Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Betony escriba una noticia?

Áreas protegidas y prosperidad en la Amazonía Peruana

07/12/2009 06:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las comunidades de la selva y dirigentes indígenas de distintas regiones desean replicar esta positiva experiencia de “conservación productiva”

Por: Biólogo José Alvarez Alonso

Dos de la tarde, a esta hora el sol en la Amazonía norperuana “duele”, a decir de la gente local. Hasta las chicharras hacen un alto en su sempiterno chirriar. Un muchacho de apenas catorce años monta guardia en un puesto de vigilancia comunal, en un afluente del río Tahuayo, al sur de Iquitos. Desde allí domina un buen tramo del río; por allí “no pasa ni una mosca” sin que la controle y anote en su cuaderno. Es uno de los tantos guardaparques voluntarios que desde hace más de 15 años trabajan para conservar y manejar sosteniblemente este pedazo de Amazonía. Los recursos naturales allí albergados son fundamentales para sus comunidades, por eso su dedicación y perseverancia.

Reconocimiento mundial

La reciente declaración como Área de Conservación Regional Comunal (ACRC) Tamshiyacu-Tahuayo primero por el Gobierno Regional de Loreto y luego por el Consejo de Ministros, ha sido un merecido reconocimiento oficial a los quince años de un trabajo que ha erradicado la tala ilegal y ha recuperado la fauna silvestre y otros recursos. En el XIII Congreso Forestal Mundial, realizado en Argentina a fines de octubre, los logros de las comunidades del Tahuayo se presentaron como uno de los cuatro modelos exitosos de manejo forestal comunitario del planeta.

Conservación versus desnutrición

“Los animales se han recuperado tanto que cerquita de nuestras casas encontramos sajino o majaz”, explica Don Gilberto Flores, presidente del Comité de Gestión, y uno de los artífices de este milagro amazónico. Esto puede parecer irrelevante pero hay que tomar en cuenta que la mayoría de pobladores amazónicos tiene que internarse en la selva, a veces durante días, para conseguir un animal (“carne de monte”) y alimentar a sus familias. La escasez de animales silvestres y pescado resultan de la falta de un adecuado manejo de la caza ilegal y la deforestación. Esto deriva en desnutrición infantil que afecta, en promedio, a más del 60% de los niños en edad escolar de la selva baja. En la zonas de los ríos Santiago y Cenepa, territorio Awajún la cifra, según Unicef, es de 82, 3%, en niños menores de 10 años.

Modelo exitoso

Las comunidades del ACRC Tamshiyacu-Tahuayo disponen hoy, en cambio, de abundante proteína para alimentarse. Además, cientos de familias exportan a Estados Unidos artesanías con productos del bosque manejado sosteniblemente.

Recuperar la productividad de los ecosistemas para beneficio de las comunidades locales

De esta manera, han mejorado sus ingresos entre 200 a 400%, en los últimos tres años. Otras comunidades de Loreto y dirigentes indígenas de distintas regiones desean replicar esta positiva experiencia de “conservación productiva”.

Recuperar la productividad de los ecosistemas para beneficio de las comunidades locales es una propuesta que cala inmediatamente y se integra perfectamente con los objetivos nacionales de conservación de la biodiversidad y de los bosques amazónicos en pie, como sumideros de carbono.

Generación de riqueza

Hubo un tiempo cuando las áreas protegidas se consideraban un lujo. En países en desarrollo, como el Perú, a veces son percibidas como un freno para el progreso. Pero las cosas cambian. Hoy, cada vez más, son consideradas instrumentos esenciales para el desarrollo. Según cálculos, las 84 áreas protegidas peruanas generan más de mil millones de dólares anuales en bienes y servicios ambientales.

Costos mínimos

Los costos de gestión son mínimos comparados con los ingresos, especialmente cuando se involucra a la comunidad local en un modelo de cogestión y conservación productiva como el de la ACRC Tamshiyacu-Tahuayo. En un enfoque ecosistémico, las áreas protegidas son núcleos de servicios ambientales y de recursos. Este esquema cobra importancia frente al cambio climático que amenaza trastocar nuestro paisaje y los patrones mismos de ocupación del espacio y los modos de producción de la sociedad. Las áreas protegidas han entrado al escenario económico para quedarse. Bienvenidas sean.


Sobre esta noticia

Autor:
Betony (366 noticias)
Visitas:
8600
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.