todo el sur de Perú. Uno de los enclaves más importantes es sin lugar a dudas su centro histórico.

Centro histórico.

El casco antiguo de Arequipa, el centro y alma de la ciudad, fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000. Por ese motivo en muchas guías y revistas de viajes este lugar es conocido como ‘Zona Monumental UNESCO‘.

El centro histórico que ahora podemos visitar en Arequipa es una reproducción del trazado y de los edificios originales coloniales ya que todo ello fue prácticamente destruido en el gran terremoto que asoló Perú en 1868.

Más sobre

Las casas e iglesias, levantadas a imagen y semejanza de las originales, destacan por la utilización de sillares blancos de origen volcánico. Son construcciones recias y fuertes, con gruesos muros que en las iglesias superan los dos metros de espesor.

El centro histórico de Arequipa es una zona monumental repleta de edificaciones militares, públicas y religiosas de gran belleza. De estos últimos podríamos destacar, quizá, la Basílica Catedral de Arequipa y el Monasterio de Santa Catalina de Siena.

La Catedral de Arequipa

La Basílica Catedral de Arequipa comenzó a construirse sobre la pequeña iglesia del Señor San Pedro, fundada al mismo tiempo que la misma ciudad. Su construcción finalizó en 1656, pero fue muy dañada en un terrible incendio en el año 1844 y casi se destruyó totalmente con los movimientos sísmicos del terremoto de 1868.

image

Monasterio de Santa Catalina

Lo que más llama la atención de la edificación actual son, quizá, las 70 columnas que ornamentan su fachada y, también, las grandes portadas de arcos de medio punto, pero el interior esconde joyas imprescindibles como el bellísimo mármol de carrara de su altar mayor.

El Monasterio de Santa Catalina de Siena

Fundado en 1579 y sucesivamente ampliado a lo largo de los siglos, este monasterio es, en realidad, una pequeña ciudadela con calles, edificios, pequeñas plazas, patios, cocinas, lavanderías... más de 20.000 metros cuadrados que ocupan el corazón de la blanca Arequipa.

El Monasterio fue considerado ‘de clausura’ (cerrado al exterior) hasta 1970. Desde ese momento se convirtió en uno de los destinos turísticos imprescindibles de Arequipa y, hoy por hoy, es considerado como el monumento religioso más importante de todo Perú.

Estos han sido dos simples ejemplos de algunas de las joyas que ofrece Arequipa, ese gran destino turístico que no debemos dejar de admirar en nuestra próxima visita a Perú.


Sobre esta noticia

Autor:
Greturviajes.com (860 noticias)
Fuente:
greturviajes.com
Visitas:
1924
Tipo:
Reportaje
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.